LIGA ENDESAEstás viendo//La lucha de Antelo para volver tras dos roturas del tendón de Aquiles
La lucha de Antelo para volver tras dos roturas del tendón de Aquiles

La lucha de Antelo para volver tras dos roturas del tendón de Aquiles

José Ángel Antelo lucha para volver al baloncesto después de romperse dos veces el tendón de Aquiles.

El calvario de José Ángel Antelo empezó en el primer partido de la pretemporada 2017. El pívot gallego se rompió el tendón de Aquiles a los 10 segundos del primer amistoso y pasó seis meses de baja. A su regreso, tan sólo pudo disputar nueve partidos, cuatro en la Liga Endesa y cinco en la FIBA Champions League. Antelo recayó la semifinal de la Final Four contra el AEK de Atenas y tuvo que ser operado de nuevo por una “desinserción aquílea del calcáneo del pie”. Desde entonces sigue luchando para volver a jugar al baloncesto.

“Tras el partido de Final Four ante el AEK tuve que volver a operarme porque me lo había vuelto a romper. El tendón de Aquiles estaba mal, y a los 15 días empecé a notar dolor y a tener fiebre. Las pruebas mostraron que tenía una infección”, ha confesado Antelo. “Estuve como 4 meses con la infección, casi sin poder moverme. No podía salir de casa, ni sudar. Es una lesión muy complicada, y no me planteo otra cosa que ir día a día. No pongo plazos”.

José Ángel Antelo aún no tiene fecha para regresar, pero asegura que mantiene intactas las ganas de seguir trabajando para conseguirlo:

“Todos los días, de 9 a 14, trabajo para volver: piscina, fisioterapia y gimnasio. Tengo muchas ganas de luchar, porque tengo el no, pero quiero ir a por el sí. No quiero pensar más allá del día a día. Dependo de mi recuperación, y a partir de ahí ir poco a poco”, ha reiterado el capitán del UCAM Murcia.

Hace unos meses el equipo murciano realizó un reportaje en el que el propio José Angel Antelo habla de la lesión y de su esfuerzo para volver:

“Justo en el momento de la lesión sentí como que perdía la sensibilidad en el pie y me caía. Era una sensación muy, muy extraña porque no sentí dolor. Sentí que el pie me fallaba. Me puse de pie incluso, intenté seguir, pero notaba como que el pie estaba dormido”.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)