Conner Frankamp, la nueva referencia a la que se agarra UCAM Murcia

Conner Frankamp, la nueva referencia a la que se agarra UCAM Murcia

Después de la marcha de Booker, UCAM Murcia ha recurrido a un base del mismo perfil para que sea su líder en ataque

Murcia tiene nuevo ídolo al que adorar. Sólo con la apertura de la temporada ya se ve por dónde van a ir los tiros en el equipo de Sito Alonso esta temporada: balones a Conner Frankamp. Es el base, por lo que debe absorber buena parte del tiempo que el conjunto vestido de rojo tenga el esférico en sus manos. Es una situación parecida a la que tenían con Askia Booker, ya fuera del equipo: base centrado en la anotación más que en la parte directiva, aunque sí se debe tirar a que Frankamp piensa más en sus compañeros que Booker. Alejandro Gómez, en cargado de los fichajes en este club, ha dado con la tecla, encontrando a alguien del mismo perfil con el que Alonso ha ido logrando la salvación, el objetivo principal de este equipo, pero con algo más de visión periférica y el mismo tino para encontrar la cesta.

Además Frankamp está, todavía, por formar. Sólo lleva dos años como profesional y en sitios de poco nivel comparado a lo que se encuentra ahora en UCAM Murcia. Tras no poder acceder al NBA Draft 2018 se fue al Beroe de la liga búlgara, donde rozó los veinte puntos por partido (19,3). Dando un paso más la pasada campaña viajó a Creta para jugar con Rethymno Cretan Kings, subiendo un peldaño pero sin rozar ni siquiera la élite del espectro griego. Lo ocurrido en la A1 es lo que convenció a los ojeadores murcianos: participación en el All-Star de Grecia y título de máximo anotador de la Liga para el base estadounidense. En Creta se fue hasta los 20,8 puntos de media pero con porcentajes muy buenos, sobre todo en los tiros de tres (42%), que con el volumen que manejaba le metieron directamente en el Concurso de Triples de ese mencionado All-Star 2020. La pandemia de coronavirus cortó el juego en la liga helena, pero no lo suficiente como para que la Liga Endesa no reparara en semejante talento. Además de pescar en el mercado de jóvenes de Estados Unidos (DiLeo, Antetokounmpo), Gómez se llevó a Murcia este pasado verano a uno de los jóvenes estadounidenses de relumbrón en Europa: Conner Frankamp.

Este base tiene 25 años y procede de Wichita, en el estado de Kansas. Allí hizo toda su infancia y adolescencia. Después de asistir a Wichita North, una high-school, recibió la invitación para entrar en el programa de la Universidad de Kansas, una de las más prestigiosas del país en materia de baloncesto. Y en qué momento lo hizo. Sólo estuvo allí un año, pero puede decir que compartió equipo con dos grandes estrellas de la NBA como Joel Embiid y Andrew Wiggins y con otros que han pasado por aquella liga como Wayne Selden, Frank Mason o Tarik Black. Embiid y Wiggins eran, como él, catalogados como freshman, pero fueron los problemas físicos del camerunés los que ralentizaron los progresos de aquel programa y Frankamp se quedó por el camino. Era suplente en Kansas, con Naadir Tharpe por delante, y tomó otro camino. No muy lejos, en Wichita State, donde completó los otros tres años del ciclo universitario. De los 2,5 puntos de media del primer año pasó a los 10,6 del último, que quizás eran pocos pero lógicos teniendo al lado a un tirador fiable en el puesto de escolta como Landry Shamet (ahora, en Los Angeles Clippers).

Después de la gran pretemporada que hizo con UCAM Murcia dos entrenadores le daban como mayor anotador a final de curso y algún otro le ponía como aspirante a gran revelación. Ha llamado la atención. No sólo ese pelo tintado de rubio para tapar la incipiente calvicie es llamativo, también lo es el control que ejerce sobre el juego y las buenas decisiones que toma a la hora de apretar para anotar o dejar el peso a otros compañeros. Una amenaza muy seria para el rival.

En el primer partido de esta campaña, el único que apareció en la derrota de Andorra: 19 puntos. En el segundo, ganando al Estudiantes en casa, subió la apuesta: 24 puntos.

No sólo tiene una buena mecánica que le permite decidir sobre la marcha si tirar con o sin bote, sino que puede jugar a dos velocidades con facilidad, según lo que le pida el entrenador, y puede asumir los tiros en los momentos calientes pese a que en el equipo tiene otros jugadores que deben ejercer esa función también. Es menos agresivo que Jordan Davis, el otro base ofensivo, de cara al aro pero mucho mejor en el tiro, y se puede complementar bien en la cancha tanto con él como con Rafa Freire Luz.