Dudas y certezas del descenso del Movistar Estudiantes a la LEB Oro

Dudas y certezas del descenso del Movistar Estudiantes a la LEB Oro

El descenso del Movistar Estudiantes ha sacudido la Liga Endesa, en un final de temporada agónico que ha acabado con el desenlace de la salvación de RETAbet Bilbao Basket y la caída del Movistar Estudiantes a la LEB Oro tras no sumar victorias desde marzo. Ahora, se plantea un escenario nuevo para ellos, pensando en la segunda categoría del baloncesto español. Analizamos dudas y certezas de este descenso y de lo que supone.

¿Se consumará esta vez el descenso del Estu?

Sí debería. Este año solo sube un equipo desde la LEB Oro y, a diferencia de lo que sucedió en los anteriores descensos del Estu no consumados, tras el cambio de normativa para acceder a la Liga Endesa los equipos de LEB Oro implicados en playoffs deberían poder ejecutar su ascenso. En 2012 y 2016 no se ejecutaron los ascensos tras el descenso del Estu. En 2020, cuando el Estu marchaba en puestos de descenso, no se produjeron bajadas de categoría por la pandemia ya que no se pudo terminar la temporada regular. Ahora el descenso a la LEB Oro parece inevitable.

¿Es viable el futuro del club? ¿Habrá cambios profundos?

Movistar ya ha confirmado que continuará con su apoyo y patrocinio al equipo colegial, lo cual es un paso capital para la continuidad del  club, pero lógicamente el escenario es distinto. Hablamos de un club con una profunda estructura de cantera y la reducción de ingresos con el descenso será importante. Este jueves hay convocada una rueda de prensa para valorar el descenso en la que se podrá ir conociendo más información y si hay algún cambio en la directiva o en puestos ejecutivos.

Veremos también qué sucede con el banquillo colegial, hasta ahora ocupado por Jota Cuspinera tras la destitución de Javi Zamora. El contrato de Cuspinera tenía opciones de renovación en función de objetivos que, obviamente, no se han conseguido, por lo que ahora no tendría vinculación para la próxima temporada.

¿Dónde podría jugar en LEB Oro?

Jugar en el WiZink Center, que es una instalación que pertenece a la Comunidad de Madrid, supone un coste al Movistar Estudiantes que habrá que ver si es asumible en LEB Oro. El Magariños, tras las últimas reformas, tiene un aforo pequeño, aunque tampoco está claro . El panorama no es sencillo. En 2017 ya jugaron en Torrejón de Ardoz, en el pabellón Jorge Garbajosa, partidos de la BCL. ¿Otra opción? El Madrid Arena, situado en la Casa de Campo, donde también jugó en su día el Estudiantes y que es un recinto con muy poca actividad en la actualidad. Este, en cambio, pertenece al Ayuntamiento y no a la Comunidad.

¿Se mantienen los contratos actuales?

Este es otro de los puntos delicados del descenso. Porque puede cambiar en función del tipo de contrato que tengan uno u otros jugadores. Es decir: automáticamente no todos los jugadores quedan liberados por el descenso. Pueden tener diferentes condiciones firmadas. Y habrá jugadores firmados con cantidades que será complicado que se puedan asumir en LEB Oro. Solucionar esto es otra de las tareas pendientes.

De los jugadores con contrato, habrá que ver qué sucede con los grandes talentos jóvenes del Estu (Rubén Domínguez, Dovydas Giedraitis, Nacho Arroyo, Adam Sola, Alderete, Gilad Levy), si se decide construir sobre ellos la columna vertebral del equipo, y ver cómo se resuelve la situación con jugadores con contratos importantes como Víctor Arteaga o Edgar Vicedo. El otro jugador con contrato para la próxima temporada, cuya situación también tendrán que ver cómo se resuelve, es Edwin Jackson.

¿Cómo podría ser la plantilla en LEB Oro?

El sentido común dice que este descenso puede ser una forma de recuperar la identidad de cantera y aprovechar para jugar con jóvenes talentos salidos de la prolífica cantera de Magariños. Y sí, es una forma de afrontarlo. Pero la realidad tampoco es tan sencilla. La LEB Oro es una categoría muy dura, exigente y con nivel y jugadores experimentados. Los equipos que la han dominado recientemente han tenido plantillas completas, compensadas y con jugadores veteranos que saben lo que hacen.

¿Cómo será la LEB Oro del año que viene?

A diferencia de este año, en el que solo subirá un equipo, la próxima temporada la LEB Oro recupera el formato de final a cuatro y dos ascensos. Uno para el campeón de la liga regular y otro para el campeón de la Final Four, que se disputa a un partido con formato de semifinales y final. La LEB Oro volverá a contar con dos grupos en la Primera Fase y otros dos en la Segunda. Subirá el campeón del Grupo de Clasificación al final de la Segunda Fase. Se vuelve a los cuartos de final en playoff de cinco partidos, y una Final Four disputada en un fin de semana con la segunda plaza de ascenso.

¿Qué pasará con el filial y su ascenso?

El filial del Movistar Estudiantes acaba de conseguir el ascenso a LEB Plata. Un logro deportivo importante que, en este contexto, supone un condicionante más. Competir en LEB Plata acarrea más gastos y en esta situación, habrá que ver si el club opta por renunciar a esa plaza en Plata.

¿Y con el femenino?

Una sacudida de estas características afecta a todos los estamentos de un club y en Estudiantes el equipo femenino estaba en una clara línea ascendente, después de acabar la liga regular en 5ª posición (solo tras Perfu, Valencia, Girona y Gernika), un lugar que les otorgaría plaza en competición europea. Una posibilidad que ahora puede estar en riesgo ante la nueva situación institucional.

Foto: acb photo/J Pelegrin