Veinte jugadores que quizá no recordabas que tienen un anillo NBA

Veinte jugadores que quizá no recordabas que tienen un anillo NBA

Algunos pasaron desapercibidos y otros cayeron en el olvido, pero aquí tienes 20 jugadores que ganaron un anillo en su momento y pocos lo recuerdan

Cada jugador miembro de la plantilla que gana el título de la NBA recibe un anillo de campeón para conmemorar dicho triunfo. Más o menos ostentosa, el pequeño trofeo personalizado es la muestra de tu pertenencia a la élite de la Liga, o al menos si consideramos élite a todos aquellos que han logrado un título. Pues bien, aquí te ofrecemos un listado de 20 jugadores que tienen un anillo y es muy probable que no lo sepas o recuerdes, a no ser que conozcas de memoria todas las alineaciones de tu equipo favorito. Respeto máximo por todos ellos.

Trevor Ariza (Lakers)

Trevor Ariza fue una parte muy importante en el título ganado por Los Angeles Lakers en 2009. El jugador californiano disputó los 82 partidos de la regular season, saliendo normalmente desde el banquillo… hasta que se hizo con el puesto de alero titular. Estuvo en el quinteto inicial del equipo durante los 23 partidos de los playoffs, promediando 31.4 minutos por choque. Tras lograr el anillo firmó como agente libre por los Houston Rockets y protagonizó el mejor año de su carrera NBA (14.9 puntos, 5.6 rebotes, 3.8 asistencias y 1.8 robos en 36.5 minutos). Posteriormente ha jugado en cinco equipos más, con otra etapa más en los Rockets.

Matt Barnes (Warriors)

El propio Matt Barnes ha admitido en alguna ocasión que no le importa haber ganado un anillo de campeón de la NBA, y sus motivos no le faltan. Los Golden State Warriors de 2017 le veían como un refuerzo necesario para construir un equipo campeón, pero una lesión le impidió disputar más de 20 partidos con el equipo que se acabó coronando aquella temporada y no pudo ser parte de la plantilla durante los playoffs. Aun así recibió su sortija y en diciembre de ese mismo año anunció que colgaba las botas.

Aron Baynes (San Antonio Spurs)

Aron Baynes llegó a la NBA en enero de 2013 como agente libre. Firmó con los San Antonio Spurs, pero jugó varios partidos en la G-League con los Austin Toros. sin embargo, un año después, en 2014, el pívot australiano se proclamaba campeón con el conjunto texano. En 2015 dejó el equipo que dirige Gregg Popovich para empezar un particular viaje por los Detroit Pistons, los Boston Celtics y los Phoenix Suns, en los que juega actualmente.

Corey Brewer (Mavs)

La carrera de Corey Brewer en la NBA se puede catalogar como una pequeña decepción. Tras ser elegido en una posición alta del draft  (#7 en 2007) y llegar a la Liga con el caché que dan dos títulis NCAA consecutivos con Florida, nunca acabó de asentarse en un equipo. Desde su desembarco en el baloncesto profesional hasta hoy ha pasado por ocho franquicias, incluidas dos etapas en los Minnesota Timberwolves. Jugó en los Dallas Mavericks del anillo de 2011, disputando sólo 13 partidos de regular season y seis de playoffs.

Tyson Chandler (Mavs)

El caso de Tyson Chandler es el más particular de esta lista. El pívot californiano puede presumir de tener (estar teniendo) una carrera bastante fructífera en la NBA, habiendo sido all-star en 2013, Defensor del Año en 2012 y miembro del Quinteto Defensivo en 2013, pero lo que poca gente recuerda es que el ahora veterano center de los Houston Rockets fue campeón en 2011 con los Dallas Mavericks. El conjunto texano fue su quinto destino en la Liga y sólo estuvo allí una temporada. Suficiente para coronarse junto a Dirk Nowitzki antes de ser traspasado al año siguiente a los New York Knicks.

Eddy Curry (Miami Heat)

Formó parte del grupo de veteranos con los que los Miami Heat completaron un equipo en el que el big-three de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh eran las caras visibles. Eddy Curry formaba parte de esa unidad secundaria y logró el anillo de campeón en 2012, aunque prácticamente no contó con minutos de juego. Uno de los mayores fiascos de la historia del draft (#4 en 2001) que al menos puso un título NBA en su currículo antes de dejar la Liga y seguir jugando en China en 2012.

