BASKET FEBEstás viendo//'Algo se mueve al sur del país': La meteórica ascensión del Covirán Granada
‘Algo se mueve al sur del país’: La meteórica ascensión del Covirán Granada

‘Algo se mueve al sur del país’: La meteórica ascensión del Covirán Granada

El 27 de abril de 2012, el CB Granada jugaba el último partido de su dilatada existencia. Sumido en una profunda crisis económica e institucional, el cariñosamente conocido como ‘Cebé’ certificaba ese día, ante el filial del Unicaja, su descenso a la LEB Plata. Pocos días después, la entidad desaparecía, dejando al baloncesto de la ciudad de la Alhambra completamente huérfano de un referente en la elite. Sin embargo, lo sucedido desde entonces es una de esas historias que reconcilia al aficionado al deporte con la más pura esencia del mismo. Un camino tan frenético como romántico que, solo una década más tarde, devuelve a Granada a la elite de la canasta española.

Revisen las hemerotecas, mas no encontrarán muchos casos como el siguiente. Renacido como el Ave Fénix que ilustra el escudo de la actual Fundación CB Granada, la pelota bota más fuerte que nunca a orillas de los ríos Genil y Darro. Cuatro ascensos en diez años, se dice pronto. Desde 1ª Nacional hasta la Liga Endesa, palabras mayores. Todos los saltos en la cancha, nada de compras de plazas, y con el mismo entrenador en el banquillo: Pablo Pin. Lo logrado por el joven técnico granadino deja atrás otras progresiones para el recuerdo, como la de Alejandro Martínez en el Canarias, Txus Vidorreta en Bilbao o Rubén Perelló en el ‘milagro’ de Almansa. Es 2022 pero el idealismo existe. Créanselo.

El triunfo rojinegro es el del sentido común. El del equipo que huyó de revoluciones hace un año tras quedarse a cuarenta minutos de un ascenso que hoy ya es una realidad. Entonces, el batacazo en el tercer partido ante el Breogán emborronó una campaña brillante entre todas las vicisitudes de la pandemia. Lejos de hacer una limpia que hubiera sido tan efectista como innecesaria, el club mantuvo a siete jugadores de cara a esta temporada, además de al grueso del cuerpo técnico, con algún retoque. Las bases estaban puestas y solo había que verlo, por mucho que doliera no haber competido ante los lucenses en el ‘día D’.

Y así, sin una palabra más alta que otra, huyendo casi siempre de cualquier favoritismo -por evidente que fuera el potencial de la plantilla- el Covirán ha labrado su camino para culminar el retorno de Granada a una ACB que hace diez años se veía en la ciudad como un hermoso recuerdo y desde luego como un lejanísimo futuro, acaso improbable, con el que costaba trabajo ni tan siquiera soñar. En aquel verano de 2012, la Fundación CB Granada no era más que la estructura de cantera del extinto ‘Cebé’, hasta que en el mes de agosto Pablo Pin y el presidente Óscar Fernández decidieron que era buena idea competir al menos en la 1ª Nacional.

El resto es historia. Un primer ascenso a EBA ante un rival provincial, el Baza. Un segundo a LEB Plata por obra y gracia del advenimiento de un Jesús Fernández recién retirado del profesionalismo y que bajó a la tierra de la EBA para dominar cada partido. El tercero a Oro, en Pamplona -ya jugando en el Palacio de los Deportes y con una afición que empezaba a moverse en masa-, rubricado con un recordado triple de Eloy Almazán, el granadino que nunca pudo jugar en su casa hasta que casi se acercaba la retirada, pero que llegó justo a tiempo para grabar su nombre en el libro de oro del baloncesto local.

El último llega en la LEB Oro más mediática de los últimos años. La del ‘Estu’, la de Marc Gasol. En adelante, y para siempre, la del Covirán. 8393 espectadores el día del ascenso ante el Almansa. El virus del baloncesto inoculado otra vez en la ciudad. Y un cántico con todo el significado, que se empezó a escuchar en 2012 en el Veleta: “¡Volveremos a ser grandes, volveremos a ACB!”. Parecía mentira, pero sí: algo se movía al sur del país. Hablamos con su entrenador, Pablo Pin, para entenderlo:

Así que todo surge a la carrera en 2012 para competir en 1ª Nacional

Sí, lo sucedido era implanteable. El equipo se sacó tomando un café. Le pedí al presidente un equipo para jóvenes de cantera junto a algunos veteranos. La idea era que esos chavales que se quedaban ‘colgados’ tras desaparecer el CB Granada pudieran seguir jugando. Sin más pretensiones. Que hubiera una referencia para los niños de cantera. Hemos crecido muy rápido.

