La anécdota no conocida de Petrovic con un periodista: se mandaban cartas

«No hablábamos de nada raro, simplemente de cosas familiares y de la vida».