EUROCUPEstás viendo//Xabi López-Arostegui: el futuro ya está aquí, por José Manuel Puertas
Xabi López-Arostegui: el futuro ya está aquí, por José Manuel Puertas

Xabi López-Arostegui: el futuro ya está aquí, por José Manuel Puertas

Recuerdo a un chaval muy largo y con buen manejo de balón, pero que quizá pecaba de un carácter demasiado fuerte y a veces se iba de los partidos. Viendo al actual Xabi López-Arostegui jugar, se hace difícil entender que la descripción que abre este texto haga referencia al que pasa por ser uno de los jugadores de moda en el baloncesto español. El alero del Valencia Basket, convertido en puntal de la selección española en las ventanas FIBA, tuvo una época en la que no respondía al perfil moderado que hoy enseña.

Quien habla es Prisco Fernández, presidente del Club Baloncesto Getxo cuando López-Arostegui pasó sus dos años como infantil entrenando en las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento que un día albergó el proyecto Siglo XXI, del que salieron Sergio Rodríguez, Fran Vázquez o los hermanos Urtasun, entre otros. Había llegado allí en 2009, procedente del Colegio Claret Askartza de la vecina Leioa, en una época en la que Bilbao Basket no tenía estructura de cantera consolidada, lo que permitió que, dada la idiosincrasia del baloncesto local, y ante el salto a la categoría infantil, el internacional absoluto recalara en una entidad modesta pero referente junto a la desembocadura del Nervión, que hoy cuenta con 27 equipos, 14 de ellos femeninos, y unos 300 jugadores.

En la zona, los más pequeños reparten sus primeros pasos en la cancha por multitud de colegios, siendo la edad cadete el momento más lógico para el salto al CB Getxo. Sin embargo, en el caso del alero de la Penya, todo se produjo un poco antes. “Teníamos un equipo infantil incompleto y tres chavales del Askartza nos pidieron venir, de modo que Xabi se iba a quedar un poco aislado, casi sin equipo. Como jugaban con él y le conocíamos de enfrentarnos en minibasket, les abrimos las puertas pero mandamos una carta a Askartza diciéndoles que nos gustaría que Xabi viniera también. Hubo alguna tirantez, pero la familia le interesó que Xabi siguiera su progresión con el club”, recuerda Fernández, que hoy se mantiene en el club en labores de entrenador.

Las maneras y el físico del chico destacaban sin duda a nivel provincial, pero la personalidad debía ser modulada. “En el Askartza era el mejor del equipo con diferencia y eso quizá hacía que tirase mucho y fuera un poco individualista”, evoca el entonces directivo guechotarra. “Así que le pusimos entrenadores duros que no le iban a reír las gracias, primero a uno más joven como Eneko Goitia y el segundo año otro más veterano como Jofre Burgos”, continúa.

Lo cierto es que aquella generación respondió con creces y acabó jugando en junio de 2011 un campeonato de España infantil en Lanzarote. Para entonces, la evolución del joven López-Arostegui había empezado a llamar la atención mucho más allá de las cuatro paredes del polideportivo Fadura, pese a que el crecimiento físico le trajo en alguna ocasión por la calle de la amargura, incluso hipotecando su rendimiento en ocasiones. En todo caso, cuentan que era de los que no se perdía un entrenamiento o un partido salvo causa de fuerza mayor. Antes de Semana Santa nos comentó su padre que había interés del Joventut y del Estudiantes en él, y que de hecho iban a ir unos días a Badalona, donde verían las instalaciones y le harían unas pruebas de madurez, rememora Fernández. Pronto se supo que la propuesta catalana superaba al resto, pero el plan inicial era que el chico pasara aún su primer año como cadete en Getxo. Sin embargo, su rendimiento en el citado campeonato nacional –aunque el potencial del equipo no permitió aspirar a una posición demasiado alta entre lo mejor de la cantera nacional – aceleró los acontecimientos: fue convocado por la selección u15 y el Joventut tuvo claro que, si lo dejaba un año más lejos de Badalona, correría riesgo de perderlo.

Así que la marcha del vasco de Getxo llegó antes de lo previsto, tras dos años en los que la metamorfosis forjada por Goitia y Burgos de aquel llamativo base de 190 centímetros había quedado patente. “Se convirtió en un jugador de equipo. A veces hay envidias en esas edades, pero ese año hubo muy buen rollo y él fue importante en eso. Desde luego que puso mucho de su parte y dio un cambio, demostrando que esa imagen preconcebida no era tal. Creo que, aparte del trabajo de todos, le ayudó pasar de un equipo en el que era el mejor a otro donde sí, era importante, pero había que ganarse las habichuelas porque había muchos chicos de buen nivel”, explica el entrenador.

A partir de ahí, la evolución de Xabi López-Arostegui ha sido casi exponencial. Crecimiento en la Penya, clásica maduración verdinegra vinculada al Prat y un debut en ACB ante el Real Madrid en 2017, una semana antes de cumplir los 20 años. Luego, todo ha seguido yendo a velocidad de vértigo y ahora, a los 24, estamos ante uno de los nombres que deberán sustentar el futuro del baloncesto nacional a medio y largo plazo. Jugador académico, de pocos errores y estabilidad mental, aquella rebeldía de fábrica queda ya como poco más que un pecado de juventud asociable a tantos otros adolescentes que destacan. Notable en intangibles, con gran lectura de la defensa de ayudas y buen trabajo de rebote, poco a poco le llega el momento de ser también importante en ataque.

Mientras, en el Getxo de 1ª Nacional aún se mantienen algunos jugadores de aquella generación que alcanzó el torneo nacional en Lanzarote.Para nosotros es una satisfacción que alguien del club tenga cara y presencia en los medios, pero estamos orgullosos de todos los que han pasado por aquí”. Prisco Fernández no obvia los méritos del alero del Joventut, pero presume tanto de él como de Javier Langarica, hoy en la Universidad de George Mason de la NCAA, o de cualquier otro producto de la cantera amarilla. Amor por los colores, ya se sabe.

El directivo explica que siempre daba a un consejo a los chavales del Getxo cuando iban a algún campus de esos que cuentan con nombres de postín: “ten en cuenta que vas a ver a ese jugador que tiene mucho presente, pero aquí el que tiene mucho futuro eres tú”, solía decirles. Y sonríe explicando cómo, en una ocasión uno de ellos, Xabi Arriaga, replicó así a un sorprendido José Manuel Calderón: “¡Tú tienes mucho presente, pero yo tengo mucho futuro!”.

No cabe duda de que, en el caso de Xabi López-Arostegui aquella profecía guechotarra se cumplió. El futuro ya está aquí.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)