30 años del hombre de la bandera: la mecha que originó la bronca entre Petrovic y Divac (Vídeo)

30 años del hombre de la bandera: la mecha que originó la bronca entre Petrovic y Divac (Vídeo)

Habrá muchos aficionados al baloncesto que no puedan olvidar el 20 de agosto de 1990. Ese día, la antigua Yugoslavia ganaba el tercer Mundial de su historia. Lo hacía con una generación casi irrepetible de jugadores, venciendo a la Unión Soviética en la final por 92-75. Un capítulo de oro que rápidamente quedó manchado por el famoso incidente de la bandera. Una historia que probablemente originó la famosa bronca entre Vlade Divac y Drazen Petrovic.

Todo sucedió instantes después de que los yugoslavos ganaran la medalla de oro en el Luna Park de Buenos Aires, el pabellón argentino en el que se disputó la lucha por el título de esa Copa del Mundo. Faltaba poco para la dura Guerra de Yugoslavia, que causaría más de 130.000 muertos, y toda Yugoslavia (que incluía por aquel entonces a Serbia, Kosovo y Vojvodina, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Montenegro y Bosnia-Herzegovina) estaba pendiente de ese momento.

Un instante en el que un personaje anónimo irrumpió en el campo con una bandera de Croacia. Todo el mundo podía ver por televisión unas imágenes en las que se puede apreciar como Divac le arrebató la bandera al hincha, que provocaría odios en Croacia y honores en Serbia para el ex jugador NBA. Desde entonces, Petrovic no le volvería a dirigir la palabra, como se recoge en el famoso documental Once Brothers que en español se llama Amigos y Enemigos. Aquí puedes verlo.

En ese filme, no se menciona el nombre del hincha que aparece con la bandera, pero tal y como se recoge en Página 12, es argentino y se llama Tomás Sakic, que por aquel entonces tenía 41 años. Sus confesiones son las siguientes.

No soy croata, sino argentino hijo de croatas: nací en Rosario y en el Mundial (de fútbol) del año que viene, en el Croacia-Argentina, voy a hinchar por Argentina. Pero sí, soy el hombre que entró con la bandera croata al Luna Park. La bandera de Croacia es una cosa de familia, aunque en honor a la verdad tengo que ser honesto: Divac me arrancó la bandera y yo después la recuperé, pero no la escupió ni la pisoteó.

Que haya tironeado la bandera era una ofensa, claro, una actitud irrespetuosa, pero no la escupió. Ahí se produjo el cambio de la amistad entre Divac y Petrovic.

Entré al campo de juego cuando terminó el partido. Ya la venía preparando (su entrada) y sabía que la televisión todavía no había cortado la transmisión. Mostré la bandera con el escudo croata, en vez de con la estrella comunista, y enseguida se me vinieron unos tipos de la embajada (yugoslava) con las manos en los bolsillos. Pensé que tenían problemas. Yo estaba con uno de mis hijos, que jugaban al básquet en Huracán de San Justo. Fue complicado para mí, siempre lo voy a recordar: fue el día en que nos pusimos espalda con espalda, mi hijo y yo, cuando entró la gente de la embajada.

En la final yo no hinchaba por Yugoslavia (el rival era Unión Soviética), aunque tampoco quería que perdiera. Simpatizaba con los croatas del equipo, (Toni) Kukoc, Petrovic, Zoran (Cutura). Yo pensaba que Divac también era croata. En ese momento, cuando me agarró la bandera, me di cuenta de que era serbio. Nunca se había manifestado políticamente.

Petrovic se quedó a un costado, no quiso intervenir hasta no ver de qué se trataba, pero después le contaron. De hecho, en el documental habla el hermano de Petrovic, Aleksandar, y le responde a Divac, que había dicho que reaccionó contra mí porque la bandera de Croacia no tenía nada que ver, que había sido un triunfo de Yugoslavia y no de otro país. Pero lo que dice el hermano de Petrovic es que cómo no se iba a poder mostrar la bandera de Croacia, si Croacia formaba parte de Yugoslavia.

Si quieres ver el documental completo de Divac y Petrovic y toda la historia primero de amor y después de odio entre ambos, puedes hacerlo en este enlace.