REVISTA GIGANTESEstás viendo//Dentro del artista: Entrevista con Melonkicks, el customizador de zapatillas español...
Dentro del artista: Entrevista con Melonkicks, el customizador de zapatillas español…

Dentro del artista: Entrevista con Melonkicks, el customizador de zapatillas español…

Mira a los pies de los jugadores de la Liga Endesa. ¿Ves alguna zapatilla personalizada? Lo más probable es que sea obra de Melonkicks, el customizador por excelencia en nuestro país

Puedes tener esta entrevista en formato papel junto con la revista número 1.493, correspondiente al mes de febrero, que puedes conseguir en nuestra Gigantes Store.

*          *          *          *          *

Ir al estudio de Martín Redondo, más conocido como Melonkicks, es todo un lujo. Hacer una visita al customizador de zapatillas por excelencia en nuestro país significa entrar en un santuario del calzado deportivo. Modelos clásicos, actuales, rarezas, incunables… y todos con el toque artístico de todo un maestro en el campo. Empezó ‘ensuciando’ zapatillas en los años 80 y hoy es un referente al que muchos conocen como “el que pinta las zapatillas de Luka Doncic”. Lo mismo hace trabajos para los pies de jugadores de la Liga Endesa, para atletas de otras disciplinas deportivas o para cualquiera que quiera tener una joya en su poder y acuda a él. Un auténtico loco de las zapatillas, quien por cierto tiene un book con más de mil diseños propios de zapatillas.

GIGANTES: ¿Cómo se te ocurre ponerte a pintar zapatillas?
MELONKICKS: Me aburría de las zapatillas que tenía y siempre las hacía algo. Las desmontaba, las pintaba, las teñía, las cambiaba el color… He sido diseñador de zapatillas, entre comillas. De hecho tengo un book con más de mil diseños que ahora te voy a enseñar. En clase lo que hacía era diseñar zapatillas. Es lo que siempre me hubiera gustado ser.

G: ¿Tuviste algún acercamiento real a ese mundo?
M: Estuve trabajando para Kelme. Tuve como una especie de beca. Le mandaba ideas. Nos presentamos mi padre y yo con el book y fliparon. Me pagaban 50.000 pesetas al mes y les iba mandando cosas. Era por 1998 y, mientras estudiaba, iba dibujando zapatillas y de vez en cuando iba para Elche a estar con ellos. Me ofrecieron ir para allá, pero es de esas veces que te da como miedo salir de tu zona de confort y acabé tirando por el diseño gráfico.

G: ¿Cuánto de ese diseño gráfico se puede ver en tus customizaciones de zapatillas?
M: Mucho. Hay que componer mucho. Intento usar los propios volúmenes de la zapatilla para aprovecharlos, que formen parte del dibujo, que cuenten una historia, que formen parte de la composición.

G: Cuando empezaste, ¿tenías en la cabeza hacer cosas únicas?
M: Más que hacer cosas únicas, se trataba de acercar lo que te habías podido comprar a lo que realmente querías. No nos podíamos permitir la zapatilla que queríamos y la idea era acercar lo que tenías a lo que no habías podido comprarte.

G: ¿Hoy en día sigues con esa mentalidad?
M: Ahora sí que voy más por la diferenciación. Por tener algo único. Darle una vuelta a lo que hay para que sea distinto. Ponerle los colores de unas adidas clásicas a un modelo nuevo. Hacer que una Jordan I de parezca a una Jordan V. Tener algo único porque es pintado a mano y aunque hagas dos pares del mismo estilo nunca van a ser idénticos.

G: Llegados a este punto, ¿puedes ir a comprar zapatillas sin pensar en los cambios que le harías o es inevitable?
M: Siempre piensas en ello, aunque yo soy muy amante de las zapatillas de mi época y, cuando un modelo está bien hecho y con sus colores originales, hay que respetarlas.

G: ¿Cómo llegaste a los deportistas profesionales? Tengo entendido que empezaste con gente del atletismo.
M: Sí. Le encargó unas zapatillas a Ana Peleteiro, que se las quería regalar a su novio. Fue de las primeras veces que contactó conmigo un atleta profesional. A veces, la Federación Española de Baloncesto me ha encargado regalos de boda para cuando se casaron Rudy o Llull. Lo que pasaba era que se quedaba ahí la cosa porque nadie sabía nada.

