AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//Los cinco nombres más determinantes en el juego de las zapas
Los cinco nombres más determinantes en el juego de las zapas

Los cinco nombres más determinantes en el juego de las zapas

El particular repaso de José Ajero al mundo de las zapatillas en la NBA durante el año 2018. No tiene desperdicio.

Eso es… sin más. Acaba el año y es tiempo de ránking. Toca buscar de lo mejor y de lo peor de la temporada, también en zapas. Hay muchas menciones honoríficas, antes de que me matéis. Que si James Harden, que sin PJ Tucker… pero no son para un servidor de los cinco nombres más determinantes en el mundo de las zapas. 

LeBron James

Es indudablemente el Rey de lo acontecido en las canchas en este año del ‘boom’ extremo de las zapas. Dicen que la ‘LeBron 15’ es la ‘Jordan 11’ –o la 3, dependiendo de gustos-. Después de muchos modelos, años con línea doble, en plan las normales más las ‘soldier’, James ponía sobre la cancha un modelo definitivo.

Puede ser que ayude todo, yo no digo que no. La madurez y la aceptación del fenómeno LeBron. Su transgresión de la cancha a la sociedad. Pero por fin, ha entrado en el Olimpo de las zapatillas con un modelo definitivo, a la altura de los grandes clásicos. Ah, y sobre todo, no hay muchas zapatillas en museos. Y el par que dedicó a Donald Trump en su visita a Washington –una blanca y otra negra, con letras de ‘igualdad’ bordadas en negro- forman parte del museo de historia Afroamericana.

Es cierto que las 15 pertenecen al 2017 –de hecho, el partido en Washington fue poco antes de Navidad- pero ha sido su desarrollo en 2018 la que ha acabado de rematar y marcar, por supuesto, definitivamente la LeBron 16, que apareció poco antes del inicio de la nueva temporada y su nueva camiseta de Los Angeles Lakers.  

Kyrie Irving

La grave lesión de rodilla que le dejó fuera de juego la pasada temporada, le quitó brillo a los cohetes que está sacando. Es de todas las zapas de jugadores de las de más relación calidad-precio. Sigue sin ser la ‘élite’ de KD, Kobe o LeBron, y se vende en torno a unos 120 pavos. Lo que no quita que sea la crema en el pastel de Nike. Con la Kyrie4 y las constantes versiones llegaron al corazón de la Liga y de los fans. Cada prácticamente, aparecía una nueva versión que por regla general arrancaba en los pies de Jason Tatum, su compañero en los Boston Celtics, y perla clara de Nike.

Ahora, en plena temporada 2018-19, aparece la Kyrie5, que sigue con los mil colores, los mil modelos –y eso que lleva poco en el mercado-, pero a la vez que ha convertido en una zapatilla muy personal. Cada una cuenta una historia diferente de la nueva vida onírica de Irving. Su acercamiento a la comunidad sioux, sus creencias espirituales o el amor a su padre.

Puma

Es muy complicado el tema de las zapatillas. Entre Nike y Jordan se llevan redondeando el 70% de los pies de la Liga. Hasta ahí todo bien. A Adidas le queda buena parte del resto y pongamos que menos de un 10% de los pies de los mejores jugadores del planeta se los tienen que repartir marcas como Under Armuor o la carga china de Peak, Anta… Bien, pues con el mercado saturadito, aparecen nuevos agentes en el juego para menear el árbol y probar suerte. New Balance lo trató de hacer y al final, ha firmado a Kawhi Leonard. Pero el golpe más demoledor lo ha dado Puma. Una de sus versiones más cancheras siempre fue la Puma Court Clyde –las de Walt Frazier-. Bien, pues las ha modernizado, ha creado una muy muy cantosa que se puede ver en cualquier lado del salón en el que la tele esté puesta.

Una vez lanzada la más llamativa, ha lanzado las menos, pero más atractivas. Su estrategia ha sido un marketing muy dirigido a los afroamericanos. Una reunión de jóvenes talentos, sin demasiado nombre aún, pero que es sencillo que acaben siendo de los más gordos. Tampoco han ido a reclutar grandes premios. 

Total, el gran nombre ya lo tienen en los despachos, Sean Carter, Jay Z. El responsable de la imagen de la marca, se ha dedicado a hacer negocios a lo grande con los jugadores. Altos vuelos, pues Puma se ha inventado un Jet privado bajo las iniciales N-444SC. La N forma parte de la nomenclatura obligatoria de todos los aviones privados. El 444 es el nombre del último disco de la leyenda y SC, pues eso Sean Carter.

Stephen Curry

El año 2016 cambió todo para Steph. Su fama subía como la espuma, pese a su lesión en los playoffs. Under Armour se creía con derecho a todo, incluso a lanzar una zapatilla horrible que mutó en un antes y un después para la marca y para Curry. En plenas Finales NBA contra los Cavs, apareció la versión baja de las Curry 2 y las redes sociales mutaron en perenne broma. Dignas para llevar con el busca, dijeron unos… propias para ir con la camisa por dentro y los pantalones beige al paseo, los otros.

Seguramente alguna que otra marca hizo que sus más acólitos influencers atacaran el ascenso de Under Armour. Pero por lo mismo, podemos pensar que las zapatillas eran lo que eran y que han pasado tiempos mejores. Y es que en pocos días lanzar unas zapatillas feas y dejar escapar 3 partidos de ventaja.

Desde entonces Steph se ha tomado en serio lo de llevar lo que le dé la gana, trabajando codo con codo con la marca. En 2017 se les coló a Nike como uno de los que más vendió. Y seguro que aún les puede ir mejor, una vez que buscan contextualizar el lanzamiento del modelo. Las Curry 5 fueron básicas porque eran sus 30 años. Y ahora, las Curry 6 llegan con una campaña preciosa de apoyo a la ciudad de Oakland, donde juegan los Warriors.

Customizaciones

Empezaron en 2017 con mucha fuerza, pero han tocado techo en el 2018. Las hemos visto en jugadores más o menos importantes. Con más carácter o con menos, y más coloridas o menos. Han sido todas controladas y vigiladas por la Liga, hasta el extremo de no poder jugar Karl-Anthony Towns con unas de Stranger Things por contravenir las leyes de la NBA. Y qué queréis que os diga, a mí, me aterran. Digo esto desde el cariño y admiración –o como se diga- que le tengo a Martin de MelonKicks, el tipo que de una vez por todas ha visto premiado su tesón y habilidad. Auténtico arte desde Alcobendas que han llevado Luka Doncic o Willy Hernángomez en sus pies en partidos de NBA, o varios de los campeones de Europa en Belgrado.

La zapa se convierte en un lienzo para este verdadero artista. Rellena los espacios con los deseos y gustos del deportista. Son auténticas obras de arte, que yo, por ser un grinch de las zapatillas, dejaría para fuera de la competición y que esto, al fin y al cabo, fuera para las marcas y sus modelos. 

Dicho esto, necesito unas…

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)