NBAEstás viendo//Andrew Wiggins, la estrella con efecto retardado
Andrew Wiggins, la estrella con efecto retardado

Andrew Wiggins, la estrella con efecto retardado

Se ha hecho esperar, pero parece que Andrew Wiggins por fin se está haciendo notar en la NBA.

Cuando los Cleveland Cavaliers eligieron a Andrew Wiggins en el primer puesto del Draft 2014, todo apuntaba a que había nacido una estrella de la NBA. Sin embargo el chaval canadiense que estaba llamado a cambiar el rumbo de la franquicia de Ohio fue traspasado a los Minnesota Timberwolves antes del inicio de la temporada 2014-15, sólo dos meses de ser seleccionado. El producto de la Universidad de Kansas se convirtió en el segundo jugador de la historia en salir en el #1 del draft y ser intercambiado (el anterior fue Chris Webber en 1993). A tenor de los resultados, ahí comenzó el lastre que marcaría la carrera de un joven que, por fin, parece que empieza a despuntar en la mejor liga del mundo.

El pasado viernes 7 de noviembre, los Wolves se impusieron a los Golden State Warriors (125-119), con una actuación impresionante de Andrew Wiggins. El canadiense se marchó hasta los  40 puntos (17/33 campo), 5 rebotes, 7 asistencias y 3 tapones en 45 minutos sobre el terreno de juego. ¿Casualidad? ¿Un buen partido? Quizás a los ojos de muchos, aunque sus dos canastas decisivas, una para mandar el partido a la prórroga y otra para prácticamente certificar la victoria pudieran decir lo contrario. El caso es que unos días después, en la madrugada española del 11 al 12 de noviembre, el jugador de los Wolves volvió a dar el do de pecho y aguó la vuelta a las canchas de Blake Griffin. Demasiadas coincidencias. Andrew Wiggins firmó 33 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias en la victoria (123-114) de los Wolves sobre los Detroit Pistons.

La nueva dimensión de Andrew Wiggins

«Simplemente está jugando bien. Realmente bien. Siempre ha trabajado duro. Creo que se trata más de que las cosas están funcionando a su favor. Pienso que está haciendo un gran trabajo sacando ventaja de nuestro sistema de juego y convirtiéndolo en suyo». Estas palabras de Karl-Anthony Towns sobre su compañero en los Timberwolves no son más que el reflejo de una realidad innegable: a Andrew Wiggins le están saliendo las cosas. No hay mucho más. El escolta ha encontrado la forma de hacer propio un sistema en el que se encuentra cómodo y gracias al cual ha dado un salto en sus promedios. Esos que tanto marcan el camino de cualquiera en la NBA.

En los primeros nueve partidos de la temporada actual, Andrew Wiggins tiene ya mejores números que en toda su carrera en la Liga. Sus 24.7 puntos, 4.7 rebotes, 3.1 asistencias y 1.1 tapones en 34.9 minutos por encuentro le sirven para poner su firma a la mejor marca anotadora, de asistencias y de tapones desde que llegó a la NBA, sin ser la campaña en la que más minutos está jugando. Si a esto le sumamos que sus porcentajes de tiros han ido también a mejor (46% en tiros de campos y 52.8% en tiros de dos), no podemos hablar más que de la consolidación de alguien que no quería permanecer en la sombra. «Siempre ha estado haciendo esto, sólo que ahora lo hace mejor»sentencia Towns.

El valor diferencial del clutch

Hay algo que ha significado un cambio definitivo en el camino de Andrew Wiggins hacia su consolidación en la élite de la NBA: los puntos en momentos decisivos y la sangre fría cuando el balón quema. Antes de su partido contra los Pistons, los Wolves habían pasado por situaciones de clutch (diferencia de 5 o menos puntos en el marcador a falta de cinco minutos para el final) en tres encuentros, y el canadiense fue clave en todos ellos. La estadística habla por sí sola, y el escolta atesora 26 puntos decisivos y es el más eficiente con un 62.5% de acierto. Una barbaridad si lo comparamos con los 32 puntos de clutch en 37 partidos que firmó toda la campaña pasada, con un acierto del 22.7%.

«Me siento cómodo en estas situaciones, tomando esas decisiones. Tengo la sensación de que la cosa está funcionando para mí. Estoy muy bien con este sistema de juego. Evidentemente, los otros equipos no quieren que lance de media distancia, pero tienes que tomar lo que las defensas te ofrecen. Si me dan la oportunidad de tirar, lo haré. Pero voy a ir priorizando más irme hacia el aro y lanzar más triples. De eso se trata», explicó Wiggins a los medios tras un entrenamientos de la semana pasada. Y a tenor de los resultado, pocas pegas se pueden poner a tu planteamiento, Andrew.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)