NCAA (II). Pitino busca su sexta Final Four

NCAA (II). Pitino busca su sexta Final Four

Autor: Fernando Martín

Tres entrenadores de prestigio buscan resultados acordes con su categoría. Rick Pitino (Louisville), Billy Donovan (Florida) y Mike Krzyzewski (Duke) siguen dirigiendo a tres universidades que rindieron por debajo de sus expectativas el año pasado; en éste han de dar otra imagen. ¿Hasta dónde pueden llegar? Los Cardinals de Pitino son los que reúnen un grupo de jugadores más equilibrado, con un quinteto titular versátil y un banquillo que puede aportar mucho. Gators y Blue Devils está liderados por dos de los mejores jugadores blancos de la NCAA: Calathes y Singler. Atención especial también a la reconstrucción de los dos finalistas del año pasado, Kansas y Memphis. Dura resaca para ellos.

Hace unos meses Louisville se quedó en el último paso antes de la Final Four al cruzarse con North Carolina, y aunque ha perdido jugadores importantes, mantiene una rotación muy sólida de ocho o nueve jugadores que puede llevar a Rick Pitino a jugar su sexta F4, segunda con los Cardinals tras la de 2005. El potente freshman jamaicano Samardo Samuels (2.03 y 110 kilos) tendrá que madurar rápido pues será importante en la pintura, bien rodeado por Earl Clark (alero de 2.05; 11.1 puntos y 8.1 rebotes la pasada temporada) y Terrence Williams. Jerry Smith y el dominicano Edgar Sosa son sólo dos de las piezas clave del juego exterior de Louisville.

La reconstruida Florida no está en el escalón de los mejores programas (el pívot Marreese Speights, ahora en los Sixers, podría haber cambiado el panorama de haberse quedado), pero ha reunido un buen grupo de jugadores que tendrán mucho que decir en el futuro; el reclutamiento sigue funcionando en los Gators y para 2009 ya han conseguido el compromiso de una camada interesantísima de jugadores. El base-escolta-alero grecoamericano Nick Calathes (1.98) tendrá que encontrar nuevas conexiones, sobre todo en la pintura. Parsons, Werner o el camerunés Kadji sostendrán el juego interior. El ‘dos’ Walter Hodge es el único senior del equipo. Salvo debacle estarán en el Torneo de la NCAA tras su ausencia el año pasado.

La inexperiencia y poco banquillo pasó factura a Duke en la 2007-08, siendo eliminado por la West Virginia de Joe Alexander en segunda ronda. El jugador referencia sigue siendo Kyle Singler, sophomore de 2.03 que tuvo que ejercer de ‘center’ a la fuerza en su primer año, aunque su talento se vería maximizado en la posición de alero -o incluso en la de escolta-. Esta temporada Coach K le usará como ala-pívot, lo que posibilitará que saque mayor rendimiento de los tiros lejanos. Sus medias de 13.3 puntos, 5.8 rebotes y 1.5 triples anotados por partido se verán incrementadas notablemente.

Reconstrucción. Kansas y Memphis echaron el telón a la NCAA 07-08, plataforma inmejorable para que sus talentos dieran el salto a la NBA en la mejor posición posible. Rose, Rush, Arthur, Dorsey, Chalmers, Douglas-Roberts y Jackson militan hoy entre los profesionales –más Sasha Kaun, fichado por el CSKA-. Los Tigers contarán este año –y sólo uno- con uno de los mayores fenómenos de instituto, el escolta Tyreke Evans (1.95). En los Jayhwaks, testigo entregado al base Sherron Collins y al pívot sophomore Cole Aldrich, que sí aportaron en el título nacional. Memphis llegará más lejos que Kansas esta vez.

Notre Dame no será una sorpresa si llega a las últimas rondas de la March Madness. Sobre todo porque cuenta con el previsto Jugador del Año de la Big East, el alero fuerte Luke Harangody (20 años, 2.03), que como sophomore promedió 20.4 puntos y 10.6 rebotes. Pueden saltar chispas en su doble enfrentamiento con Georgetown después de que el gigantón Hasheem Thabeet le llamara ‘jugador blando’ sin historial conocido alguno de animadversión entre ambos.