Emanuel Cate hace sus primeros pinitos en la cocina en el décimo episodio de ‘Gigantes sin Basket’

Emanuel Cate hace sus primeros pinitos en la cocina en el décimo episodio de ‘Gigantes sin Basket’

En ‘Gigantes sin Basket’ nos lanzamos en la cocina hasta con los que nunca han pasado por ella. Eso ha sucedido en la décima entrega de este programa que estamos llevando a cabo durante el confinamiento para intentar hacer más amena la cuarentena y que en esta ocasión ha tenido al joven pívot del UCAM Murcia, el rumano Emanuel Cate, como invitado.

El interior, de 2,06 metros de altura, y nacido en Bucarest, ha estado con Elena Cascales en el Instagram de Gigantes recién llegado a su país desde Murcia y tras un largo viaje de 17 horas. Lo ha hecho para convertirse por primera vez en su vida en chef, cocinando unas Chiftele que tenían muy buena pinta, (una especie de albóndigas para los españoles).

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 1: Albert Oliver’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 2: Pierre Oriola’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 3: Pedro Martínez’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 4: Nacho Llovet’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 5: Anna Cruz’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 6: David Doblas’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 7: Sergio Rodríguez’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 8: Tomás Bellas’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Episodio 9: Pepe Pozas’

Lo ha hecho a la vez que comentaba con Cascales todo su recorrido desde su llegada a España con 16 años (primero jugando en el Real Madrid, ganando la Euroliga junior en un equipo en el que estaba Luka Doncic), para pasar después por Sevilla y jugar los dos últimos años en Murcia. Un rato muy entretenido en el que, incluso, Cate pagó el pato de no haber ‘pelado‘ cebollas en su vida y reconoció que le picaban los ojos. Por supuesto, no faltaron las tradicionales preguntas de nuestros colaboradores.

Así ha sido la intervención de Emanuel Cate en Gigantes sin Basket

Final de temporada. «Nadie se lo esperaba porque queríamos jugar hasta el final. Pero la salud es lo más importante ahora, y si la mejor decisión era parar, había que hacerlo».

Recién llegado a su país. «No había vuelos directos por lo que fui de Murcia a Bucarest pasando por Bulgaria. En total, 17 horas, cuando el vuelo normalmente es de tres horas y media. Muy largo, pero gracias a dios estoy en casa, relajado y listo para disfrutar de las vacaciones. La situación en Rumanía con el coronavirus es mejor que en la de España».

Presente y futuro en Murcia. «Ha sido mi segunda temporada allí, y me he sentido muy cómodo siempre, la afición que tenemos es maravillosa, y les doy las gracias siempre por apoyarme, es una conexión especial, y sólo tengo palabras de agradecimiento para todos. Mi deseo es continuar en Murcia, espero que pronto se confirme. De la ciudad me gusta la zona de la catedral, lo más conocido, y por ahí me muevo».

Llegada a España. «Es mi séptima temporada en España, llegué con 16 años, y no sabía nada de español antes de llegar. Aprendí en el colegio sobre todo, nunca dejé los estudios, en Madrid y en mi último año de Sevilla pude acabar el bachillerato. Me llamó la atención la forma de la gente en España, como me trataron y siempre la tranquilidad y el deseo de hacer cosas buenas. Estoy muy agradecido a todos».

Comida favorita. «Unas tapas de jamón ibérico de bellota con queso y luego una buena carne, un Entrecot que para mi es lo que más me gusta. Y también me encanta la pasta, suelo comer mucha durante la temporada, para nosotros los deportistas suele ser algo fácil y nos da mucha energía».

Etapa en Sevilla. «Estuve dos años, y fue un gran período de crecimiento como jugador y como persona».

Su afán por la comida. «El delegado del Betis decía que era el que mas comía. Comiendo para mí es el mejor momento del día y quiero tomarme tranquilidad y mi tiempo necesario. Una de las reglas que menos me gustan de equipos es cuando todos tenemos que irnos juntos. Al cabo de unas semanas cuando un equipo me conoce, ya me dejan porque necesito mi tiempo para comer».

Mejor recuerdo en la cantera del Real Madrid. «El último partido que jugué allí, la final de Euroliga junior que ganamos, el mejor partido para todos nosotros. El trabajo de dos años por fin tuvo resultado. Trabajamos mucho y la forma en la que lo hicimos fue muy inteligente y con muchas horas detrás. Cuando acabas con un éxito todo es mucho mejor».

Compañero más maniático. «Askia Booker. Tiene muchos rituales antes de los partidos. Me llamó mucho la atención».

Ídolo en la cancha. «Desde pequeño siempre me ha encantado ver a Felipe Reyes. En mi época del Real Madrid seguía todos los partidos por jugar en la misma posición que yo. Kyle Hines me gusta mucho también».

PREGUNTAS BASKET LOVER ENDESA

Quién es la persona mas Basket Lover que conoces… «con diferencia mi amigo Antonio López Durán de Murcia. En mi primer año allí empezamos a hablar y ya me contaba mis partidos de la selección incluso con Rumania. Sabe mucho de basket, pero también de tenis, y siempre hablamos de muchos deportes».

El partido en el que has estado más enchufado… «el de este año ante BAXI Manresa. Salí desde el banquillo. Tuve un partido muy bueno pero por desgracia perdimos en la última jugada. Siempre nos contaban que Manresa es una cancha muy complicada, por lo que puse toda mi atención para eliminar esa presión y me fue bien. Otro gran día, con victoria, fue contra Valencia Basket en casa también esta temporada. Fue el primer choque que ganamos como locales. Estuve muy motivado y ganamos en la prórroga. Un encuentro muy bueno».

RENFE

«Viajé mucho en tren jugando en Sevilla. Tengo un recuerdo muy bueno y otro muy malo. El bueno es que tras un partido que ganamos, por primera vez empezamos a hacer un torneo de póker. Nunca suelo jugar tanto, pero se me dio muy bien y gané. Y el menos bueno fue cuando perdí mis cascos y no los encontré. Tenía mucha prisa».