El Baskonia renace, muerde atrás y jugará la final de la Liga Endesa (Vídeo)

El Baskonia renace, muerde atrás y jugará la final de la Liga Endesa (Vídeo)

Diez años después de su último título de Liga Endesa, y dos después de su última final, el KIROLbet Baskonia tendrá la oportunidad de conquistarlo de nuevo. El equipo de Dusko Ivanovic se deshizo en su semifinal del Valencia Basket (73-75), tras una demostración defensiva y de carácter para dar la vuelta a un encuentro que el Valencia Basket comenzó mandando pero en el que acabó fuera de control, sobre todo en ataque al abusar del tiro de tres.

El cuadro vasco vivió inicialmente del acierto de Toko Shengelia (9 puntos en el primer cuarto) y Zoran Dragic (recital de 14 en el segundo) ante un Valencia Basket coral, que dominaba el rebote y el tempo de partido. Su renta al descanso era cómoda (42-33) pero los dos últimos cuartos mostraron un encuentro totalmente nuevo. En esa segunda mitad el guión cambió especialmente por la agresividad defensiva de la primera línea baskonista. Henry, Vildoza y Shields crearon un nuevo escenario en el cual el bloque de Jaume Ponsarnau no encontraba comodidad alguna en su ataque. Y tal sensación acabó destruyendo sus opciones.

El torrente de pérdidas (20 del Valencia Basket) y presión sobre el pase hizo que los taronja comenzasen a reducir riesgos en circulación y abusar del tiro exterior, pero lo hicieron al extremo. En los primeros catorce minutos de segunda parte, Valencia Basket intentó un solo tiro de dos y dieciocho triples. Un desnivel salvaje que acabó facilitando la defensa del rival, cada vez más agresivo sobre el exterior. Fue la norma tras la reanudación y la mejor muestra de cómo el Baskonia se adueñó del duelo. El equipo valenciano acabó el encuentro con 41 triples intentados y 19 tiros de dos.

San Van Rossom (14 puntos) y Jordan Loyd (11) lideraron el ataque del Valencia, que echó en falta el impacto del francés Louis Labeyrie, que estaba cuajando un excelente encuentro (+9 con él en cancha) hasta que cayó lesionado en el tobillo, segundos antes del descanso, al aterrizar en una suspensión sobre el pie de Shengelia. Su baja se notó, porque a pesar del esfuerzo en el rebote ofensivo (15 capturas), en la zona ni Dubljevic, ni Doornekamp ni Tobey pudieron ser consistentes. Él lo estaba siendo.

Baskonia vivió de rachas individuales en su primera parte, pero una vez encontró la transición en la segunda comenzó a dominar físicamente el duelo y a brillar con espacios. Dragic estuvo espléndido (21 puntos), pero Polonara (12) y Shields (13) acompañaron en un núcleo siempre liderado por Shengelia y en el que fueron claves sus exteriores mordiendo atrás. Ese nivel de presión, excelente sobre el pick&roll, creando dos contra uno constantes orientando a los atacantes a la banda y provocando malas decisiones, significó el pilar sobre el que construyó su reacción y su posterior triunfo.

El Baskonia se medirá al Barça este martes (20.00 horas) en el partido por el título. Diez años después, ante el mismo rival… y entrenado por el mismo hombre que les llevó a la gloria entonces. Una oportunidad histórica para un equipo que no parte como favorito pero que ha demostrando, en esta Fase Final, ser un soberbio competidor.

Estadísticas del partido: