OTRAS LIGASEstás viendo//Entrevista con Alejandro Martínez, técnico español que trabaja en la Liga China
Entrevista con Alejandro Martínez, técnico español que trabaja en la Liga China

Entrevista con Alejandro Martínez, técnico español que trabaja en la Liga China

Cuando el mundo miraba con miedo a China, Alejandro Martínez no tuvo dudas en regresar por segunda vez al país asiático con la pandemia del coronavirus en plena ebullición (el pasado mes de marzo). El próximo 23 de mayo hará 54 años este técnico nacional con experiencia como head coach en la Liga Endesa (Tenerife o Betis) y que atiende a Gigantes en medio de la crisis del COVID-19.

Lo hace viviendo ya una cierta normalidad en el Liaoning Flying Leopards de la CBA, al que llegó un par de meses atrás para formar parte de su staff técnico tras estar un tiempo en las categorías inferiores de la selección china. No es su primera experiencia internacional, ya que en la 2016-2017 ya estuvo en México. Y poco después de su adiós del Chocolates Trapa Palencia, de la LEB Oro, ha llegado otro nuevo cambio en su vida.

Alejandro Martínez habla de consejos, cómo ve España desde la lejanía, si lleva bien su distanciamiento familiar o su relación con el género femenino.

Pregunta. ¿Qué tal va todo?

Alejandro Martínez. Bien la verdad. Esperando un poco a saber si se reanuda o no la liga, un poco a la espera. Entrenamos con la mirada puesta en que todo pueda empezar a primeros de mayo, va a depender de una reunión que va a haber dentro de un par de días, en el Consejo Superior de Deportes de aquí. Ahí se decidirá que se hace. Ahora mismo, no sabemos lo que va a pasar todavía.

P. ¿Cómo ha sido todo tu recorrido en China en estos meses?

A.M. Yo llego a un campus en agosto, y me fichan para llegar el 17 de noviembre como ayudante de la Sub-18 Masculina y también durante un par de semanas de la Femenina. Estuve en Beijing de 17 al 24 de noviembre, el 25 nos fuimos a una localidad al norte y un mes después a Europa. El 24 de diciembre nos fuimos a Belgrado con chicas y chicos hasta el 3 de enero. Ese día, marchamos al torneo de Hospitalet del 3 al 7 de enero, y del 7 al 19 estuvimos en Madrid (Pozuelo) entrenando. Cuando salimos de China todavía no había excesivos problemas.

Pero en China el 31 de diciembre se reportan los primeros casos, empieza a haber muchos infectados en Wuhan y el día 19 de enero, estando en España, me dan seis días de vacaciones (el día 25 era el año nuevo chino). Consideraban que era ridículo que fuera para allá esos días. Me dieron billete de avión para el 27, pero el 26 me llamaron que no cogiera el vuelo, ya que no me iba a reunir con la selección por la pandemia.

Seguí en mi casa de Tenerife, la Federación me dijo que en cuanto acabara todo me incorporaría con la Sub-18 pero por medio llegó la posibilidad de venir al Liaoning de la CBA y el 5 de marzo ya estaba aquí. Estuve dos semanas en cuarentena, hasta el día 19, y después me incorporé al trabajo del equipo hasta hoy.

P. ¿Y te fuiste para allá sin pensártelo?

A.M. Esta ciudad tuvo muy pocos casos de coronavirus (entre 30 y 40 y ningún fallecido creo), y también es verdad que en China estaba como acabando y en Europa pero había muy pocos casos y nos llegaba que no iba a llegar con números tan grandes como los que había habido en China.

Lo hablamos en casa y decidimos que mi mujer vendría más adelante, pero a partir del 8 marzo es cuando todo se desencadena en España, ellos me dan la opción de no aceptar el contrato pero yo creía que era una buena oportunidad a todos los niveles. Mi mujer iba a venir en Semana Santa, pero la frontera de China está cerrada para prácticamente todo el mundo. Ella sigue en Tenerife.

Alejandro Martínez: «Decidí que venir era una buena oportunidad a todos los niveles»

P. ¿Cómo es el día a día allí?

A.M. Nosotros vivimos en un hotel casi la totalidad de la plantilla. Es un equipo parecido a lo que podría ser allí el Athletic de Bilbao de fútbol, casi todos los jugadores son de la ciudad o cercanos. Es una población de 9 millones de habitantes y la provincia es de casi 50 más o menos. Hacemos nuestras tres comidas en el hotel, siempre que entramos al hotel nos toman la temperatura, cuando salimos y vamos en el  autocar el médico del equipo nos la vuelve a tomar, y el personal del pabellón, al llegar, también.

