LIGA ENDESAEstás viendo//"Cada detalle está congelado en mi mente". El libro de George Karl, sobre Fernando Martín
«Cada detalle está congelado en mi mente». El libro de George Karl, sobre Fernando Martín

«Cada detalle está congelado en mi mente». El libro de George Karl, sobre Fernando Martín

El controvertido libro de George Karl, ‘Furious George: Mis 40 años sobreviviendo a Divas de la NBA, GM desorientados y pobres selecciones de tiro’ no sólo abarca su experiencia en la Mejor Liga del Mundo. El veterano técnico también recuerda con cariño su etapa en el Real Madrid (1989-90 y 1991-82) en el capítulo tres titulado ‘Fernando’ en honor al malogrado Fernando Martín.

Karl aborda el momento del fallecimiento de Martín y los días siguientes, que define como “uno de los momentos más emotivos de mi vida. Cada detalle está congelado en mi mente”. Dos días después de su muerte, el Real Madrid tenía que jugar frente al PAOK en la Recopa y el técnico tiene grabado todo lo que sucedió en el partido: “Hubo muchos momentos de piel de gallina. La camiseta de Fernando, blanca y azul con el número 10, extendida en nuestro banquillo y los jugadores del rival dejaron rosas en ella. Antes del partido, nuestros jugadores espontáneamente corrieron por los pasillos para dar un abrazo colectivo a la madre de Fernando en el palco”.

Sin embargo, el choque no iba como esperaban. “Probablemente los jugadores estaban un poco aturdidos también. Estábamos claramente agotados emocionalmente. Jugamos una primera parte extremadamente pobre. No se llevaron mis broncas en los tiempos muertos y no iba a hacer una montaña en esas circunstancias”, reflexiona.

La bronca en el descanso no llegó por parte del entrenador, sino del hermano de Fernando, Antonio Martín. “Estaba enfadado. Dijo: ‘Sois un montón de putas. A Fernando no le gustaría esto”, rememora George Karl que se quedó atónito con la segunda mitad del equipo: “Nos volvimos locos en los primeros seis minutos de la segunda mitad y les alcanzamos. Cada canasta que convertíamos y cada buena defensa recibía gritos y aplausos inusualmente feroces. Cerca del final del partido, después de remontar 19 puntos para ganar por 15, la multitud emocionada comenzó a cantar: ‘¡Fernando está aquí! ¡Fernando está aquí!”.

Asimismo, el que fuera técnico de Nuggets, Cavs, Warriors, Sonics, Bucks y Kings también habla de sus encuentros y desencuentros con el castellano: “Con la ayuda de mis asistentes bilingües podía enseñar y entrenar. Demostré que se me daba mal pillar un idioma nuevo Mi español se limitó a dígame («hablar conmigo» -una alternativa a hola al contestar el teléfono-), gracias, y otra cerveza, por favor. Provoqué algunas risas entre los camareros en un restaurante cuando pedí polla (pene) cuando realmente quería pollo. Y me metí en líos por confundir mierda con Miera, que es un río y una ciudad en España. Mi mejor momento vino después de una derrota, cuando le dije a la prensa jugamos como mujeres”.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)