Fernando Martín, el chambergo verde y las lagrimas de Biriukov