Jordan, Jordan Brand y su papel en las protestas de Estados Unidos, por José Ajero

Jordan, Jordan Brand y su papel en las protestas de Estados Unidos, por José Ajero

RACISTAS TAMBIÉN COMPRAN ZAPATILLAS…

…Pero no las nuestras. Nike y Jordan Brand han dado un paso definitivo en la estabilización en la cima. Llevan años consolidando el alma en un mercado de formas. Sus mensajes han ido cambiando para tocar la cartera mediante el corazón. Y con el asesinato de George Floyd han conseguido un paso más.

No ha pasado ni un mes del estreno completo de todos los capítulos de ‘The Last Dance’. A mitad de la serie, se vuelve a cargar contra Michael Jordan por aquel curioso comentario de ‘Los republicanos también compran zapatillas’. Una frase que escondía y refugiaba la ausencia de implicación en proclamas raciales, a favor de la consolidación en el mercado de sus zapatillas.

Ahora, en cuestión de 4 días, ‘Jordan Brand’ ha dado la vuelta al juego. Un mensaje de intolerancia con los racistas firmado por MJ y una aportación de 100 millones en 10 años, para ayudar a diferentes asociaciones que pelean contra el racismo, es su paso adelante.

Y esto llega en un momento clave. En una situación que pide un antes y un después en los EEUU. Y en un estado de nervios en el que la propia Jordan Brand se ha convertido en objeto de múltiples saqueos.

“Jordan Brand somos nosotros, la comunidad negra. Estoy con aquellos que están hartos del racismo y violencia contra la gente de color, que viven dentro de nuestra sociedad. Ya es suficiente”.

Jordan no alienta, desde luego, pero lejos de señalar a los vándalos que roban las tiendas con la impunidad de la multitud, anima a seguir en la pelea. Los señalados son los que durante años han ejercido o mirado al otro lado como asquerosos racistas.

En un momento clave en la historia de los EEUU, Nike ha decidido formar parte de la revuelta contra el racismo intrínseco. Parte activa que ya asumió con los contratos y apoyos publicitarios a Colin Kaepernick en pleno proceso de linchamiento público contra el jugador.

“No pretendas creer que esto no es un problema en América.

No te des la vuelta ante el racismo.

No aceptes muertes de inocentes como si nada.

No pongas más excusas.

No pienses que esto no va contigo.

No te quedes sentado y en silencio…”

Ha sido conmovedor el anuncio, rápido y eficiente de ‘Don’t Do it’. La brillantez y el momento hicieron a la marca del ‘swoosh’ contravenir por una vez su claim: “Just Do It”. Una acción publicitaria que llevó a Adidas, sus principal marca rival, a apoyar su campaña en redes sociales, algo impensable hasta el momento.

Todo ello en un momento en el que ninguna marca tiene ni su músculo financiero, ni su posicionamiento en el mercado, salvo Adidas, claro. Una Adidas que no va a salir bien parada de la revuelta general, pues se ha visto expuesta por diferentes expresiones en las que se les acusa de no pagar lo mismo a sus empleados negros. Guante que ha recogido la propia marca y que aseguran mejorar.

Un duro golpe a las tres bandas, más que nada porque Nike ya estaba más que preparado como negocio para ello. El ‘Dont Do it’ es otro paso más, que empezó con Kaepernick y que se ha extendido como una mancha de aceite con sus diferentes acciones.

En esa línea, fue extraordinario anuncio contra el Covid-19, en el que llamaban a sus usuarios héroes por quedarse en casa. O incluso, el anuncio en la memoria de Kobe Bryant, en el que sin una imagen nos cuentan su vida y nos sacan la lágrima.

Nike y Jordan han estado preparados. Y han sido parciales, sin dudarlo, en el momento de hacerlo. Es sencillo que los consumidores estemos decididos -si podemos- a pagar por algo más que zapatillas de basket o camisetas… y ese algo se construye arriesgando en momentos históricos. Así que sí, si eres racista, Nike no quiere que lleves sus productos.