LIGA ENDESAEstás viendo//BAXI Manresa, atrevimiento en la pista y en los despachos: cómo se ha construido el equipo revelación
BAXI Manresa, atrevimiento en la pista y en los despachos: cómo se ha construido el equipo revelación

BAXI Manresa, atrevimiento en la pista y en los despachos: cómo se ha construido el equipo revelación

La última vez que el BAXI Manresa había ganado en el Palau Blaugrana (1996), Joan Peñarroya vestía los colores del equipo del Bages, la peseta estaba vigente y Google aún era un proyecto de dos estudiantes universitarios. Elias Valtonen, Dani García, Sylvain Francisco y Luke Maye no habían nacido. Chima Moneke, Yankuba Sima y Juampi Vaulet tenían apenas unos meses de vida. Y Pedro Martínez dirigía al CB Salamanca tras haber completado su primera etapa en el Nou Congost.

Ahora, 26 años después, el BAXI Manresa está en boca de todos (o es trending topic, como quieran decirlo). Por méritos propios. Asentados en la zona noble de la tabla en competición doméstica, los del Bages han firmado una exquisita primera fase en la Basketball Champions League, ganando en territorios hostiles como Jerusalén y Karsiyaka.

Se agradece la apuesta atrevida y desenfrenada (apelativos no baladíes) en un baloncesto cada vez más encorsetado y, en ocasiones, raquítico. Ver al Manresa es una bocanada de aire fresco para el público, que reconoce y disfruta del estilo propuesto por Pedro Martínez.

Lejos del elogio barato y desmedido de las volátiles redes sociales, entrenadores de la talla de Pablo Laso y Sarunas Jasikevicius han destacado los atributos de un bloque que transmite alegría. Y eso, en el deporte de élite, no es habitual.

Llevar el balón a campo ofensivo con la máxima celeridad, como si el botón R2 se hubiera encasquillado. Dar ritmo al juego a partir del movimiento del balón. Cuanto menos botes, más velocidad. Conceptos primigenios a menudo denostados por los complejos planteamientos tácticos. La filosofía de Pedro Martínez, reconocible en pocos instantes, atrapa al espectador. En la pantalla o en vivo. Vibrar en tiempos que demandan inputs constantes es una bendición para el baloncesto.

Xevi Pujol, el artífice de un verano exitoso

Xevi Pujol es el director deportivo más joven de la liga. Nacido en 1990, en 2020 cambió la pizarra por los despachos tras una casi una década siendo la mano derecha de Ponsarnau, Ibon, Ocampo y Peñarroya. Menos balón, más calculadora. “Queremos jugadores voluntarios en el esfuerzo y que sean solidarios a la hora de competir la pelota y de correr la pista”, afirmaba Pujol en una entrevista en el Diari Ara. Su idea va alineada con la de Martínez.

De entrar en el club sin cobrar, para vivir desde dentro una dinámica profesional, a diseñar la planificación del mismo. El salto da vértigo. Pujol, audaz, ha realizado una excelente gestión este verano en las oficinas. Si nos ceñimos a las incorporaciones, el BAXI Manresa ha realizado movimientos sensacionales:

  • Ismael Bako, un interior que jugará regularmente en Euroliga más pronto que tarde, llegó a Manresa procedente del ASVEL. Desoyendo cantos de sirena griegos hace unas semanas, es un indiscutible en los esquemas de Pedro Martínez.
  • Joe Thomasson, héroe en el Palau, cambió de equipo este verano por sexta vez en seis años. Americano oriundo de Dayton (como Norris Cole), es un notable defensor y promedia 11,4 puntos con un 50% en tiros de dos en ACB. Tras divagar por Rumanía, Polonia e Israel está encontrando su acomodo en Manresa.
  • Sylvain Francisco, un jugón de 1,85m nacido que militaba en la segunda división francesa en 2020. Ya dejó su impronta en la Lliga Catalana a principios de septiembre. Anotó 18 puntos en la segunda mitad en el Palau, incluyendo la canasta que forzó la prórroga. Fogonazos por doquier, con el tiempo mejorará su toma de decisiones.
  • Chima Moneke, el autoproclamado jugador más carismático de la liga (y no es para menos). Furia al servicio del colectivo. Un bicho con rastas, gafas y sonrisa perenne que engancha con la gente. Formado en Australia -mantiene una gran amistad con Exum-, promedia 13,3 puntos y 7,9 rebotes en su primera campaña en ACB. ¿Highlights? A borbotones. ¿Rendimiento? Altísimo.
  • Luke Maye, un campeón universitario con North Carolina en 2017 que vive su tercer campaña como profesional. Procedente del Trento, destila mucha clase en un cuerpo robusto.
  • Elias Valtonen. Finlandés de 22 años, debutó en la primera división local con apenas 14. Pasó dos años por Arizona State y una sólida campaña en los Tigers Tübingen (equipo de la segunda división de Alemania) llamó la atención de Pujol, siempre atento al mercado germano. Raza blanca tirador.

Incorporaciones al margen, es de recibo destacar la progresión de Dani García, excelso en su defensa sobre Jokubaitis el pasado domingo, así como de Yankuba Sima -ya internacional con España- y de Guillem Jou, ahora lesionado, un capitán que ha vivido una evolución progresiva desde la llegada de Pedro.

Atrevimiento en la cancha y en los despachos. Manresa vuelve a estar en el mapa.

 

Suscríbete a Gigantes o compra los últimos números de nuestra revista

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)