Estamos bastante controlados en ese aspecto. Hacemos una vida completamente normal, entrenando mañana y tarde. Aquí las mascarillas y el gel para las manos están totalmente asimilados, está prohibido no hacerlo. China y Japón, no obstante, son países en los que la mascarilla está bastante incorporada a su indumentaria, porque hay contaminación y muchísima gente antes de esto ya la llevaba.

P. ¿Cómo ve España desde la distancia Alejandro Martínez?

A.M. Con preocupación, pero la familia está bien y son muy conscientes de lo que hay que hacer, que es estar en casa. El tema de estar separados siempre es una molestia, pero mi familia es responsable y van a seguir en casa el tiempo que haya que estar.

Hay que hacer caso a las autoridades, son los que tienen todos los datos en la mano, por mucho que veamos en twitter, por mucho que nos cuenten o nos diga el cuñado, tenemos que hacer caso.

En China se hizo eso, estar en casa, cerrar las ciudades, permitir a las familias salir de uno en uno y cada dos/tres días, ellos tardaron dos o tres meses, no podemos estar nerviosos porque llevemos tres, cuatro o cinco semanas. Para mucha gente es un trastorno, con niños pequeños, estar separado de padres o abuelos, pero es necesario.

P. ¿Como vas con el idioma?

A.M. Sé 50-60 palabras, todas relacionadas con el baloncesto, y poco más. Por ahora vamos cada día tratando de aprender una o dos más sin volvernos demasiado locos porque no es un idioma nada sencillo.

Lo hago con la idea de no estar tirando todo el día del traductor para decirle a un jugador que bloquee el rebote, corra o se flexione. A ellos les sonará que no lo decimos muy bien, pero lo entienden.

P. Háblanos del baloncesto en China. ¿Te pidieron ayudar para el Preolímpico Femenino? 

A.M. No me pidieron consejo, el grupo estuvo entrenando fuera de China bastante tiempo. Está muy bien, joven, con jugadoras altas y trabajadoras. Yo estaba con las más pequeñas.

Es un país en constante evolución, contratan cada vez más técnicos extranjeros para que les expliquen más cosas de cómo se entrena en Europa. Hay mucha materia prima, recursos e instalaciones, tienen sus rachas buenas y malas como todos los países pero ponen todos los medios posibles para tratar de ser una potencia.

Me ha sorprendido, eso sí, su ética de trabajo. Son muy repetitivos, constantes, es la virtud que más puedo destacar. Técnicamente están bien pero porque hacen muchas repeticiones hasta que tienen el movimiento asimilado. Tienen que mejorar la lectura del juego, y es un poco para lo que estamos, tratar de ayudarles a entender un poco más cuando hay que soltar balón, el tema de los espacios, por ahí van más flojillos pero en líneas generales está muy bien. Hay hora de comienzo pero no de final y es una virtud muy importante para conseguir mejorar.

P. Has tenido experiencia no solamente en la Liga Endesa, también en estos últimos años has dado el paso en el género femenino…

A.M. Me gusta entrenar, cuando me cortaron el contrato en Palencia estaba en casa y un club que dirigen personas cercanas muy cerca de donde vivo, (apenas cinco minutos caminando) el director deportivo es Paco Apeles. Él es muy amigo mío y de las una personas mas importantes del baloncesto en Tenerife, además de jefe equipo de selecciones nacionales en la Federación Española durante muchos años. Hablo del club Adareva.

Me enredó y me convenció, pero me lo pase muy bien, con las junior fuimos séptimas en el Campeonato de España y en el primer equipo nos quedamos fuera sin ascender a la Liga Femenina por un triple empate. Siempre que haya opción me da igual que sea masculino o femenino, fuera o en casa, en categorías profesionales o no, hay que adaptarse a todo.

P. Por último, ¿volverá pronto a España Alejandro Martínez?

A.M. No lo sé, aquí tengo contrato hasta acabar la liga, (cuando sea), y vamos a intentar trabajar para que consideren mi renovación el año que viene, ya que podemos ayudar y hacer cosas interesantes este país. En caso de que no, buscaremos otro sitio, el mundo es muy grande, y quiero lo mejor para mí, profesionalmente, y mi familia, personalmente.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)