EUROPAEstás viendo//Brilla en la LEB Oro tras un increíble drama personal. Este es Emmy Andujar (Lleida)
Brilla en la LEB Oro tras un increíble drama personal. Este es Emmy Andujar (Lleida)

Brilla en la LEB Oro tras un increíble drama personal. Este es Emmy Andujar (Lleida)

En modo MVP. Así está Emmy Andujar (1.98 m; 22 años). El alero dominicano está viviendo su primera experiencia profesional en nuestro país en las filas del Actel Força Lleida de la LEB Oro tras formarse en la Universidad de Manhattan.

Anoche se convertía en pieza clave para que el Actel Força Lleida sumara la segunda victoria de la temporada anoche en Cáceres (68-71) aportando 18 puntos, 11 rebotes, 5 asistencias, 5 recuperaciones y 1 tapón para 32 de valoración.

La jornada anterior, la octava, ante el Oviedo, firmaba 25 puntos, 12 rebotes y 3 asistencias (31 valoración) y en la inaugural, recién llegado, se proclamaba MVP de la LEB Oro con 33 de valoración gracias a 17 puntos, 6 rebotes, 2 tapones y 4 faltas recibidas.

Pero su vida no ha sido precisamente un camino de rosas.

No hace falta nada más que entrar en su cuenta de Twitter (@MC_bound_Emmy) y ver la foto de encabezado dedicada a su hermano fallecido Jose Alberto Andujar.

Nacido en las casas de Edenwald del Bronx, el 18 de abril de 2012 su vida cambiaría para siempre. Su hermano pequeño, Franklin de sólo 11 años, le llamaba llorando para decirle que el mayor Jose, de 22, había muerto. Había sido encontrado con un tiro en la cabeza en las escaleras junto a su apartamento.

“No quería creer que fuera verdad pero había velas encendidas en el suelo delante de la puerta. Fue entonces cuando empecé a darme cuenta de que era una realidad. Me llevaron hasta su cuerpo en el noveno piso. Tuve que verlo”, decía por aquel entonces al NY Daily News.

Y es que era algo más que un hermano para Emmy. Siendo niños su padre había sido deportado y encarcelado en la República Dominicana y Jose había asumido el rol de un padre. Había dejado la escuela a los 14 escogiendo la calle y el tráfico de drogas como modo de supervivencia para él y su familia.

“Él nunca trabajó pero tenía otros ingresos… Él nos mantenía, pero mi madre y yo siempre estábamos preocupados porque entendíamos lo que había aunque cuando llegaba a casa siempre dejaba los asuntos de la calle en la puerta”, dice Emmy.

Los días después de la muerte de su hermano no fueron fáciles y Emmy dejó la Universidad para estar con su madre Migdalia y el hermano restante, Franklin: Fue una decisión difícil. Vi pasar mi vida. Estar en las calles es difícil. Hace frío, hay gente dura sin nada por qué vivir. Se miran a sí mismos en el espejo y ven que no tienen nada que perder. Por eso se la juegan”.

Sus compañeros y su entrenador pusieron tota la carne en el asador y Emmy Andujar decidió volver a la Universidad seis días después. “Hay una gran lección en esto. Es un modelo de hacer lo correcto, tomar las decisiones acertadas. Si un chico de 20 años de edad puede hacerlo, entonces nosotros, como adultos, debemos ser capaces”, aseguraba su entrenador Steve Masiello, uno de los culpables del final feliz de esta historia y cuyo primer reclutamiento para la universidad de Manhattan fue el dominicano.

Dos años más tarde, el pasado diciembre, el técnico acompañaba al ahora alero del Actel Força Lleida a testificar un día después de cosechar 15 puntos, 15 rebotes y 8 asistencias en la victoria sobre Marist por 60-38. Se enfrentaba cara a cara a los tres acusados del asesinato de su hermano.

“Es lo mejor que puedo hacer por él ahora. Mi papel ahora es ser su voz para el juez. Estoy para explicar lo que estaba haciendo, que no era una mala persona. No tuvimos un mal hogar. Íbamos a la escuela. Hemos crecido sin un padre y él hacía lo que podía para ayudarnos”, decía.

Todo esto no hizo nada más que unir a los miembros de la plantilla de la Universidad de Manhattan que superaron las adversidades extradeportivas juntos: “Puedo nombrar a todos los familiares que fallecieron en mis cuatro años en la Universidad. Es de locos pero nos hizo más fuertes”.

Andujar vivirá la Navidad en Lleida junto a su madre y su hermano. Al fin la vida le sonríe haciendo lo que su hermano Jose quería que hiciera: ganarse la vida jugando al baloncesto. ¿Le abrirá la puerta la Liga Endesa para la próxima temporada?

Foto: Javi Enjuanes

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)