Aleksandar Dzikic, tras otra derrota de Estudiantes: «Cuando jugamos individualidades tenemos problemas»

Aleksandar Dzikic, tras otra derrota de Estudiantes: «Cuando jugamos individualidades tenemos problemas»

"La presión es evidente", dejó claro el entrenador serbio en la rueda de prensa posterior al partido contra el equipo de Álex Mumbrú.

Había terminado el 2019 sonríendo con una clara victoria en casa ante UCAM Murcia, pero Movistar Estudiantes ha empezado el año como casi toda la temporada hasta el momento en la Liga Endesa: perdiendo. Y tras la derrota en un ajustado encuentro en Miribilla ante el RETAbet Bilbao Basket (87-80), Aleksandar Dzikic, técnico colegial, explicó las que, a su juicio, fueron las razones de no sumar una victoria que era importante.

Y la primera, la dejó clara, no parar a la estrella del equipo de Álex Mumbrú en el choque, Jaylon Brown: «No le hemos tenido bajo control y eso nos ha castigado mucho. Era un daño que sabíamos que podíamos tener. Si está haciendo buenos tiros como ha hecho hoy es muy difícil controlarlo. Pero había más cosas que sabíamos que teníamos que hacer y no hemos hecho. Tendremos que hablar sobre ello». El escolta estadounidense dejó, posiblemente, una de las jugadas de la temporada hasta ahora.

Tampoco se mostró extrañado el técnico serbio por el gran nivel de su oponente: «No estoy sorprendido. Siempre tienes que dar algo a tu oponente, no puedes pararlo todo. Creo que la mayor parte de nuestro tiempo hemos jugado una buena defensa sobre Bouteille, por ejemplo, o Kulboka, sacándoles de situaciones en las que ellos pueden anotar».

¿Qué necesita Estudiantes para salir del pozo (penúltimo con 4 triunfos en 16 partidos? «Jugar 40 minutos de baloncesto disciplinados. Necesitamos seguir el plan todo el partido, cuando jugamos individuales tenemos problemas, empezamos a recibir parciales».

Aleksandar Dzikic explicó, también, que el estado de ánimo influyó en la resolución del encuentro (26-15 en el último parcial para los bilbaínos): «Ellos van de camino a la Copa del Rey y nosotros luchamos por mantenernos. Ellos además jugaban en casa. Los momentos de cada equipo afectan a la confianza. La presión es evidente».