COPA DEL REYEstás viendo//¡Qué locurón! Barça campeón… ¡en el instant replay!
¡Qué locurón! Barça campeón… ¡en el instant replay!

¡Qué locurón! Barça campeón… ¡en el instant replay!

Apasionante, cardíaca, brutal final copera resuelta en la prórroga. ¡Lo nunca visto! El Barça revalidó título después de que los árbitros revisaran una canasta de Tomic taponada por Randolph. Fiesta de basket por todo lo alto (93-94).

Final para el recuerdo. Una verdadera montaña rusa de emociones y parciales; un carrusel de aciertos y errores en ambos bandos que desembocó, finalmente, en una canasta de Ante Tomic a cuatro segundos del final que los árbitros tuvieron que revisar en el vídeo con todo el Palacio en vilo. Los dos grandes de nuestro basket ofrecieron un espectáculo memorable. Ambos se vieron ganadores varias veces antes de ese impresionante final. 

Tomic celebró su 32 cumpleaños por todo lo alto. Tras un choque con unos bandazos increíbles, el pívot croata anotó la canasta decisiva (eso sí, todavía Sergio Llull lanzaría desde su cancha y casi anota). Thomas Heurtel, con 22 puntos, volvió a coronarse MVP como hace un año.

Antes de ese trepidante desenlace, digno del mejor thriller, multitud de momentos decisivos que decantaban el resultado a un bando u otro sin dar respiro: canasta de Llull en el último segundo parta forzar la prórroga (77-77), mate de Tomic 87-90; trompazo de Anthony Randolph a Chris Singleton a 7 segundos con 90-92; 2+1 de Jaycee Carroll para un 93-92… Lo dicho: brutal.

Antes de llegar a los momentos claves, los parciales se sucedieron para asombro de todos. Un 13-0 en el tercer cuarto parecía propulsar a los madridistas hacia el título: en de más cinco minutos y con cinco anotadores madridistas, de 45-41 a 58-41.

Pero ya en el último cuarto, el Barcelona devolvió el golpe con un rotundo 0-17: de 61-46 a 61-63 con cuatro triples y un 2+1 culés. Heurtel se ajustó su traje de MVP y el partido se encendió de nuevo.

El partido comenzó con los mismos cinco emparejamientos en ambas canastas. Un ataque fluido del Barça, con variadas vías de anotación, dio la primera iniciativa a los de Pesic (7-14 tras un 2+1 de Víctor Claver para redondear un 0-9, minuto 5). Pero Facu Campazzo, gracias su dinamismo, no tardó en equilibrar el marcador. Pasados los siete minutos, llegaron los primeros cambios (triple en el caso de los azulgranas). Un triple de Heurtel sobre la bocina dejaba por delante a los culés al término del primer cuarto (16-20).

En el segundo cuarto, la designación de Jeff Taylor sobre la defensa de Heurtel señalaba las prioridades y preocupaciones de los planes madridistas. En el bando catalán, por su parte, apostaron por una pareja de aleros bien física (Claver y Adam Hanga) para frenar el ataque rival. El alero valenciano maniató a Carroll. Un triple de Llull adelantó a los suyos tras muchos minutos a rebufo (27-25). Sucesión de empates (27, 29, 33)… hasta que Gustavo Ayón dejó el marcador en tablas después de anotar sobre la bocina tras un rebote ofensivo (35-35). Era el séptimo empate en la primera mitad. Tablas.

Pero esa igualdad saltó por los aires en el tercer cuarto. Fabien Causeur sobre Heurtel y éste sobre Campazzo. El Madrid noqueaba a su eterno rival en unos minutos de euforia desatada. Todo parecía encaminado para la fiesta de los de Pablo Laso… Pero los de Pesic no tiraron la toalla y devolvieron el golpe con ese demoledor 0-17.

Lucha de dinastías. Ciñéndonos al pasado más reciente, había que romper el 3-3 en las finales coperas entre ambos de esta segunda década del siglo. Y los precedentes de maldición del anfitrión entre ambos se mantiene: Madrid’11, Barcelona’12 y Madrid’19… siempre con victoria visitante. ¡Qué partido! ¡Qué locura!

[FOTO: ACB PHOTO]

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)