NBAEstás viendo//Análisis del traspaso de Kawhi Leonard por DeMar DeRozan
Análisis del traspaso de Kawhi Leonard por DeMar DeRozan

Análisis del traspaso de Kawhi Leonard por DeMar DeRozan

Analizamos en profundidad el traspaso de Kawhi Leonard a los Raptors por DeMar DeRozan.

Euroliga

Después de meses con las relaciones rotas, y de semanas de especulación, los San Antonio Spurs mandaron a Kawhi Leonard a los Toronto Raptors junto a Danny Green a cambio de DeMar DeRozan, Jakob Poeltl y una primera ronda de 2019. La primera ronda está protegida para las 20 primeras elecciones: si no cae entre el 21 y el 30, los Spurs recibirán dos futuras segundas rondas de Toronto. Vamos a analizar el traspaso.

Cuánto valía Kawhi Leonard

Los Spurs estaban en una posición de clara desventaja: en buenas condiciones, Kawhi Leonard es uno de los cinco mejores jugadores de la NBA. En su última temporada sano, el alero californiano terminó tercero en la votación al MVP promediando más de 25 puntos por partido. Las dos anteriores, fue nombrado Mejor Defensor de la NBA. Y la anterior, había sido MVP de las Finales contra LeBron James. Y acaba de cumplir los 27 años. Pero había muchos condicionantes que jugaban en contra de San Antonio.

Hace un mes que Kawhi Leonard pidió salir traspasado, preferiblemente a Los Angeles Lakers. Además, será agente libre sin restricciones en 2019. Por tanto los Spurs estaban obligados a traspasarlo si no querían arriesgarse a perderlo sin recibir nada a cambio y, sobre todo, ninguna franquicia tenía la seguridad de que el jugador querría renovar con ella el próximo verano. A ello hay que sumar su comportamiento impredecible y la incertidumbre sobre su estado físico. Todos éstos eran asteriscos que le restaban valor de mercado.

El traspaso de Kawhi para Toronto

Análisis deportivo: Los Raptors venían de firmar la mejor temporada regular de su historia (59 victorias), pero habían vuelto a desplomarse en playoffs. Por un lado, es la condena de estrellarse contra LeBron James por tercer año consecutivo. Por otro, acabaron barridos (4-0) por unos Cleveland Cavaliers con muchas grietas. En playoffs encajaron 112.5 puntos por cada 100 posesiones, una marca que en liga regular habría sido la peor de toda la NBA.

Quedaba la sensación de que el proyecto había tocado techo y que, aunque LeBron se había marchado al Oeste, los Celtics y los Sixers apuntaban más alto. Los Raptors cambiaron de entrenador, pero seguía habiendo dudas sobre la pareja DeMar DeRozan – Kyle Lowry. El escolta es más joven y quizá esté un peldaño por encima, pero no encajaba en el nuevo estilo de juego de Toronto.

Los Raptors han implantado un sistema de ataque basado en el ‘Moreyball’ de los Rockets: el curso pasado, el 70.7% de los lanzamientos a canasta de Toronto fueron desde el triple o la zona restringida, sólo por detrás de los Brooklyn Nets (71.6%) y de Houston (82.1%). El cerebro fue Nick Nurse, entonces coordinador ofensivo y ahora nuevo entrenador jefe. DeRozan es un especialista de la media distancia. Chocaban de frente.

Kawhi también se mueve mucho en esa zona, pero es mucho más efectivo (47.2% en tiros de media distancia) y tiene más recursos: en su última temporada sano, fue uno de los jugadores más dañinos en el pick&roll (1.01 puntos por posesión, top 5 de la NBA), finaliza bien cerca del aro (64.8%, aunque con poco volumen) y sobre todo tiene un tiro exterior fiable (38% en la 2016-17, 44.3% en la anterior).

Todo ello sin olvidar que es uno de los mejores defensores de la NBA, que atrás puede hacerse cargo de cualquier posición desde el ‘uno’ hasta el ‘cuatro’, y que en el paquete los Raptors también han conseguido a Danny Green, otro gran defensor exterior con buen tiro desde fuera, aunque en las últimas temporadas su acierto ha bajado. 

Análisis extradeportivo: El traspaso es una apuesta a cara o cruz de los Raptors. Entre salarios e impuesto de lujo, Toronto iba a pagar más de 150 millones las dos próximas temporadas por un proyecto que tenía un techo claro. Kawhi Leonard puede marcharse en 2019 pero, si está sano, puede aspirar a meterse en las Finales desde el Este. Con este traspaso, suben las aspiraciones y acortan el plazo. Todo o nada en un año.

En este sentido es importante recordar que Danny Green también acaba contrato la próxima temporada. Si todo falla, el camino hacia la reconstrucción es más claro: sólo tienen dos contratos firmados más allá de 2020 (Norman Powell y OG Anunoby, por menos de 15 millones en total).

El traspaso de Kawhi para los Spurs

Análisis deportivo: DeMar DeRozan no encajaba en el sistema de los Raptors, pero es un buen jugador ofensivo.  Lleva cinco temporadas por encima de los 20 puntos por encuentro y en los últimos cursos creció para ser más efectivo, en particular en el pick & roll. Y es cierto que se mueve mucho en la media distancia, pero ése no es un problema para los Spurs, que ya dan cobijo a otro de los grandes especialistas, LaMarcus Aldridge. Quizá podrían tener problemas para coexistir, pero Popovich ya encontró cierto equilibrio con Leonard. Eso sí, necesitarán más tiradores aparte de Marco Belinelli.

La llegada de DeRozan les devuelve una de las referencias anotadoras que habían perdido con Leonard, mientras que Jakob Poeltl les da un pívot joven muy interesante y con buen recorrido ofensivo. Ninguno compensa la marcha de un aspirante a MVP, ni mucho menos del mejor defensor exterior de la NBA, pero vista la situación en la que estaban los Spurs, el botín es positivo. Suficiente para seguir siendo competitivos en la Conferencia Oeste.

Análisis extradeportivo: Durante los últimos días hemos sabido que los equipos que se habían interesado en Kawhi Leonard no habían puesto sobre la mesa ninguno de sus jugadores principales. Ni Boston (Kyrie, Hayward, Horford, Tatum, Brown), ni Philadelphia (Simmons, Embiid, Fultz), ni Portland (Lillard, McCollum). Alguno de esos nombres habría estado fuera de todo límite en cualquier caso, obviamente, pero que sirva para describir en qué situación negociaban los Spurs.

Todos los condicionantes (desde el contrato Kawhi Leonard, hasta la incertidumbre por su lesión, pasando por su deseo de salir) jugaban en contra de San Antonio. Desde esa perspectiva, conseguir un jugador que ha sido cuatro veces All-Star (y que tiene contrato para las próximas tres temporadas, la última opcional) y un pívot joven con buena proyección es un buen balance.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)