El traspaso que pudo haber cambiado el rumbo de Michael Jordan en 1988

El traspaso que pudo haber cambiado el rumbo de Michael Jordan en 1988

El devenir de Jordan podría haber cambiado mucho si el acuerdo que se intentó fraguar en 1988 hubiese salido adelante

Nada hubiera sido lo mismo, a buen seguro, si en 1988 uno de los acuerdos más importantes que se han intentado cerrar en la NBA hubiera llegado a buen puerto. La etapa satisfactoria de Michael Jordan en los 90 no hubiese sido como ahora está escrita, ya que aquel trato le cambiaba de equipo. Se hubiera ido a los Clippers, un equipo que no ha gozado de ningún campeonato hasta ahora (y que está apostando muy fuerte en esta nueva etapa por ganar uno).

Es uno de los hechos que destapa Sam Smith en su afamado libro The Jordan Rules: The Inside Story Of A Turbulent Season With Michael Jordan And The Chicago Bulls. En este best-seller el autor, que ha seguido infatigablemente a la franquicia antes, durante y después de Michael Jordan, habla de 1988, el año en que se empezó a ver la mejor versión del astro en la NBA. En esa temporada había logrado ser el Jugador Más Valorado y el Jugador Defensivo de la Temporada, dos de los premios individuales más importantes, merced a 35 puntos, 5’5 rebotes, 5’9 asistencias, 3’2 robos y 1’6 tapones de media, pero no se había hecho con el campeonato: no llegaron ni a las Finales, en el Este lo lograron los Pistons.

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘El poder de Jordan: traspasó a un jugador por trash-talk’

Los Bulls se veían capacitados para ganar el título en aquel tiempo, pero para eso debían rodear mejor a Jordan y empezaron a explorar el mercado ese verano con la esperanza de conseguir a algún buen jugador que complementara a su estrella. En el camino hacia otros acuerdos llegaron los Clippers con una oferta muy jugosa: dos elecciones del Draft de 1988, que eran la 1ª y la 6ª, y tres jugadores a elección de los chicagüenses. Poco más que carta blanca a cambio de que Michael Jordan pusiera rumbo a California. No fue lo suficientemente convincente como para que los Bulls lo aceptaran y los Clippers se quedaron con Danny Manning y Charles Smith, que llegó mediante traspaso.

Jordan continuó su cruzada en el Este y terminó siendo un auténtico éxito, llevando a los Bulls a ganar dos tripletes interrumpidos por una retirada. Seis anillos de campeón que no habrían tenido los mismos protagonistas de haberse ido a los Clippers.

El equipo angelino se quedó sin la megaestrella y ha pasado una travesía por el desierto desde entonces. En los últimos quince años sí han tenido plantillas de renombre, pero no han conseguido ganar. La franquicia sí ha tenido un cambio considerable desde entonces: ese acuerdo de Jordan tuvo que pasar por las manos de Donald Sterling, el propietario del equipo que sería vetado por la NBA en 2014 tras un escándalo racista.