Lo siguiente, la Liga Endesa, se dice pronto. ¿Disfruta o ya piensa en lo que viene?

Sí disfruto, porque además es obligatorio hacerlo en una profesión como esta cuando las cosas salen bien, porque no sabes cuándo te van a volver a salir así. Pero tenemos un chip metido que siempre piensa en lo que está por venir. La cabeza siempre funciona.

Cuatro ascensos, curiosamente este el único firmado en Granada

Fue especial poder vivir esas noches del Palacio que yo he vivido como niño con mi familia. Cuarenta minutos antes ya estaba lleno, dos horas antes había gente en los alrededores… fue un ambiente de baloncesto muy intenso.

Los ‘playoffs’ de la LEB pintan salvajes, ¿alivia verlos desde casa?

Cuando volvíamos de Cáceres tras el último partido hablábamos de los cruces y…¡Uff! Valladolid jugará contra Estudiantes con siete victorias seguidas, Coruña ha mejorado (resopla)… Va a ser muy intenso. Hay varios equipos que, por proyecto, apuestan fuerte y va a ser muy igualado. Es una liga muy dura y cualquiera va a tener que sudar mucho.

¿Cómo ha sido esta temporada con Estudiantes o Marc Gasol en Girona?

Estos proyectos hacen mucho más grande la liga. Son dos focos muy grandes que la han puesto en boca de mucha gente. En Huesca, cuando fuimos, había un cartel para abonarse a la segunda vuelta porque tenían esos dos partidos. La liga se lo merece porque hay un alto nivel. A nosotros creo que nos ha venido bien porque hemos jugado ‘la liga de Estudiantes’ o ‘la liga de Gasol’ y hemos ido un poco de tapados. Además, ganar en Girona, con Marc jugando 33 minutos, nos dio mucho. Jugamos muy bien, muy preparados mentalmente y nos dio un plus de confianza.

¿Había ganas de que Granada volviera a la elite?

He notado el cariño, como que somos un club que cae bien. Hay mucha gente que se acuerda del CB Granada. De Borchardt, de Gianella… Era un equipo que gustaba y que durante tiempo hizo las cosas bien. Lo hemos percibido, también porque mucha gente conoce nuestra historia, de empezar en 1ª Nacional, solo con ascensos deportivos en la pista, al principio con todos sin cobrar… Es algo romántico y creo que a la gente le gusta porque lo hemos notado.

¿Listo para ser el entrenador más joven en la Liga Endesa?

Tengo contrato y ahí estaré. Es otra dimensión, está claro, pero confío en el trabajo que llevamos tiempo haciendo. ¿Por qué no podemos optar a establecernos y a ser competitivos? Hay que ser ambiciosos.

Ejerce además como director deportivo. ¿Tiene una plantilla en la cabeza?

Tenemos una base de jugadores que mayormente continuarán, como siempre en nuestra historia. Los primeros pasos están siendo para la inscripción, crear el presupuesto… Pronto avanzaremos en la dirección deportiva, pero ahora mismo estamos en eso.

Porque lo de salir en ACB ni se duda…

No, no. El estar tan cerca el año pasado hizo que el club avanzara cosas y fuera trabajando en ello. No tengo ninguna duda de que lo vamos a tener todo listo y estaremos en ACB.

¿Cuándo llegue ese primer partido notará algo especial?

Seguro. Pero lo serán todos los partidos. Nos lo tenemos que tomar como un reto pero buscando disfrutar de una liga que nos hemos ganado. Y habrá que tener la cabeza fría… vendrán muchas emociones pero en este trabajo hay que tener un punto de frialdad.

Fotos: Fermín Rodríguez | FCBG

 

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)