Carlos Suárez se sincera: «Llegó un momento donde pensé que quería demostrar que podía seguir jugando»

Carlos Suárez se sincera: «Llegó un momento donde pensé que quería demostrar que podía seguir jugando»

El 6 de octubre Carlos Suárez volvió a las canchas, ante el Nizhny, en la BCL. No jugaba desde el 12 de febrero, en los cuartos de Copa ante el Barça. Hizo un intento para regresar en abril, pero se volvió a lesionar. Un calvario que ahora ha dejado atrás y que el capitán del Unicaja explica en estas interesantes declaraciones a COPE Málaga recogidas por Málaga Hoy

Foto: acb Photo / M. Pozo

Su lesión y la recuperación
«Pensábamos que era una lesión más pequeña, luego comprobamos que era de larga duración y necesitaba más tiempo de descanso para que cicatrizase. Eso lo ocasionó todo, también es cierto que no queríamos ir con prisa. La zona en la que me lesioné era muy complicado, con riesgo de recaída, que es lo que ocurrió en febrero y cuando volví a entrenar. La lesión está olvidada, contento por volver a sentirme jugador. El gemelo no te suele avisar, es un músculo muy traicionero. La cabeza es lo que tienes que cuidar, no puedes estar jugando y pensando en el gemelo. Tienes que olvidar ese tipo de lesiones. No te duele nada, pero de repente te pega la pedrada y notas un pinchazo. Se pasa mal porque veía que no me recuperaba. La temporada pasada fue la peor de mi carrera, con lesiones en el gemelo derecho e izquierdo. Tampoco conseguimos los objetivos, por eso borrón y cuenta nueva».

El proceso de vuelta
«Siempre te planteas muchas cosas, pero llegó un momento donde pensé que quería demostrar que podía seguir jugando. Tengo una edad, pero quería demostrar que puedo seguir aportando al Unicaja. Cuando estás de bajón siempre le das vueltas a la cabeza. Era una lesión muscular, complicada, pero no es un cruzado o un tendón de Aquiles. En un mes estaré bien y queda olvidarme porque lo que me pasó no se lo recomiendo a nadie. Me pasó de todo. Te falta esa chispa que es la tensión competitiva y es lo que te gusta. Lo pasas mucho peor fuera de la cancha cuando no puedes ayudar, es impotencia. Intenté forzar en determinadas situaciones para ayudar, pero cuando no se puede no se puede. No puedes recuperarte de una lesión acortando plazos».

El retorno a las canchas
«Extraño, una sensación extraña después de tanto tiempo. No es lo mismo entrenar. Sobre todo por la tensión del partido. Aunque llevo mucho tiempo jugando, no es lo mismo volver al ritmo de mis compañeros. No estoy en forma, pero es normal. Haciendo un poco trabajo de pretemporada porque voy con bastante retraso y espero no tardar mucho para ponerme en forma», contaba Carlos Suárez, satisfecho con el arranque de los de Katsikaris: «El equipo no se cae. Es verdad que en determinados momentos el año pasado cuando nos veíamos 8-9 abajo el equipo se caía mentalmente, este estamos mucho más duros, sacando los partidos a base de defensa. Pegándonos en la cancha. Ganar en Murcia al conjunto más físico de la liga, ganar a Breogán que venía jugando uno de los mejores baloncestos de la ACB… Ahora tenemos otro reto importante».

El paso de Eurocup a BCL
«A nosotros nos informaban de que estuviéramos tranquilos, que el cambio iba a ser para mejor. Que nos íbamos a adelantar al futuro, que la FIBA está subiendo de calidad. Tranquilidad, no tuvimos tanto alarmismo como se comunicaba», terminaba Suárez, que hablaba de su futuro: «Estoy ahora mismo para pensar en mi contrato… Sinceramente estoy pensando en recuperarme bien, en disfrutar del baloncesto. Ya está. Mi objetivo es volver a ser el jugador de antes de la lesión. Por supuesto que quiero quedarme mucho tiempo en el Unicaja, pero pase lo que pase estaré agradecido al club. Tampoco me quedan 10 años de baloncesto, me queda poco. Lo que esté dar el 100% e intentar aportar al equipo aportar para poder ganar».