El Barça, a la final de la Supercopa. Mirotic con altibajos; Higgins, letal

El Barça, a la final de la Supercopa. Mirotic con altibajos; Higgins, letal

Esto fue lo ocurrido en la primera semifinal de la Supercopa Endesa 2019.

El remodelado y rutilante Barcelona venció la semifinal de la Supercopa al Valencia Basket (71-65). Niko Mirotic centró todos los focos y fue importante en el tercer cuarto (14 puntos con 6/14 tiros de campo). Pero el jugador que decantó el choque en el último periodo fue Cory Higgins en el que anotó 8 de sus 15 tantos. En los taronjas, el escolta serbio Marinkovic (17 puntos con 5 triples) apuró las opciones de los suyos y exhibió su muñeca.

Con Niko Mirotic como centro de toda la atención y los pitos (… hasta Tomic pudo estar más tranquilo), el partido comenzó con los mismos cinco emparejamientos en ambas canastas: el hispano-montenegrino con el aussie Motum y Higgins con Sastre. Igualdad en el marcador y a los cinco minutos comenzó el carrusel de rotaciones de los dos entrenadores: entradas de Delaney y Davis en el Barça y Tobey y Doornekamp, que tomaba el relevo sobre Mirotic, en el Valencia. Primer cuarto (15-15) con la mirilla desviada (1/7 de triples los dos equipos) y ya con veinte jugadores entrando en acción…

… Y Ponsarnau comenzó el segundo cuarto con Labeyrie y Marinkovic. Es decir, los doce taronjas ya habían pisado el parquet. Con Hanga sobre el base rival, Vives, como principal detalle táctico, el Valencia abrió una pequeña brecha: de 19-19 a 19-26 tras casi cinco minutos culés sin anotar. Primera mitad (29-32) con muchos relevos y muñecas atenazadas (idéntico 2/13 triples en ambos contendientes). Marcador con poca actividad y más pitos para Mirotic que llegó a escuchar irónicos gritos de MVP tras algún fallo (3/8 tiros).

Pero en la reanudación, el ex Bucks, ahora emparejado con Labeyrie, comenzó con cinco puntos seguidos que, unidos a un triple de Claver, dieron la iniciativa a los catalanes (37-32, tiempo muerto valenciano). Con Doornekamp como ‘3’ para equilibrar el poderío físico azulgrana, los taronjas tardaron 4:30 minutos en anotar: triple de Labeyrie para contestar otro anterior de Mirotic. Cuando mediado el tercer cuarto fue sustituido por Oriola, la inercia era del lado culé (46-38). Pero el acierto de Marinkovic equilibró de nuevo la situación y un enceste a aro pasado de Motum dejaba el electrónico igualado (49-49) ante los últimos diez minutos. Dato: el Valencia aún no había tirado ni un tiro libre.

El acierto del escolta serbio del Valencia se prolongó en la fase decisiva: tres triples en menos de tres minutos noqueaban al Barça (54-58) con el consiguiente tiempo muerto de Pesic, dando entrada a Higgins por Kuric. Y a seis minutos para el final, Mirotic y Davies dentro. Y el decorado cambió: parcial de 10-2 culminado con un 2+1 de Higgins (64-60 minuto 37). Tiempo muerto… Davies recoge un airball de Mirotic para 66-60. Un triple de Loyd a tablero, tras el que pisó al árbitro Hierrezuelo, dio aliento a los valencianos (66-63). Y lanzó para empatar a 66, pero falló. Pero la sangre fría de Higgins en los momentos más calientes (69-63 a 42 segundos) fue el factor decisivo. Este nuevo Barcelona ya tiene delante su primera final.