AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//¿No es verdad, ángel de amor?
¿No es verdad, ángel de amor?

¿No es verdad, ángel de amor?

José Ajero analiza la victoria de España sobre Serbia, que permite a la selección llegar invicta al cruce de cuartos de final.

“¿No es verdad, ángel de amor, que en este apartada orilla, más pura la luna brilla y se respira mejor?”. Si yo fuera Sergio Scariolo, hubiera empezado la rueda de prensa de esta manera. Es ya hasta feo el ‘te lo dije’, porque suena a revanchismo y no, hoy hay que celebrar y no apuntar.

Hemos ganado a Serbia, como ganamos a Italia, pero al revés. Las dos obras ejecutadas con guías maestras, jugando a lo que queríamos nosotros y no ellos. Es la dignidad de una selección que manifiesta su autoridad. No se consiguen formas diferentes con los mismo moldes.

Aquí mando yo

No se trata de sobrevivir. España no ha sobrevivido ni a Italia, ni a Serbia. Se ha puesto en cabeza y ha marcado su ritmo y su juego. Fuertes en defensa, desmontado las líneas de pase serbias y solo haciendo insoportable a Bogdan Bogdanovic. 15 asistencias y 17 pérdidas es un buen resumen en números de lo que hemos visto.

El miedo era nuestro

La falta de competencia en la primera fase nos puso de uñas. Era necesario que una selección veterana ganara de 60 puntos todos los partidos -como Italia, por ejemplo-. Y así seguimos año tras año. Sin esperar a que llegue la hora de la verdad y los tres partidos anteriores nos hayan servido para hacer rodillo. Esta victoria nos pone muy arriba, subidón, temazo, lo que vosotras queráis. Y ya que se ha piado tanto, nos queda vivir así, hasta que nos llegue Polonia y les respetemos.

Mandarinas y limones

Sergi Llull es una estrella del baloncesto. Como juega para el Real Madrid es querido por muchos y odiado por otros tantos. En ese intercambio de fuerzas, no asumimos lo que él hace: lanzar. No estamos ganando un partido por meter más puntos que los demás, sino porque nos meten menos. Concepto lógico, pero que esconde más cosas en basket. Por eso, con ideas o sin ellas, Llull está aceptando malos lanzamientos encantado. En muchos de ellos, la bola posa más de 650 gramos. Es más medicinal que de juego.

Víctor Claver

El mejor base de Serbia siempre digo que es Nemanja Bjelica. Exagero, los otros dos son caprichos de basket, herederos aunque serbios de una escuela clásica griega. Aún así, Djordjevic entiende que el de Sacramento mueve y promueve a su equipo en ataque. Hoy, Claver le ha borrado. Y dicho esto no voy a poner ni un número, que han sido notables. Es un partido grande de Víctor por lo que ha hecho siempre, al margen de que su estadística haya sido como las de nunca.

Ricky Rubio

A muchos se les ha frito el cerebro con el papel ‘botador’ de Llull. Es lógico, en el nuevo Ricky hay dotes de finalizador. No me atrevo a decir de anotador, pero hoy ha sido un castigo sin balón para el resto. Es un curioso caso cómo genera desde el lado más complicado, las esquinas. Su primera opción es que le manden a la línea y desde allí, ser un seguro de vida. Llevaba al descanso tres asistencias, acabó con 4 y 19 puntos. Siete de siete en libres.

Stats…

9 de 29 en triples, otra vez en el 30%. Muy poco… y nos debería pasar factura, si no bajáramos el culo con lo estamos haciendo. Pero 11 robos y el peor partido de Serbia en ataque del Mundial (40% tiros; 16% triples y menos de 70 puntos), nos valen.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)