Justin Holiday (Golden State Warriors)

Después de debutar en la NBA con los Philadelphia 76ers en 2013, Justin Holiday firmó con los Golden State Warriors para disputar con ellos la Summer League en 2014. Se hizo con una plaza en la plantilla del conjunto de la bahía y acabó ganando el anillo en 2015 tras derrotar a los Cleveland Cavaliers. Es el único de los hermanos Holiday con un título en el baloncesto profesional norteamericano.

Stephen Jackson (San Antonio)

La CBA estadounidense, Australia, República Dominicana, Venezuela… Stephen Jackson dio alguna que otra vuelta antes de debutar en la NBA con los New Jersey Nets en la temporada 2000-01. Al año siguiente se fue a los San Antonio Spurs y, después de un año más tiempo lesionado que jugando, logró el título con los texanos en 2003, siendo una de las piezas claves del equipo. Quizás su salida de los Spurs, un tanto por la puerta de atrás debido a sus pretensiones contractuales, fue lo que hiciera que no se recuerde mucho el anillo conseguido, sino que se tenga una imagen de él como uno de los protagonistas de la pelea del Palace de Auburn Hills con el uniforme de los Indiana Pacers o como parte de aquellos Golden State Warriors del We Believe.

Jeremy Lin (Toronto Raptors)

El jugador que pasó de estar a un partido de ser cortado en la NBA a dormir en el sofá de un compañero de los New York Knicks y protagonizar una de las historias más apasionantes de la Liga en los últimos años. Jeremy Lin, a quien muchos han considerado siempre como un fenómeno mediático muy sobrevalorado como jugador, también tiene una sortija en casa. ‘Linsanity’ ganó el anillo con los Toronto Raptors en 2019, justo una temporada antes de poner rumbo a China para continuar allí su carrera después de no encontrar equipo en la NBA.

Darko Milicic (Detroit)

Número dos del Draft de 2003, por detrás de LeBron James y por delante de Carmelo Anthony, Chris Bosh, Dwyane Wade… Y todo para ser un top 3 de busts de la historia de la NBA. En las diez temporadas que estuvo en la Liga jugó un total de 489 partidos y sólo fue titular en 208, la mayoría en Memphis y Minnesota. En sus dos temporadas y pico en Detroit no pasó de lo 6.9 minutos de media por partido, pero formó parte del equipo que ganó el anillo en 2004, sentado al final de un banquillo en el que muy pocos le recuerdan.

Adam Morrison (Lakers)

Después de una carrera NCAA de lo más llamativa, Adam Morrison fue uno de los grandes fiascos de la historia de la NBA y sólo disputó tres temporadas en la Liga, para posteriormente intentarlo un año más en Europa y retirarse en Turquía tras dos aventuras FIBA. Sólo jugó en dos partidos de playoffs en la NBA, para un total de 13 minutos, y sin embargo cuenta con dos anillos de campeón en sus dedos por ser parte de los Lakers del back-to-back de 2009 y 2010. Un dato: Adam Morrison tiene más anillos de campeón que cualquiera de sus compañeros de la promoción del Draft de 2006, en el que fue elegido en tercer lugar por los Charlotte Bobcats.

Timofey Mozgov (Cavs)

Sí, Timofey Mozgov tiene un anillo de campeón de la NBA. Su carrera en el baloncesto profesional norteamericano no fue tan buena como se podía esperar por sus condiciones para el deporte de la canasta, pero en las ocho temporadas que estuvo en la Liga antes de regresar a Europa, para jugar en el Khimki de su Rusia natal. Formó parte del traspaso multitudinario entre los Knicks y los Nuggets que acabó con Carmelo Anthony en New York. Denver le envió a Cleveland mediada la temporada 2014-15 y en los Cavs se convirtió en el primer ruso en disputar unas Finales de la NBA. Una campaña más tarde consiguió el título junto a LeBron. Su fichaje por los Lakers por 64 millones y cuatro años ya es otra historia.

Gary Payton (Miami)

Prácticamente todo el mundo recuerda a Gary Payton con el uniforme de los Seattle Supersonics. Es una de las caras más visibles en la historia de la franquicia del estado de Washington, a la que llevó a unas Finales junto a Shawn Kemp. Pero ‘El Guante’ no pudo conseguir el anillo allí y buscó otras opciones para no pertenecer al club de ‘estrellas sin título’, por lo que probó suerte en Los Angeles Lakers y los Boston Celtics, previo paso por los Milwaukee Bucks. Tampoco lo logró allí, así que se lo jugó todo a una última baza y en 2005 firmó con los Miami Heat, donde fue el suplente de Jason Williams y se coronó en 2006.

