Shane Larkin logra lo nunca visto: así explotó el jugador más en forma de Europa

Shane Larkin logra lo nunca visto: así explotó el jugador más en forma de Europa

Shane Larkin está haciendo cosas jamás vistas en la Euroliga y apunta a MVP. Partido tras partido, récord tras récord...

«El mejor jugador de Europa ahora mismo». Parece que es una frase que cuesta pronunciar a los protagonistas pese a que parezca obvio que así es. Ocurre en Anadolu Efes, el aventajado líder de la Euroliga. Shane Larkin es el protagonista, el ser de moda, el hombre al que todos vigilan, pero él se mantiene tranquilo y no se regala elogios. «Simplemente estamos jugando bien como equipo. No sería posible hacer ninguna de estas cosas sin mis compañeros, así que les doy el mérito a ellos y a los técnicos», respondía a los micrófonos de EuroLeague TV. Su entrenador, el siempre punzante Ergin Ataman, todo lo contrario: ha vuelto a asegurar que sí lo es como ya lo había hecho en anteriores ocasiones. Se entiende la modestia aunque en el caso de Shane Larkin hablemos del aspirante más claro a ser el MVP de esta competición.

El partido ante el Real Madrid disipó ya toda duda si es que había alguna. En un día en el que los dos mejores equipos de lo que va de temporada se encontraban con rachas cruzadas y toda la expectación Larkin dejó boquiabiertos a los espectadores pese a que no fue, ni de lejos, su día más acertado. El dominio de juego y situación que está teniendo de un tiempo a esta parte es abrumador. Los GMs de la Liga lo dejaron claro en sus predicciones, que son una proyección de lo que también puede pensar el aficionado medio, los jugadores (Llull, a quien se enfrentó en el mencionado encuentro, uno de los que le alaba) tampoco esconden que es el que más en forma está… Hay consenso.

Los números de Shane Larkin

La calidad no estaba en duda, pero si viene refrendada por unas estadísticas que se salgan de lo común… Es el máximo anotador con los mejores porcentajes, por no hablar que es el que marcar el ritmo del mejor equipo hoy en día. Son 21,6 puntos por partido en 29,6 minutos de media, pero está en un 56,9% en tiros de dos y en un 51,9% en tiros de tres. Sólo ha tenido dos actuaciones de menos de diez tantos y su promedio de créditos de valoración ha subido hasta 26,1.

Dejando de lado sus 49 puntos ante el Bayern de Múnich, el récord de un jugador en un partido de la Euroliga, Shane Larkin acostumbra a fallar poco para todo lo que mete. Es eficacia pura. Si lo comparamos con otros jugadores destacados es donde más sale ganando; con bases-escoltas como Alexey Shved (16,9) o Mike James (14,8) se ve una diferencia entre tiros intentados y puntos conseguidos, ya que Larkin sólo necesita 11,9 lanzamientos para conseguir la mejor marca anotadora de toda la Liga.

Es algo histórico lo que está consiguiendo. Nadie había encadenado tres menciones como MVP de la Jornada en la Euroliga y él ya va por cuatro. Su comparación temporal también le hace bien: en el completo de la 2016/17, con el Baskonia, logró 431 puntos y en el completo de la 2018/19, ya con el Efes, firmó 439; tras 20 partidos de la presente ya lleva 433, lo que contextualiza perfectamente los guarismos en los que se está moviendo ahora el estadounidense.

¿Futuro?

Pese a ser un buen jugador de rol en los Celtics, en la que fue su vuelta a la NBA tras otras experiencias menos exitosas en los Mavericks, los Knicks o los Nets, este hijo de beisbolista vio de nuevo una oportunidad para destacar fuera de su país. «Recibí muchos comentarios cuestionando mi decisión. ‘¿Por qué lo haces?’ , ‘Puedes seguir en la mejor liga del planeta’ Si te vas, no vas a volver’. Es el estereotipo de jugar en el extranjero. No está tan bien visto como debería, porque la gente no lo conoce», comentaba en una entrevista con Nacho Losilla para la web oficial de la NBA en España.

El tiempo dirá dónde vemos próximamente a Shane Larkin. Se ha garantizado una opción en el contrato que ahora tiene para poder salir el próximo verano. Habrá que ver si prefiere probar de nuevo, ahora como contrastadísimo base, en la NBA o decide continuar -mejoras de por medio- su ya relumbrante carrera en el Viejo Continente.