Duras palabras de Marcelo Nicola tras el descenso del GBC a la LEB Oro. Se sincera y da su versión

Duras palabras de Marcelo Nicola tras el descenso del GBC a la LEB Oro. Se sincera y da su versión

El entrenador del Acunsa GBC, Marcelo Nicola, se ha sincerado en una espectacular entrevista con Yon Cuezva en Radio MARCA Donosti en la que ha hecho balance de la temporada y ha dado su versión de la situación del equipo tras el descenso a la LEB Oro, con algunas reflexiones duras, sinceras e interesantes de una temporada complicada.

Escucha aquí la entrevista completa:

https://twitter.com/RMDonostia/status/1400073512283480066

No has hablado desde el descenso…

La realidad es que nadie me lo ha pedido, sois los primeros

Sigues en Donosti?

Sí, sí. Sigo por aquí.

¿Cómo estás? ¿Has hecho ya reflexión o piensas en futuro?

Dándole vueltas a las cosas, viendo lo que hemos hecho bien, lo que hemos hecho mal, lo que se puede cambiar… Lo que estaba en nuestra mano, lo que no… Un poco de balance y valoración de lo que ha sido la temporada. Aprender para el futuro y hacer caso de lo que ha ido bien.

Todos sabíamos la realidad de cómo iba a ser la temporada, pero no sé si te deja un poso amargo el final, en haber competido un poco más

Quizá lo que más mal sabor de boca me ha dejado es que en algunas circunstancias, hayamos creado una auto presión excesiva, no entiendo por qué, y en segundo lugar, eso ha provocado que no hayamos creído más en que lo podíamos hacer. Esto no quiere decir que lo fuéramos a hacer, que hubiésemos ganado más partidos. Hablo de la manera de competir, de luchar, de estar en el campo y disfrutar el camino, disfrutar de lo que era la temporada. No quiero decir que con menos autopresión hubiesen llegado más victorias, pero sí menos angustia en algunos momentos.

Al equipo con menos presupuesto no se le podía acabar ser, no sé, terceros. Pero sí has insistido en esa fragilidad mental. ¿Cómo explicas por qué se han ido muchos partidos desde el inicio?

Es una cuestión de juego, obvio, por diferencia de talento y presupuesto. Eso era evidente y en eso no podíamos meter mano. Pero sí creo que el equipo tenía que haber sido más positivo. Haber creído más en nosotros mismos, jugar con menos presión. Desde el discurso del principio, en la primera charla que di al equipo, ni yo ni el club pusimos una presión excesiva o injusta. O se les pidieron cosas que sabíamos que iban a ser difíciles. Se les pidió motivación para construir algo todos juntos y creer que podíamos darle un disgusto a alguien. Que hubiese sido divertido ser un ‘pain in the ass’ para algunos equipos. No por desafiar a nadie, sino por divertirnos. Haber conseguido ser un dolor de muelas hubiera sido muy divertido. Llegar con opciones al último partido, con los equipos que había abajo, hubiera sido extremadamente divertido. Independientemente de todas las excusas, los hechos: equipo hecho tarde, poco dinero… Todo vale, pero a mí no me vale.

En la temporada del ascenso no hablaste del ascenso y en esta no hablaste del descenso. No pusiste un objetivo. Pero, ¿no sé si estás descontento por cómo han encajado las piezas o por el rendimiento individual de algunos jugadores, que tenían una oportunidad esta temporada en Liga Endesa?

La palabra no es descontento. El trabajo ha sido duro. Desde fuera puede parece una cosa, pero puedo asegurar que no podéis imaginar cómo ha sido la temporada. Covid, equipo hecho tarde, jugadores que llegaron 3 días antes del primer partido… Tuvimos suerte y profesionalidad de no tener apenas positivos. Es estar triste y frustrado por no haber aprovechado la oportunidad. Está claro que algunos jugadores no entendieron el mensaje y no consiguieron ponerse esa capa de Superman para haber desafiado al mundo sin miedos. En cambio creo que algún jugador ha dejado pasar una oportunidad importante. Pero es lo que hay. Tú esperas una cosa y no sabes cómo van a reaccionar algunos como jugadores, como personas o como grupo.

Si te pregunto por nombres… ¿Jan Span? ¿Magarity?

Span yo creo que ha perdido una de las mejores oportunidades de su vida. Él estaba en crecimiento en su carrera, por haber jugado en Eslovenia, Alemania, y tenía la posibilidad de entrar en la Liga Endesa con los mandos y la batuta y creo que no lo ha aprovechado. Ha sufrido la presión, la exigencia, y que no supo ponerse a competir. A chocar y a pelear. Demostrar a todos que es capaz de competir a este nivel. Que igual lo es, pero este año no lo ha demostrado. Dio señales positivas en la pretemporada y luego desapareció.

Magarity es diferente. Más o menos lo mismo, pero no tenía tanto peso específico en el equipo como el base, y segundo porque tuvo una temporada bastante condicionada por las lesiones. Primero fue el hombro. También la rodilla. Luego la muñeca desde diciembre. Eso le condicionó el juego, su cabeza y no aceptar el rol de que tenía que salir del banquillo. Pero cuando fue titular su rendimiento tampoco fue el adecuado.

Pero no parecía un grupo de mercenarios, parecía un grupo sano, que trabajaba. Se veía buen ambiente entre ellos.

