El papel de Adam Silver y por qué fue posible grabar el documental de Jordan

El papel de Adam Silver y por qué fue posible grabar el documental de Jordan

El comisionado Adam Silver se encargó de dar los primeros pasos en la negociación del documental de Jordan con el propio jugador

The Last Dance ya se ha estrenado. El documental de Michael Jordan está recibiendo todo tipo de halagos y piropos por parte de la crítica y, casi que más importante, los propios jugadores de la NBA. Sin embargo, el proceso de grabación y edición no fue precisamente sencillo. Según cuentan Ramona Shelburne (ESPN), gran parte de la culpa de que hoy podamos disfrutar de él recae sobre Andy Thompson, productor de NBA Entertainment, el ejecutivo Gregg Winik y, sobre todo, Adam Silver, comisionado de la NBA.

Thompson fue quien dio el primer paso proponiendo la grabación del documental y Adam Silver quien se encargó de convencer al propietario de los Chicago Bulls, Jerry Reinsdorf. Éste aceptó, siempre y cuando el entrenador Phil Jackson y el propio Jordan estuviesen de acuerdo. «El entrenador, al final del día, es quien controla el vestuario. Así que necesitábamos la colaboración de Phil», declara el comisionado. Jackson aceptó, poniendo la condición de que tendría permiso para deshacerse de las cámaras de vez en cuando, sólo quedaba convencer al mismísimo Michael Jordan. Silver fue también el encargado de aproximarse al jugador. El mandamás de la Liga quería que el recuerdo sobre MJ fuese más que una recopilación de highlights y entrevistas postpartido. «Antes y ahora, Michael Jordan fue una de las personas más famosas del planeta y había rumores que se se trataba de su última temporada«, confiesa Silver, haciendo referencia a la campaña 1997-98.

Las vías para lograr el sí de Michael Jordan fueron distintas. «No fue una negociación en sí misma. Todo lo que le dije fue estaba seguro de que, en algún momento, habría una dura negociación pero que no debíamos tenerla en ese momento, ya que primero había que grabar las imágenes», cuenta Adam Silver. «Nuestro acuerdo será que ninguno de nosotros puede usar este metraje sin el permiso del otro. Se mantendría como una parte separada de nuestra biblioteca Secaucus [Nueva Jersey]. Nuestros productores no tendrán acceso a él. Sólo se usará con su permiso. En el peor de los casos, tendrá el mejor conjunto de películas caseras para sus hijos jamás creado». Y así se empezó a preparar todo.

La importancia del director Mike Tollin

Las negociaciones con Michael Jordan tuvieron altibajos y nunca llegó a concretarse nada, entre otras cosas porque nadie se sentó realmente con MJ para negociar. Fue entonces cuando salió a escena Mike Tollin. El director y productor detrás varias series de éxito, varios episodios de ESPN 30 for 30, documentales deportivos o la película Coach Carter, fue quien se propuso convencer al jugador de los Chicago Bulls de una vez por todas.

Para que Michael diera su brazo a torcer, le envió una carta en la que le decía: «Querido Michael, todos los días entran en mi oficina chicos que nunca te han visto jugar con tus zapatillas. Ha llegado el momento«. Además organizó una reunión con Jordan y le presentó un dossier con imágenes del documental y la línea a seguir por el mismo que el escolta aseguró que miraría con detenimiento. Al llegar a la última página se encontraría con una lista de trabajos hechos por el propio Tollin y su productora, en la que aparecía el documental Allen Iverson. Esas dos palabras llevaron a MJ a dar el sí definitivo. «Lo he visto tres veces. Me hizo llorar. Quiero a ese pequeño», comentó el ahora protagonista de The Last Dance.