AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//American Legend. Game 3: Vencer al miedo
American Legend. Game 3: Vencer al miedo

American Legend. Game 3: Vencer al miedo

José Ajero te ofrece su personal punto de vista y varios apuntes sobre el Game 3 de las FInales 2019 de la NBA.

Tuve la ocasión de ver a LeBron James celebrar en Oakland. Bang. Sólo hacía unos días Steph Curry dijo que le encantaba Cleveland, porque le recordaba al champán que había derramado en su primer anillo. LBJ se lo devolvió. Desde aquella mitad de junio de 2016, los Golden State Warriors acumulan 5 victorias seguidas en partidos por el anillo en casa. El récord total, incluido el paso por Canadá es de 9-2.

Toronto Raptors sabe que todo estará bien, si rascan uno. Y muy mal si vuelven a cero del lado feo de la Bahía. Si los Warriors sanan, o incluso sin hacerlo, podrían dar boleto a sus días en Oakland. Pero para eso tendrán que ganar a un equipo especialista en hoyos.

  • Tres veces se han visto los Raptors contra las cuerdas y han sabido reaccionar. Me mosquea la reducción supina de la rotación de Nick Nurse. El día que más recursos tiene -volvía OG Anunoby-, decide estrechar a sus jugadores en cancha. OK, no creo que le costase la derrota, pero creo que se guarda algo para poder sorprender en próximos partidos. Por cierto, lo del hoyo se reduce a que en las tres series anteriores, siempre fueron por detrás en el global.

 

  • Kawhi Leonard con 34 puntos y 14 rebotes no hizo buen partido. Forzó y tiró más de la cuenta, que viene a ser lo que los Warriors quisieron. Que tiré él, de media distancia y que meta lo que pueda. Mientras punteaban triples y secaban al máximo la aportación en la pintura. Nadie anotaba más de 10 puntos allí y los Raps no alcanzaban el 50% de sus lanzamientos convertidos.

 

  • Curry… deshidratado y fallón. Erró sus primeras seis bolas al aro. Se fue el baño, se metió un algo bajo vena y le cambió la vida. Se encogía el marcador y fue parte activa de esos 360 segundos de muerte al dinosaurio. Pero llegada la hora de la verdad, se pasó más de 5 minutos sin rascar red. En el último cuarto jugó sin balón, sin Klay Thompson y sin Kevin Durant, y el resto, le reaccionó. Leva dos partidos tirando mucho menos que en los últimos partidos sin Durant. Su porcentaje de uso en cancha disminuye en cada partido, y los Raptors, que le aprietan no consiguen ahogarle. Anotó 12 libres en el primer partido y metió seis canastas de oro en el tramo en el que los Warriors parecieron los Warriors.

 

  • Draymond Green ha perdido peso y ganado amigos. De sus duelos con Drake ha salido una cena antes del segundo duelo. Mientras, nosotros pensábamos que se iban a matar. Lleva un mes limpio, es decir, la última técnica le cayó el 30 de abril. Y al margen de dar más asistencias que nadie en Las Finales, se ha quitado desde el 4 de marzo, último día antes del ayuno -era su cumpleaños- unos 7 kilos de peso y de mala hostia: no chilla a los árbitros, a los rivales… ni a los compañeros.

 

  • 22 asistencias en 22 canastas no es baloncesto moderno y eso que la etiqueta de basket moderno siempre hemos pensado que era de Warriors. Bueno, al lado de los Rockets parecen desfasados. Pero que hayan anotado 74 canastas y que solo hayan dejado de asistir en 9, en toda la serie, es un datazo. Tanto que hasta el mismo Kawhi Leonard acumula 10 canastas sin ayuda, por sí solo, como quieres Steve Kerr.

 

  • Échame una mano primo. Eso es lo que ha pensado Kerr después del buen primer partido de Marc Gasol. Los 20 puntos en 10 tiros fueron demoledores, peores incluso que los 32 de Siakam, porque los de pascal llegaron en la tan temida transición canadiense… y los del catalán, casi todos, en el ataque estático, donde no dan tanto miedo. De cualquier forma, con DeMarcus Cousins en 28 minutos, los Warriors llegaron donde no lo hizo Jordan Bell, ni a la línea de tres, ni al área restringida. Luego, dio 6 asistencias. Así que bueno, Cousins más que como Mike, ha sido como Marc Gasol.

 

  • Yo ya no sé… vosotros tampoco. Kevin Durant ni está, ni se le espera. O le esperamos y está. Pero como nadie dice nada por despiste o por verdad verdadera, tenemos a Nike metido en un problema que en muchos años no se le generaba… No tienen perros grandes de corto. Kawhi Leonard se marchó a New Balance y Curry es de Under Armour. El primero ha demandado a la marca de Oregón por la utilización de su logo y su mote, la Garra -The Klaw-. Y el segundo suelta una brutal campaña de publicidad para agradecer con su modelo de zapatillas los servicios que Oakland prestó.

 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)