ACB VINTAGEEstás viendo//Johnny Rogers, el español californiano que vivió el Madrid de Petrovic
Johnny Rogers, el español californiano que vivió el Madrid de Petrovic

Johnny Rogers, el español californiano que vivió el Madrid de Petrovic

Rogers jugó con España pese a nacer en EE.UU. Su carrera sufrió el mismo destino: en Europa se sacó la espina de la NBA

La carrera como jugador de Johnny Rogers está aderezada con detalles de todos los colores. Nacido en Fullerton, en el estado de California, en 1963, fue uno de los que tuvo que tomar el camino europeo tras intentarlo en la NBA y no llegar a triunfar del todo. Este alero de 2,08 jugó en tres décadas y terminó su carrera en España, el país al que más apego sintió y cuya nacionalidad adquirió. Espigado pelirrojo con mucha facilidad para ir hacia el aro, jugó en diez clubes europeos después de su etapa en la liga norteamericana; en el Viejo Continente fraguó su leyenda.

Dividió su periodo universitario en dos: un par de años en la de Stanford y otro par en la de California-Irvine. En el Draft NBA de 1986 fue elegido en 34ª posición y allí comenzaba su etapa profesional. Su papel, primero en los Kings y luego en los Cavaliers, fue secundario y supo que tenía que volar para llegar alto.

En Europa aterrizó gracias al Real Madrid. Lo hizo en paralelo a Drazen Petrovic, con el que también compartía año de draft aunque su aventura en la NBA iba a ser completamente inversa. El genio de Sibenik sólo estuvo una temporada con los blancos, al igual que Rogers, un año mágico en el que, pese a todo el interés despertado, el Madrid ganó la Copa del Rey y la Copa Saporta y no la Liga. «Fue inolvidable. Creo que sólo perdimos ocho o nueve partidos en todo el año. Éramos un equipo tan fuerte que recuerdo salir a la pista sintiendo que nadie podía ganarnos. Desafortunadamente las lesiones nos impidieron cerrar un año para el recuerdo venciendo al Barcelona en el ‘playoff’. Sin esos problemas, probablemente fuéramos una de los mejores plantillas de la historia de Europa», declaró en 2011 a la Asociación de Jugadores del Real Madrid.

Se enamoró de España y se nacionalizó. Con la Selección iría a los Juegos Olímpicos de Sídney de la mano de Lolo Sainz, que le entrenó en ese año en el Real. En 1988 ya se situaba en los 15 puntos por partido y quiso probar suerte en otros lugares. En Valencia tras salir de la capital española y luego en Italia, donde jugó con el Milán, el Varese y el Forli. Regresó a España en 1994 para jugar en el Murcia, donde alcanzó los 23,1 tantos de media. En los dos años siguientes pasó por el Cáceres y el Valencia, al que volvió para una segunda etapa, antes de irse a otro país. En Grecia jugó para los dos grandes, el Panathinaikos y el Olympiacos, y con los verdes del OAKA ganó la Euroliga en un par de ocasiones (doblete 2000-2001). Cerró su carrera ya con 40 años con un par de temporadas en el Lleida, donde compaginaba la ACB con la EuroCup.

Una vez fuera de las pistas su labor ha continuado en los despachos. Y sacándose la espina de la NBA, ya que trabaja en la liga de EE.UU. Tras otros trabajos como ojeador internacional en los Thunder o director de personal en los Clippers, en la actualidad es el vicepresidente de plantilla (un cargo basado en las relaciones entre jugadores y ejecutivos) de los Wizards. Un reputado directivo en su país natal.

 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)