El baloncesto se juega y disfruta en formato ‘slots’

El baloncesto se juega y disfruta en formato ‘slots’

Las máquinas tragaperras, un juego casi prehistórico, que ha sabido adaptarse a los tiempos y enganchar a las nuevas generaciones gracias a su nuevo nombre (‘slots’) y a la infinidad de opciones de juegos, entre ellos símbolos relacionados con el baloncesto. Y sí, sin necesidad de tener que jugarse unos euros.

La mezcla de los avances tecnológicos, nuevas generaciones y situación social está impulsando a los juegos online hacia un momento de verdadero dulce. La industria de los casinos online atraviesa un momento fascinante, tanto en usuarios como en desarrollo de nuevas formas de ocio, y no sólo centrado en las famosas apuestas deportivas (donde hay cabida para el baloncesto) o el aumento de partida de póker. Juegos tradicionales como las tragaperras, ahora conocidas como ‘slots’, están revolucionando el sector de los juegos virtuales. Y sí, hay una relación estrecha con el baloncesto, deporte que también tiene su versión online en modo ‘slots’. Se juega y disfruta en este formato.

Antes de adentrarnos en esa relación entre baloncesto y ‘slots’, veamos unos antecedentes interesantes de acuerdo a este modo de juego online; situando a las nuevas generaciones. Las tragaperras son una modalidad muy atractiva en las plataformas virtuales: no es necesario unos conocimientos altos del juego y sus partidas se desarrollan con cierta rapidez. Y la tecnología ha impulsado a renovar su forma de mostrarse: de las famosas frutas a otras opciones como pueda ser el mismo baloncesto, terreno que nos ocupa en este texto. Pero veamos antes una pequeña historia y evolución de un juego que ha marcado a muchas generaciones.

‘Campana de la Libertad’

Las primeras máquinas tragaperras, lógicamente, no tenían nada de tecnología virtual. De hecho, ni siquiera se sabía que era aquello de los juegos en línea. Porque el origen de las primeras máquinas tragaperras se remonta a finales del siglo XIX, cuando el inventor Charles August Frey inventó esta máquina en Estados Unidos, concretamente en la ciudad de Filadelfia. Este invento se patentó con el nombre de ‘Liberty Bell’, que traducido al español significa ‘Campana de la Libertad’. Su funcionamiento era bastante sencillo: cinco símbolos (un corazón, una espada, una herradura, un diamante y una campana de la libertad) y sus tres consiguientes rodillos giratorios. De acuerdo con el nombre y los símbolos se deduce que el premio se conseguía con las tres campanas seguidas en esa misma tirada. La partida, según los libros de la época, costaba unos diez centavos.

Símbolos de frutas

Su éxito fue tan inmediato que acabó llegando a Europa y apareciendo en numerosos locales, y no sólo salones de la época. Incluso se ubicaban en barberías. Llegado ya el siglo XX, es cuando en estas máquinas tragaperras aparecieron los famosos símbolos de frutas, merced a la inversión de la compañía Bell Fruit Company, la cual introdujo también algunos premios ‘dulces’ en lugar de premios en monedas. Estos antepasados de los ‘slots’ actuales se popularizaron rápidamente siendo uno de los entretenimientos de aquellos años. Y no fue un éxito de unos años, sino que se adaptaron al paso de las décadas y se adaptaron a los nuevos tiempos e inventos, que ayudaron a su desarrollo. Basta un dato: siguen siendo muy populares en los casinos online y es un tipo de juego que cuenta con más de 100 años de historia. Casi nada.

Saltemos unas cuantas décadas, y lleguemos a los años cuarenta del siglo pasado, fecha en la cual estas famosas máquinas tragaperras se instalaron en los casinos de Las Vegas. No sólo fue un paso más, sino que supuso una autentica revolución y competencia directa con los juegos de cartas que se jugaban sobre un tapete verde. Y, en consecuencia, las máquinas tragaperras se abrazaron a la electrónica en su funcionamiento. Y llegaron los sonidos y las luces. Y más aficionados. Y los premios crecieron y fueron más grandes. La evolución no se detuvo. Sin cambiar la mecánica del juego, las máquinas tragaperras se digitalizaron y se volvieron virtuales hacia finales de 1994. Es decir, nacieron los ‘slots’ y las nuevas generaciones se engancharon a un tipo de juego exitoso desde hace más de 100 años.

Baloncesto y nuevas generaciones

Decimos exitoso porque este juego nunca sucumbió a los avances, sino que se fue adaptando, como sucede ahora con la digitalización. Manteniendo su forma, han lanzaron nuevos juegos, entre ellos juegos de baloncesto, permitiendo a los usuarios acceder en cualquier momento y desde cualquier dispositivo merced al excelente trabajo de los desarrolladores. Las máquinas tragaperras ‘slots’ siguen viviendo una nueva época dorada.

De hecho, aparte de poder acceder en cualquier momento y a través de un dispositivo móvil, las tragaperras o ‘slots’ presenten una amplia variedad de juegos, de cualquier temática, como sucede en el deporte y más concretamente en el baloncesto. Basketball Star es una de esas opciones de disfrutar de las tragaperras sobre una cancha de baloncesto de la misma NBA; de ver cómo los aficionados (virtuales) animan y puedes disfrutar de todos los efectos sonoros relacionados con el baloncesto. Y aparte de esto, el poder disfrutar de esto en compañía de los amigos hace que esta propuesta de ocio sea aún más interesante para las nuevas generaciones, nacidas junto a un dispositivo móvil.

¿Y qué decimos de los símbolos? Éstos también han cambiado y ahora, en esos cinco rodillos, se muestran elementos puramente del baloncesto: zapatillas, camisetas, pizarras del entrenador, jugadores conocidos, medallas relacionadas con campeonatos de baloncesto, canchas conocidas y todo un sinfín de elementos relacionados con baloncesto. Las combinaciones siguen siendo múltiples y nada ha cambiado, porque en lugar de hacer coincidir los tres limones de siempre, ahora deberemos buscar hacer coincidir pizarras del entrenador o el mismo balón de baloncesto. La tecnología une al baloncesto y a un juego como las máquinas tragaperras, o ahora, como se las conoce ‘slots’. El resto ya se sabe, jugar y disfrutar y ganarse un dinero o unas partidas adicionales, porque no siempre es necesario echarse unos euros para gozar el baloncesto en los ‘slots’. Ya sólo toca adentrarte en alguna plataforma online y disfrutar una partida y otra partida más.