Glen Rice (Lakers)

Hablar del momento más álgido de la carrera NBA de Glen Rice es referirse a su MVP en el All-Star Game de 1997. Sin embargo, casi nadie recuerda que el alero de Jacksonville tiene un anillo de campeón conseguido con Los Angeles Lakers en el tramo central de su trayectoria en la Liga. Lo consiguió en 2000, como parte de la plantilla del primer título de three-peat en el que Shaquille O’Neal y Kobe Bryant se llevaron todo el protagonismo. Desafortunadamente para él, fue traspasado la siguiente temporada y perdió la oportunidad de conseguir más campeonatos.

Mitch Richmond (Los Angeles Lakers)

Tras una carrera bastante reseñable en los Golden State Warriors y los Sacramento Kings, Mitch Richmond no consiguió el anillo hasta su última temporada en activo, en las filas de Los Angeles Lakers en 2002. El que fuera all-star en seis ocasiones y MVP del Partido de las Estrellas una vez, no jugó más que dos partidos y una media de 2 minutos por encuentro en los Playoffs de 2002. Pese a todo, puede presumir de no estar en ese doloroso club de ‘mejores jugadores sin anillo’.

Isaiah Rider (Los Angeles Lakers)

Los primeros años de Isaiah Rider en la NBA se pueden resumir perfectamente con su salto a las pantallas en el Concurso de Mates de 1994 y su pertenencia a los legendarios y infames Jail Blazers de Portland. Lo que muchos no se han parado a pensar es que este polémico jugador es campeón de la NBA con Los Angeles Lakers, a los que llegó por una temporada (2000-01), coronándose junto a Kobe Bryant y Shaquille O’Neal en 2001. Durante aquella campaña jugó 67 partidos, pero llegados los playoffs perdió su puesto en el equipo en favor de Greg Foster. Aun así, los Lakers le premiaron con un anillo de campeón.

Glenn Robinson (San Antonio Spurs)

Fue número 1 del Draft de 1994, pero no logró ganar un campeonato hasta 2005, en su último año antes de la retirada. Sólo fue all-star un par de veces a lo largo de su carrera y pronto pasó a ser considerado un fracaso del draft. Sin embargo colgó las botas con un anillo, eso sí, desempeñando un rol muy pequeño en los San Antonio Spurs. Sus rodillas fueron un lastre importante en una carrera en la que acabó con  20.7 puntos, 6.1 rebotes, 2.7 asistencias y 1.2 robos por partido.

Beno Udrih (Spurs)

Beno Udrih no tiene un anillo, sino que posee dos. Los consiguió con los San Antonio Spurs en 2005 y 2007, desempeñando un rol secundario en el equipo, como refresco para un Tony Parker en su mejor momento. Sin embargo la explosión del esloveno no llegó hasta que cambió de aires y se marchó a los Sacramento Kings, donde llegó a ser titular y disputar 34.6 minutos de media en la mejor de sus temporadas en California. Después pasó por Milwaukee, Orlando, New York, Memphis, Miami y Detroit, antes de retirarse en Europa tras la temporada 2017-18.

Antoine Walker (Miami Heat)

Aunque los mejores años de la carrera de Antoine Walker fueron con el uniforme de los Boston Celtics, el jugador que hizo popular hasta el extremo el shimmy tiene un anillo de campeón que logró con los Miami Heat en 2006. Además, su aportación a aquel equipo fue importante, al margen de que la mayor responsabilidad recayese sobre Dwyane Wade y Shaquille O’Neal. Como curiosidad, decir que este campeonato NBA de Antoine Walker llegó justo diez años después del título NCAA que ganó con Kentucky.

Jason Williams (Miami Heat)

Una frase muy recurrente durante la carrera de ‘Chocolate Blanco’ siempre fue que «un equipo nunca ganará un título con Jason Williams como base titular». ¡Error! Los Miami Heat de 2006 se coronaron con el jugador de West Virginia como director de juego. Pocos imaginaron que podría llegar a tener un anillo después de que los Sacramento Kings lo traspasasen a cambio de Mike Bibby y acabase jugando en los Memphis Grizzlies.