NCAA (y III). UConn, la alternativa del gigante

NCAA (y III). UConn, la alternativa del gigante

Autor: Fernando Martín

Connecticut, campeones de la NCAA en 2004, son la mejor alternativa a North Carolina, los campeones de 2005. El hall of famer Jim Calhoun cuenta con el pívot más intimidador del país, Hasheem Thabeet, tanzano de 2.21 y mucho talento, pero en estado bruto. Los Huskies tienen un quinteto base mayor, pero en 2007 no llegaron siquiera al ‘Gran Baile’ y en 2008 fueron eliminados en primera ronda. Sus aspiraciones de Final Four se asientan en el progreso de su gigante. Los que quieren estar allí una vez más son los Bruins de UCLA, aun sin tres titulares de la temporada pasada. Favoritos, aspirantes y cenicientas, todos están ya en competición.

Tras Greg Oden y Roy Hibbert, Hasheem Thabeet es el siguiente gigante llamado a dominar la NCAA. Pívot nacido y criado en Tanzania de 2.21, 21 años (hay quien duda de su edad real) y en su tercera temporada con los Huskies. Tremenda progresión y expectación, pues apenas lleva un lustro jugando baloncesto organizado. Promedió 10.5 puntos, 7.9 rebotes y 4.5 tapones como sophomore y prefirió quedarse un año más en UConn al draft, donde ya podía haber sido primera ronda. Es el principal argumento del equipo de Jim Calhoun, pero no el único. Los otros titulares (Price, Austrie, Dyson y Adrien) también están en su tercer o cuarto año universitario. La eliminación en primera ronda ante los San Diego Toreros –no es coña, se llaman así- quedará en el olvido. Objetivo: el título.

UCLA ha jugado las tres últimas Final Fours a pesar de ir perdiendo por el camino jugadores de mucha categoría: primero Farmar, luego Afflalo y el pasado verano Kevin Love, Russell Westbrook y Mbah a Moute -cinco NBA-. El entrenador Ben Howland, sin embargo, sigue contando con Darren Collison y Josh Shipp, seniors cuya exitosa experiencia será decisiva para liderar a los Bruins. Entre ambos completa el juego exterior el escolta freshman Jrue Holiday (18 años, 1.93), gran anotador y uno de los mejores novatos de la temporada. Por dentro serán mucho más vulnerables.

Gonzaga es la única mid-major que año tras año puede plantar cara a los programas más potentes. Esta temporada podrían emular la extraordinaria trayectoria que tuvieron los Bulldogs en el último año de Adam Morrison. El base Jeremy Pargo (hermano de Jannero y MVP de la conferencia la pasada campaña) y el ala-pívot Austin Daye (hijo de Darren, leyenda de la Lega) están suficientemente maduros como para desafiar el límite de la universidad radicada en Spokane: el Elite Eight.

Pittsburgh tiene razones de peso para aspirar a la Final Four. El dúo interior de los Panthers, DaJuan Blair y Sam Young, no sobrepasa los 2 metros de altura, pero suma 220 kilos de tremenda potencia e intensidad. Blair, sólo en su segundo año, mejorará sus 11.6 puntos y 9.1 rebotes como freshman (eliminados en segunda ronda), principalmente gracias a su increíble envergadura: 2.20, por 2.00 de estatura.

BJ Mullens (2.13 y 125 kilos de peso) podría haber formado una pareja interior letal con Kosta Koufos en Ohio State, pero con el griego en la NBA los Buckeyes están muy abajo en todos los rankings. No hay reproches porque el mismo Mullens será un claro ‘one and done’ (Top 5 del draft). Espectacular combinación de físico y capacidad para dominar bajo los aros. Todo el mundo desea verle en la NBA cuanto antes.

Y ojo a…

La línea de tres puntos se ha retrasado un pie (30 centímetros), hasta los 6.32. Los triples estarán más caros, pero los verdaderos especialistas no se deberían ver demasiado afectados. Por ejemplo, Florida, con muchos buenos tiradores, hizo 14 triples en su segundo partido oficial.

El base aborigen australiano Patrick Mills (1.80) trajo a todo el mundo de cabeza en los Juegos Olímpicos. A buen seguro su segundo año en la californiana St. Marys será el último antes de dar el salto a la NBA.

Mismo caso para su compatriota A.J. Ogilvy (2.08) en Vanderbilt, uno de los ‘centers’ más completos de la NCAA. Un buen papel de los Commodores le harían ser ‘lottery pick’ del draft.

El mítico Lute Olson ha dejado definitivamente Arizona, abandonada a su suerte. Su escolta Chase Budinger (2.00, 20 años) hará lo mismo de aquí a unos meses… pero para unirse a la NBA.

Hablando de entrenadores legendarios, Bobby Knight también puso final a sus días dirigiendo en febrero (será comentarista televisivo… aunque no descarta volver a los banquillos). Su último equipo, Texas Tech, será entrenado por su hijo menor Pat.

Oregon State ha sido una de las universidades más comentadas este verano, pero no por sus jugadores o expectativas, sino porque lo entrena Craig Robinson, cuñado de Barack Obama (lean más en el número 1.203 de GIGANTES), tras dirigir con éxito a Brown University.