No estoy de acuerdo contigo. El grupo era sano, eran amigos, ok. Me parece bien. Pero aquí se trabaja y esto es profesionalismo. Hay que luchar, competir. Todos los días, en los entrenamientos. Que seamos todos amigos y nos echemos risas, me parece bien. Pero luego hay que jugar. Amigos y compañeros, somos. Pero en el trabajo hay que luchar, decir las cosas a la cara, aceptar cuando te las dicen, y querer ser mejor.

Tú has estado ahí. Esto suena a poso profundo de decepción

No es un poso. Es que creo que se podía haber hecho más. En el día a día el esfuerzo físico, las ganas y el buen ambiente, bien. En cuanto a competitividad, querer crecer, ser más cabrones todos los días, pues no. No estoy a gusto. Hay que ser más cabrones en el día a día para que el equipo mejore. Hay que aceptar las críticas. Esto es personalidad, actitud, ser maduro como persona y profesional.

¿Y esto te ha generado un punto de fricción con ellos?

Claro. Sobre todo desgaste. El hecho de que tenga que estar todos los días empujando al equipo para que compita en los entrenamientos, que sean más duros y quieran luchar…. No hablamos de un equipo con un grandísimo nivel de talento. Entonces si tú no compites cada día por querer ser mejor tú que el que tienes delante, se complica la historia. Si el entrenador y el staff tiene que estar encima de cada uno, empuja, defiende, choca… complicado. Pierdes energía en cosas que no tienes que hacer y acabas perdiendo la posibilidad de mejorar en otras cosas.

¿Con quién si estás contento?

Ha habido jugadores que han dado los mínimos esperados. Otros han dado más de lo que se preveía en verano. Y eso también pueden ser señales positivas o negativas.

¿Hay algún punto de autocrítica tuyo?

Sí, claro. Todos nos equivocamos. Quizá a veces he pretendido cosas de jugadores que no eran capaz de dármelos. Esto hace que al seguir insistiendo y apretando he creado una presión excesiva. Pero me cuesta, por mi carácter, asumir que un jugador no pueda hacer ciertas cosas y sobre todo, que no las intente. Si no te salen las cosas, intenta luchar, competir… Nadie es mejor que nadie en las ganas, en chocar, en querer empujar. Uno puede ser más grande, pero intentalo. Si intentas coger un rebote a Tavares, ok, pero al menos intentalo. Eso sí lo puede hacer cualquiera.

En esta difícil relación que nos estás contando, ¿qué te decía el presidente? Desde que se lesionó Echenique, quedó claro que no se iba a fichar fuera…

Hay dos cosas. El equipo siempre se puede mejorar. El Efes que gana la Euroliga se puede mejorar. Ningún equipo es perfecto. Pero cuando me caso con el proyecto, lo acepto con todas las condiciones. Si el club dice que no se puede fichar, pues es lo que hay. Intentaremos mejorar para llevar al equipo al límite. Pero creo que en algunos momentos no hemos llegado al límite de lo que podíamos dar. Eso no quiere decir que hubiéramos ganado más partidos. Pero quería llevar al equipo a su límite. Como lo hemos hecho en ciertos momentos, en los que mostró que podía competir, comerse a un Valencia… Esa era la actitud que yo quería. No entiendo por qué hubo veces en partidos  o dentro de partidos en los que hubo bloqueos y los perdimos.

¿Cuándo es la última vez que has hablado con el presidente?

Hablo con él todas las semanas, de todos los partidos.

¿Te ha planteado seguir?

De eso no hemos hablado. Tienen que hablar entre ellos, decidir qué proyecto tienen y hablaremos. Dependerá del proyecto.

¿Qué necesitas para seguir?

Un proyecto con ambición de volver a subir, como fue hace dos años. Estuve en LEB y el proyecto tenía ambición. Quiero que sea algo serio, con ganas de crecer y mejorar.

¿Crees que los jugadores de Guipuzcoa pueden seguir?

Hablando claro. Xabi Oroz ha dado un rendimiento importante, más de lo que hubiésemos esperado. Eso tiene una lectura positiva porque es bueno que haya dado ese rendimiento. Pero tiene una lectura negativa que puede ser que haya tenido que darlo porque otros jugadores hayan faltado, como hablábamos de Span. Xabi lo importante ahora es que se recupere. Tiene personalidad, da siempre el máximo, da actitud y eso es importante. Julen Olaizola sabía cuál era su rol, lo aceptó, a veces también tuvo más participación de lo esperado por lesiones o rendimiento no adecuado. Es un jabato, un luchador y un competidor. La situación de Mikel Motos es más compleja. Su temporada ha estado muy condicionada por la lesión, que le tuvo 5 meses fuera, de agosto a diciembre. Eso te marca toda la temporada. Le costó entrar en la rotación. Su actitud siempre ha sido buena, pero su trabajo diario estaba condicionado por esa lesión. En enero y febrero seguía con molestias. Luego con los roles repartidos era complicado dar espacio a otros.

¿Crees que te van a ofrecer seguir?

No tengo ni idea. Preguntadle a él.

¿Crees que Germán Cea va a seguir? Suena a año de cambios

No tengo ni idea. Yo entreno. No me pongo a juzgar ni a valorar que no están en mi mano. Tengo buena relación Nacho, también con Germán. No hay ningún problema con ninguno de los dos.

Agradecerte tu sinceridad en este rato de radio

Durante el año soy más parco en palabras, me es más complicado hablar. Cuando acaba la temporada, echamos cuentas. Es lo que siempre hago. A veces ser directo suena áspero, pero es como soy.

Foto:

acb Photo / O. Araujo