Las reflexiones de Amaya Valdemoro sobre la necesidad de salvar el basket de formación

Las reflexiones de Amaya Valdemoro sobre la necesidad de salvar el basket de formación

Son reflexiones de una de las grandes jugadoras de este deporte. Y ahora Amaya Valdemoro lo tiene claro: hay que intentar recuperar como sea el baloncesto de formación en nuestro país en una situación tan delicada como la que estamos viviendo todos. Amaya Valdemoro, embajadora de Betfair, atendió a Gigantes en un encuentro organizado por la marca para compartir sus sensaciones:

«No concibo la vida sin deporte. Y es curioso, porque los meses que hemos estado encerrados en casa recordaba asignaturas de las que llamaban ‘marías’: música, deporte y pintura. Y es justo lo que estábamos haciendo todos. El ejercicio libera tensión, nos evade de los problemas… Hay que ir partido a partido porque ahora la vida es así. No sabemos qué va a pasar mañana. Lo que está claro para mí es que hay que encontrar una solución para que se siga haciendo deporte de base. Es salud. No podemos privar a unas generaciones de estar dos años sin deporte. Y no digo ya aquellos y aquellas que tengan el talento para poder llegar a ser jugadores. Hablo de la sociedad en general»

«Ha habido jugadores y jugadoras jóvenes a los que les había convocado por primera vez una selección o que iban a jugar un campeonato autonómico. Y eso no lo van a tener. Yo uno de los recuerdos más bonitos que tengo de mi carrera era un Campeonato que jugué en Vitoria y se llamaba campeonato pasarela. Son experiencias que te forman y se quedan. ¿De qué nos alimentamos cuando somos pequeños? De sueños. Y esos sueños cuando somos pequeños y jugamos es ir a una selección o jugar un campeonato»

Jugar en burbujas y sin público

«A todos los que nos gusta el deporte no entendemos el baloncesto sin aficionados. En esta situación global y mundial nos toca arrimar el hombro y seguir los protocolos. Creo que poco a poco se irán llenando los estadios y mientras nos queda disfrutar del deporte en televisión. Esto nos ha cambiado la vida a todo»

«Una vez allí, cuando empieza el partido, la sensación que me da es que están dando el 100% todos los jugadores. Sí que he notado que desde la fase final de Valencia los jugadores están menos expresivos. Porque es que se oye todo. Y estamos viendo una parte del deporte que antes no veíamos. Cómo interactúan y cómo dialogan con los árbitros. Puedes ver mejor la personalidad de los jugadores. Se nota mucho más sin público»

El resurgir de la Liga Femenina Endesa

«Me da envidia que las infraestructuras masculinas apuesten por el femenino y eso le dé un empaque a la liga. En la lucha por la igualdad necesitamos la ayuda del hombre, al igual que pasó en su día en la WNBA. En mi época no había tanto éxodo de jugadoras porque la liga tenía muy buen nivel. Cuando me retiro se vivió un vacío horroroso. Que la jugadora nacional vuelva y le dé calidad es muy importante. Es con lo que se identifica el aficionado»