March Madness: Se cargan al campeón, a un favorito, Luka Garza se sale y el COVID protagonista

March Madness: Se cargan al campeón, a un favorito, Luka Garza se sale y el COVID protagonista

Wildcats y Bobcats han sido los grandes protagonistas de la segunda jornada del March Madness. Guiados por el extrovertido Jason Preston, que rozó el triple-doble con 11 puntos, 13 rebotes y 8 asistencias, la universidad de Ohio derrotó a Virginia, vigente campeón. Y en el último partido de la primera ronda, la pequeña universidad de Abilene Christian, presente en la División I de la NCAA desde 2014, dio su enorme campanada eliminando a Texas, una de las grandes candidatas a estar en la Final Four. Sorpresas gigantescas en un segundo día marcado también, desafortunadamente, por la COVID-19, con la eliminación directa de VCU tras la presencia de numerosos positivos en su plantilla. 

Abilene Christian Wildcats (#14) 53 – Texas Longhorns (#3) 52

Tras dos días de torneo, los brackets de todo aficionado al baloncesto universitario han quedado ya reducidos a cenizas. Y su último culpable fue, además, el último partido de una primera ronda que nos ha regalado momentos para la historia del March Madness. La pequeña universidad de Abilene Christian, situada en el corazón del estado de Texas, consiguió el primer triunfo de su historia en un March Madness. Algo ya muy reseñable, pero no hay que olvidar un importante detalle. Y es que los Wildcats disputaban tan solo su segundo partido en un torneo final… tras llegar a la División I de la NCAA en 2014. 

Partido bronco, trabado y feo. No vamos a engañar a nadie. Algunas veces, las historias más mágicas son, a la vez, difíciles de saborear. Pero esta es la realidad competitiva de Abilene Christian, un equipo de tintes defensivos que llegaba al March Madness con la vitola, además, de ser el bloque que más balones hacía perder a sus rivales, superando los 20 por encuentro. Una perfecta trampa mortal para un equipo tan exuberante a nivel físico como irregular en su juego. 

Los Texas Longhorns, el equipo por excelencia del estado, no pudieron superar en ningún momento la durísima batalla que su oponente le brindó. 23 balones perdidos, 7/20 en triples y una sensación de inferioridad durante casi los 40 minutos, pese a lo que pudiera dictaminar el marcador. Solo así uno puede explicar qué pasó tras un triple de Andrew Jones a 16 segundos del final que devolvía la ventaja a Texas después de minutos y minutos por detrás. 

Ataque pausado, estudiado y colectivo. Gran penetración del pequeño Damien Daniels, taponazo de Kai Jones e impagable esfuerzo de Joe Pleasant para ganar el rebote y sacar una falta. Su 58,5% de acierto en la línea esta temporada, una anécdota. Dos tiros limpios y perfectos. Sin titubear. Sin perder la concentración. Sin conocer el miedo. Y es que solo así, se entra en la historia. 

¡Adiós a la campeona Virginia: noche mágica para Ohio y Jason Preston! 

Ohio Bobcats (#4) 62 – Virginia Cavaliers (#4) 58

De un simple vídeo en Twitter… a ser el nombre propio de un torneo con millones de aficionados. Jason Preston, base de la universidad de Ohio, se llegó a plantear dejar el baloncesto en el instituto ante la falta de oportunidades futuras, hasta que publicó un vídeo suyo con highlights en la red social. Un hecho que le acabó llevando a vestir la camiseta de Ohio, una de las dos universidades que mostraron su interés en ese desconocido. Tres años más tarde, la confianza de los Bobcats en su talento ha dado sus frutos. Con 11 puntos, 13 rebotes y 8 asistencias, Jason Preston se convirtió en el nombre más pronunciado en el segundo día de torneo. Y es que no se elimina al vigente campeón todos los días… 

En sus últimas tres presencias en el March Madness, Virginia no ha dejado indiferente a nadie. De caer derrotados de forma incomprensible ante UMBC (única victoria de un número 16 en la historia del torneo) a levantar el título apenas un año más tarde. Una vez más, los Cavaliers se toparon con la temida cruz y dijeron adiós al campeonato en su primer día de competición. Los de Tony Bennett, lejos de ser el equipo campeón de hace dos temporadas, ofrecieron una de sus peores versiones, especialmente desde la larga distancia (8/31 en triples) y fueron casi siempre a remolque psicológicamente de una Ohio que nunca dejó de creer. 

Y cuando más apretaba el tiempo y el marcador, Preston encontró un aliado perfecto en la figura de Ben Vander Plas, cuyos diez puntos consecutivos dieron la vuelta a un encuentro que parecía tener un guion muy distinto. Un impulso definitivo para generar pánico en una Virginia que ya nunca más supo recuperar su compostura. Ni el esfuerzo final de Trey Murphy y Jay Huff cambió el destino del partido, que quedó en manos de un Jason Preston que mostró una personalidad y calma impropia de su edad y del momento. Y es que así empiezan muchas de las grandes historias. ¿Quién sabe si, dentro de unos años, nos acordaremos de esta cuando Preston esté entre los mejores en la NBA? Su nombre ha quedado ya escrito en la libreta de muchos scouts. Así de caprichoso es el March Madness, algo más que un simple torneo: un creador de leyendas. 

La COVID-19 impacta con fuerza: Oregon, clasificada sin jugar

Siempre fue una posibilidad y, desafortunadamente, ha sucedido. El partido que debían jugar Oregon y VCU acabó suspendido automáticamente por la NCAA, ya que, según el protocolo COVID del torneo, los Rams no estaban en disposición de jugarlo tras dar positivo en los tests varios integrantes de su plantilla. Es la primera suspensión de esta edición del March Madness, que se juega de forma íntegra en el estado de Indiana, con presencia en la grada de un 25% del aforo total del pabellón. 

Este es el primer caso grave con el que tiene que lidiar la organización, aunque ya anteriormente varios equipos participantes anunciaron positivos puntuales, perdiéndose algunos jugadores este primer fin de semana de torneo al estar en cuarentena. 

Evan Mobley y Luka Garza, brillando desde el primer día. 

Gran actuación de las dos estrellas en su debut en este March Madness. Evan Mobley, uno de los candidatos al número uno del próximo Draft, lideró el triunfo de USC ante Drake, firmando 17 puntos, 11 rebotes y 3 tapones. Unos fantásticos números que incluso superó Luka Garza. En su estreno con Iowa, el interior se fue a los 24 puntos y 6 rebotes, luciendo muñeca con 4 triples. 

Menos fortuna tuvieron Scottie Barnes (Florida State) y James Bouknight (Connecticut). Barnes firmó una actuación muy discreta (4 puntos y 4 rebotes) en la victoria de sus Seminoles ante UNC Greensboro, mientras que Bouknight no tuvo su mejor día (15 puntos y 6/16 en TC) y no pudo evitar la derrota de Connecticut ante Maryland (63-54). 

———————————–