La contracrónica: lo que no viste de las series de cuartos de la Copa, por Chema de Lucas

La contracrónica: lo que no viste de las series de cuartos de la Copa, por Chema de Lucas

Día largo, muy largo, como tradicionalmente el primero de Copa. Eran las 6:00 de la mañana del jueves cuando nos poníamos en pie para poner rumbo a Vitoria en un mar de incertidumbres. La primera, los enchufes. Si, si. En esta época en la que manda la tecnología no todos los trenes Alvia tienen.

Superado el primer escollo, parecía que nuestro vagón era el de la prensa. Ricardo González del Diario AS, José Puertas de Libertad Digital, EsRadio y colaborador de nuestra revista… Para que luego digan que los periodistas no madrugamos… ¡Que era el tren de las 8! Una curiosidad, pero no de los citados anteriormente. Un policía secreta se subió al tren y despertó a uno de los miembros de los medios de comunicación placa en mano para registrar su equipaje. Hagan apuestas.

Ya en Vitoria, momento de visitar el hotel en el que están los equipos, el Lakua y ver el habitual mercado que se monta en la planta baja con los agentes ofreciendo su ‘mercancía’. De comida, a la Regadera en el centro de Vitoria por recomendación, y muy acertada, de nuestro Nacho Doria y pronto al pabellón a recoger nuestra acreditación.

En la entrada coincidimos con Amaya Valdemoro. Unos problemas con el chip de su tarjeta le ponen en dificultades para acceder al Buesa. “Que tengo que entrar en la tele y tienen que maquillarme”, dice. Al final la sangre no llega al río y Amaya puede hacer sus partidos en #0 de Movistar+.

Hablando de Movistar+, llama la atención la gran presencia de publicidad del operador televisivo en esta Copa del Rey. Además de los LED compartidos con otros patrocinadores, en el suelo de los banquillos, dos acolchados en cada uno de los fondos, el polémico círculo central, debajo del reloj de posesión… ¿Premonitorio del cambio por Endesa?

Durante el primer partido de cuartos, que enfrentaba a Baskonia e Iberostar Tenerife, ‘fichábamos’ la ubicación del Director Arbitral ACB, Paco Monjas, al que veíamos bien acompañado por el ex árbitro Gallo. Los dos no parar notas en el primer partido. Imagínense en el segundo.

El Baskonia notó los ánimos de un nuevo seguidor para lograr la clasificación en el partido ante semifinales. Y es que Oiane Domaica, miembro del departamento de comunicación del equipo vasco, no sólo presumió de triunfo sino de su pequeño retoño en la zona de comunicación. Olé.

En plena tensión de la definición del partido entre el MoraBanc Andorra y el Real Madrid llegó un susto. Y no fue en la pista, si no fuera de ella. Y no, no fue un enfrentamiento entre las aficiones. Eso en la Copa no pasa. Un foco estallaba durante el partido y caían unos cristales encima de la zona de seguidores del Real Madrid. Quedó en eso, en un susto.

Avispado estuvo nuestro Marcos Fernández para sacar esta foto. Francesc Solana, director deportivo del Andorra señalando al puesto de comentarista de Movistar+ tras la doble polémica como diciendo: ‘Lo habéis visto, decidlo’.

La prórroga del Madrid-Andorra nos hizo quedarnos casi sin cenar y casi perder el autobús de medios. 20 horas de non stop que acabaron cerrando el chiringuito, la persiana y el ojo alrededor de las dos de la mañana en el hotel.

Y no les voy a engañar, lo que se dice madrugar el sábado, no madrugamos. Y además, más que Siberia-Gasteiz, esto parece Costa del Sol-Gasteiz, miren el termómetro a las 15:42 de la tarde.

‘Era campo atrás, era campo atrás, era campo atrás, era campo atrás’. No, no es la canción del verano pero sí el hit de la Copa. Desde la grada empezaba a sonar este cántico en el tercer cuarto de final entre Valencia y Granca y tiene pinta de que lo va a petar en las semis. Avisados quedan…

 

A la tercera fue la vencida para el Valencia. Había perdido los dos últimos cuartos de final frente al Granca en Coruña en 2016 y frente al Barça en 2015… con Carlos Cortés en la tripleta arbitral. ¿Casualidad? Por cierto que los taronjas han tenido ‘fichaje’ para el banquillo: Ángel Cepeda, en la dinámica del primer equipo, ha viajado a la Copa para echar una mano en unos días de trabajo tan exigente.

Aunque no juegue el Baskonia, su afición es garantía de éxito. Le llaman Ritu, se llama Íñigo, y  es el animador de lujo en la grada que le restaba protagonismo al choque entre Barça y Unicaja. Incombustible a los gritos de MVP.

 

Y tres breves para acabar. La Kiss Cam ha tenido dos invitados de lujo, los dos comentaristas de Movistar+. A la primera no se enteraban en plena vorágine del partido, pero ahí aparecía David Carnicero para avisarles:

No sé quién lo pasa peor, si el camarero llevando el catering o todos los que hay alrededor de los pasillos del Buesa viendo el carrito:

¿Tragabolas? Es uno de los juegos entre las aficiones de los descansos de la Copa pero yo le llamaría ¡curling de los voluntarios! Vaya currada para que no se escapen las bolas: