La NCAA contraataca: así es su fórmula para evitar la fuga de talentos a la G-League

La NCAA contraataca: así es su fórmula para evitar la fuga de talentos a la G-League

Los jugadores NCAA podrían tener ingresos económicos derivados de la publicidad y comercialización de su imagen personal como deportistas

La NCAA ha dado un paso adelante en la batalla abierta con la NBA/G-League por los jugadores de instituto con intenciones de aterrizar en el baloncesto profesional de la forma más rápida. Mientra que el proyecto de la G-League a modo de programa de formación en el que los jugadores entrenarán y jugarán partidos ‘al estilo de la NBA’, al tiempo que cobran un salario, ha provocado que varias estrellas colegiales den la espalda a un baloncesto universitario en el que no recibirían ningún tipo de ingreso. Ahora, la NCAA contraataca.

La propuesta de la NCAA consiste en que sus atletas puedan recibir ingresos publicitando marcas deportivas y protagonizando anuncios publicitarios. Algo hasta la fecha totalmente impensable en el baloncesto universitario, en el que los jugadores eran considerados student-athletes en su máxima expresión y amateurismo de la palabra. Además, los jóvenes podrán contar con los servicios de agentes deportivos que les faciliten este tipo de ingresos económicos.

Después de varios estudios de mercado, el consejo de administración de la NCAA ha dado con una fórmula mediante la cual los deportistas universitarios tendrán la posibilidad de beneficiarse económicamente de su imagen. Un cambio más que radical en las normas y filosofía de la NCAA, que negaba a los jugadores la posibilidad de aceptar cualquier tipo de regalo, compensación económica o sueldo derivado de su actividad deportiva.

Esta propuesta de la NCAA tendrá que tendrá que ser aceptada por diferentes organismos mediante una votación que se llevará a cabo en enero de 2021, que será el momento en el que el ‘consejo de gobernadores’ del deporte universitario acepta o no posibles cambios de reglas. En ese momento se pondrán oficialmente sobre la mesa los siguientes cambios:

  • Que los deportistas puedan recibir ingresos económicos por publicitar ropa y material deportivo, siempre que no se incluya ningún tipo de logo de universidad alguna.
  • Que los deportistas puedan recibir ingresos económicos por formar parte de anuncios publicitarios, siempre que sea mediante el uso de su imagen personal y no la de universidad alguna.
  • Que los deportistas puedan contratar los servicios de un agente para manejar y encontrar los dos puntos anteriores.

Asimismo, la NCAA prohibirá a los jugadores promocionar productos o empresas que no estén dentro de la legislación del deporte universitarios, como por ejemplo sustancias prohibidas o consideradas dopantes, casas de apuestas, etc. Además de poder exigir a los jóvenes la revisión de los contratos publicitarios para evitar que tengan relación alguna con la universidad en la que estudia y juega, de manera que no puedan ser utilizados como gancho para su reclutamiento.