Garino admite que esta temporada ha meditado la retirada por las lesiones

Garino admite que esta temporada ha meditado la retirada por las lesiones

El alero argentino Patricio Garino se sincera ante los periodistas sobre lo mal que lo ha pasado en los últimos tiempos.

Patricio Garino se ha confesado ante los medios de comunicación en una rueda de prensa previa al partido que su equipo, KirolBet Baskonia, disputará en la Euroliga ante el Zalgiris. 

El alero ha hablado de todas las dificultades por las que ha atravesado esta temporada. Se unen a las de la anterior, las lesiones, y todo ello ha formado un cóctel que le ha hecho replantearse incluso su futuro en el baloncesto profesional: «La ayuda de un psicólogo me salvó. Quería dejarlo y marcharme a casa. He tratado de controlar las sensaciones, la desesperación porque no me encontraba bien. Ya estoy reincorporado totalmente al equipo, voy recuperando las sensaciones físicas pero mentalmente ha sido una montaña rusa. Me planteé volver a mi casa y dejar el basket. Con la ayuda de gente pude salir de la situación».

El argentino ha contado el episodio que hizo que se lo replanteara todo: «La ansiedad del día de Milán no fue fácil porque la cabeza me iba a mil y no lo manejé bien. Ese sentimiento de tener que demostrar que podía hacer algo fue importante… Terminé como si hubiera jugado a tope los 40 minutos y había saltado a la cancha sólo uno».

El baskonista ha asegurado, para tranquilidad de los aficionados, que todo está ya en su sitio: «Me costó un año y medio, por orgullo, reconocer que necesitaba ayuda. Pero es un recurso, es una ayuda. A mí esto me salvó el año. El día de la recaída de la lesión no podía dejar de llorar. Me quería ir y tuve que recurrir a una ayuda. Ahora voy bien, totalmente recuperado».