G: ¿Quién fue el primer jugador reconocido de baloncesto que acudió a ti?
M: Los primeros que les hice zapatillas para jugar fueron Sergio Llull y Luka Doncic.

G: ¿Qué significa para ti que alguien como Luka Doncic esté jugando en la NBA con unas zapatillas tuyas?
M: Para mí es una pasada que unas zapatillas que he hecho yo pisen una cancha de ACB, Euroliga o NBA. Siempre he querido jugar al baloncesto, pero no he sido alto ni he tenido talento y ésta es una forma de haberlo conseguido. Al final, de alguna manera, estás ahí.

G: ¿Quién sería tu jugador top al que pintarle unas zapatillas? ¡Michael Jordan no cuenta!
M: Entonces… Magic Johnson. Le haría unas Converse Weapon con algún retrato, aunque tendría que pensármelo mucho porque sería una responsabilidad muy grande.

G: Ahora todo lo contrario. ¿Quién te sorprendió que te hiciese un encargo?
M: Me sorprendió Felipe Reyes. Una vez llevé unas zapatillas a Fabien Causeur y hablé un poco con todos los jugadores, les di la tarjeta y poco más. Estuvieron simpáticos, pero tampoco mucho más. Y de repente me llegó un whatsapp de Felipe Reyes.

G: ¿Hay vida más allá del baloncesto?
M: Sí. Ha y muchos campos en los que te puedes meter. Se puede pintar prácticamente de todo.

Melonkicks

Melonkicks

G: Hasta el punto de que has pintado zapatillas a toda una campeona del mundo de boxeo como Joana Pastrana. ¿Te planteas dar el salto al fútbol?
M: Por la repercusión que tiene, sería un salto muy grande. Aunque he jugado, como hemos hecho todos, no soy muy futbolero, pero me gustan las botas de fútbol. Es un mundo por descubrir. Salvo Antoine Griezmann, creo que en España pocos llevan personalizaciones más allá de ponerse el nombre o una bandera. Es uno de los objetivos.

G: En tu estudio podemos ver muchas tablas de skate. ¿Tienes pasado en el mundo del monopatín?
M: Nunca he tenido paciencia para aprender a patinar, pero me encanta la estética del skate y las tablas son un lienzo muy chulo.

G: Son muchos frentes abiertos. ¿Cómo te ves de aquí a unos años?
M: Yo creo que esto va en alza. Hay mucho por explotar y muchas cosas por hacer. Hay mucha tendencia en el tema de la personalización. Ha llegado un momento en el que nos podemos comprar casi cualquier cosa y todos llevamos lo mismo, por lo que hay mucha tendencia a diferenciarse con la personalización.

G: Pues que no pares nunca, pero que tampoco te dejemos de ver por las canchas de baloncesto.
M: Eso por supuesto.

El maestro jedi y sus padawans

El último proyecto de Melonkicks, un gran aficionado a todo el universo Star Wars, está relacionado con talleres de customización. Dicho de otro modo, el maestro formando alumnos. Una iniciativa que ha dado forma a lo que el propio Martín nos define como el ‘Drip Team’, por el siempre vistoso recurso de los goterones de pintura en sus diseños. “Lo hago por crear un poco de comunidad en España. Somos pocos los que lo hacemos y la intención es que haya más gente que pinte. Creo que nos vendría bien a todos. Hay clientela para todo el mundo. Además es una manera de formar a gente que un futuro pueda echarme una mano”.

En los pies de los New York Knicks

Recientemente, Melonkicks fue uno de los artistas elegidos por los mismísimos New York Knicks para customizar dos pares de zapatillas que formaron parte de una subasta benéfica de la franquicia neoyorquina. Martín decoró un par dedicado a la leyenda de los ‘Bockers Walt Frazier y otro a su estrella actual RJ Barrett, para quien hizo un pequeño homenaje a Kobe Bryant dibujando una serpiente y colocando 8 y 24 cristales de Swarovski.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)