Al son de  Navarro

Al son de Navarro

[Por Carlos Velasco]

todas las miradas estaban puestas en Palau esta jornada. Por una parte, Roger Grimau visitaba la que había sido su casa durante las últimas ocho temporadas. 4.485 minutos y 1.679 puntos en 294 partidos. Números que hablan muy bien de un capitán que nunca ejerció de anotador compulsivo, pero que siempre estuvo en el momento preciso para aportar velocidad y entrega en la pista. Ahora en el Bizkaia Bilbao Basket, esta visita ‘inoportuna’ le provocó que se le humedecieran los ojos. «Jugar hoy me ha costado mucho. Pido disculpas a la afición del Bilbao. Para mí esto es muy fuerte. La camiseta que me ha entregado el Barça es casi como un título. Que me aplauda de esta forma el Palau para mí supone todo», dijo Roger al micrófono de Teledeporte al acabar el partido.

Por otra parte, en el mismo pabellón de la calle Aristides Maillol de Barcelona el FC Barcelona de Xavi Pascual se exhibió ante el equipo más ilusionado de los últimos días, el Bizkaia Bilbao Basket. Se ha demostrado que jugar un viernes en la Euroliga ante el Olympiacos y ganarle de 15 no significa que en menos de 48 horas después el mismo equipo pueda competir al 100%. Y si enfrente se halla uno de los aspirantes a levantar el título de esa competición europea, la situación es peor.

Con el juego interior diezmado que presenta el Bizkaia Bilbao Basket (Mavroeidis no jugó y Hervelle no disputó ni un minuto después de que ante los de El Pireo sí saltase a la cancha durante casi dos minutos; por eso, Stevic y Hampl acumularon 32 minutos ante el Barça) y con las pilas mentales escasamente cargadas, los locales sellaron ventajas rotundas desde el inicio (18-5, minuto 6) y salvo un impás en el minuto 14 (31-25), el resto de la contienda se desarrolló con diferencias amplias para el Barcelona (entre 15 y 23 tantos)…

… Más información en la revista GIGANTES.

YA EN TU QUIOSCO