NBAEstás viendo//A corazón abierto: Isaiah Thomas se despide de Boston y cuenta cómo conoció su traspaso
A corazón abierto: Isaiah Thomas se despide de Boston y cuenta cómo conoció su traspaso

A corazón abierto: Isaiah Thomas se despide de Boston y cuenta cómo conoció su traspaso

Isaiah Thomas es el nombre de moda de las últimas semanas NBA. El jugador de los Celtics protagonizaba la última bomba del verano en el mercado de fichajes: salía de Boston rumbo a los Cavaliers en un movimiento que mandaba a Kyrie Irving al conjunto verde. Sus problemas en la cadera ponían en jaque el traspaso hasta el último momento, pero finalmente será compañero de LeBron la próxima temporada.

El jugador se despide así de la que ha sido su casa los últimos dos años y medio. Muy querido por la afición, dejaba uno de los momentos más emotivos en los últimos playoffs, recibiendo el cariño del Garden tras disputar un duelo pocos días después del fallecimiento de su hermana.

Identificado con la afición y la franquicia, Isaiah Thomas se ha despedido de Boston con una emotiva carta en The Players Tribune, una plataforma de contenidos escritos por los propios deportistas. Repasamos sus palabras más interesantes.

“Cuando recibí la llamada de Danny estaba saliendo del aeropuerto. Mi mujer y yo regresábamos de celebrar nuestro aniversario de boda […] No cogí el teléfono, estaba haciendo algo en el coche, y Danny (Ainge) me dejó un mensaje. ‘IT, llámame cuando puedas’. Suena dramático, pero es un mensaje normal viniendo de él […] Le llamé, todavía conduciendo, y no pensé mucho en ello.

[…] Hubo una pequeña pausa en la conversación. Y es cuando me lo dijo. ‘Acabo de traspasarte’. Tan simple como eso. Sin grandes palabras ni discursos. Cuando se trata de mierdas como esta supongo que no hay mucho que decir. ‘¿A dónde?’ Es todo lo que pude decir. A los Cavs, por Kyrie. Y ahí fue cuando… tío. Estás al teléfono y alguien dice algo, y de repente en todo lo que piensas es ‘no quiero estar al teléfono más’. No de manera violenta. Simplemente tu voluntad de tener una conversación se apaga. Es lo que sentí en ese momento.

Danny empezó a decirme todo lo que hice por la ciudad, por la organización, dentro y fuera de la pista. Sobre lo gran jugador que era, y lo bien que me va a ir en Cleveland. Ya sabéis, lo típico. Pero no quería escuchar más. Estaba intentando colgarle y finalmente lo hice. Es básicamente, ya sabes, aprecio que me hayas contactado, que me lo digas, pero no hay nada más que puedas o necesite que me digas ahora mismo. 

Y eso fue todo. Esa fue la llamada. En ese momento muchas cosas se me pasaron por la cabeza. […] Mi primer instinto fue pensar en lo que significaría para mi familia. Pensé en mis dos hijos, James y Jaiden, y en decirles que era tiempo de mudarse. Sabía que iba a ser un shock para ellos, justo antes del inicio de la escuela. Y sabía que Boston empezaba a ser un hogar para ellos. Para todos nosotros. 

[…] Quería asegurarme de que se enteraban por mí. Así que les dije lo que sucedió. Papá ha sido traspasado. James, el mayor, creo que es hijo de su padre, porque preguntó lo mismo que yo: ‘¿a dónde? Cleveland. Me han traspasado por Kyrie’. Y estoy seguro que sabéis lo que vino después. ‘LEBRON! LEBRON JAMES! Papá, Vas a jugar con LeBron James’.

 Jaiden, mi chico pequeño, es quizás más sensible, y ama Boston más que nadie. Sabía que la noticia iba a ser más dolorosa para él. Y viendo su reacción, cuando la escuché, puedo decir que tenía razón. Parecía con el corazón roto. Le dije, ‘Jaiden, estás contento o triste’. ‘Triste’. ‘¿Por qué?’ Y dijo, ‘porque en Cleveland probablemente no tengan parques de skate’. 

[…] Pero sí, tengo que decirlo. Todavía duele. Duele mucho. No voy a mentir. No es que no lo entienda. Claro que lo entiendo. Esto es un negocio. Danny es un hombre de negocios y hizo un movimiento de negocios. No estoy de acuerdo con él, y no creo que Boston sea mejor haciendo este traspaso. Pero ese no es mi trabajo. Es el suyo. […] Al final del día no hay malos sentimientos. Soy un hombre adulto, y sé en lo que me metía cuando me uní a la Liga, y a día de hoy ha habido más cosas buenas que malas. No estoy sentado aquí, escribiendo esto porque piense que se me haya tratado mal. Boston tenía el derecho de traspasarme. 

Pero, de muchas maneras, pienso que esta ha sido una buena lección. No para mí, para la competición. Y para los fans, los medios también, ya sabéis como hablan de jugadores que cambian de equipo. Estuve pensando en el pasado año con Durant y su agencia libre, cómo la gente le criticó por hacer lo que creía mejor para él. Cómo le convirtieron en un villano, solo por ejercer su derecho como agente libre. De repente, era como, qué egoísta, qué cobarde. De repente, sólo por hacer negocios y hacerlos por él mismo, fue tratado como el malo. 

Pero eso es lo que pienso que mi traspaso puede enseñar a la gente. Quiero que vean cómo he sido traspasado, sin ningún aviso, por la franquicia por la que he luchado, por la que he sangrado y por la que he dado todo. Por esto la gente necesita cambiar su perspectiva. Es que, salvo en contadas excepciones, cuando somos agentes libres, 99 de cada 100 veces el poder lo tienen los dueños. Cuando los jugadores son traspasados, y sus vidas son cambiadas sin poder decir nada, no es gran cosa, pero el puñado de veces que esto cambia, y el jugador tiene el control, de repente se convierte en un escándalo. 

[…] Y como dije, sin resentimientos. Pero espero que la próxima vez que un jugador se vaya en la agencia libre, y cualquier salte a escribir cosas criticándole o tweets sobre él, lo pensemos dos veces. Quizás puedan echar un vistazo a la Liga, a casos como el mío, recordar que la lealtad es solo una palabra. Poderosa si uno quiere que lo sea. Pero… cuando se trata de negocios, no hay que contar con ello.

[…] Y cuando digo que duele, tío, solo sabed que no es por algo que alguien haya hecho. Es solo por algo que yo hice. Me enamoré de Boston”.

Puedes leer su carta al completo aquí. 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)