Anthony Davis renunciará a su año extra con los Lakers… para firmar un contrato nuevo con ellos. Lo explicamos

Anthony Davis renunciará a su año extra con los Lakers… para firmar un contrato nuevo con ellos. Lo explicamos

Anthony Davis no ejecutará la opción de su contrato por la que podría continuar un año más con los Lakers, a razón de 28.7 millones de dólares. Fuentes cercanas al jugador lo han confirmado a Shams Charania. Eso sí, tal decisión no significa necesariamente que se vaya a marchar de los Lakers. De hecho no hay motivo para la alarma, ya que la maniobra suele ser habitual en estos casos. Davis pasará a ser agente libre para firmar un nuevo acuerdo con los Lakers, con cantidades diferentes (más altas) a las ya establecidas.

Las opciones que se plantean, en principio, se desarrollan en torno a contratos más largos y que eleven su salario. Pese a desconocer el valor final del límite salarial del próximo año (estimado en unos 109 millones), Davis pasaría a ganar más dinero en todos esos casos, simplemente renunciando esa cláusula del contrato y negociando uno nuevo. Es por ello por lo que lo hará, nada tiene que ver con un deseo de abandonar la franquicia. ¿Podría hacerlo? Sí. ¿Es altamente improbable? También. Es simplemente un escenario de negociación.

Así, podría firmar un contrato por dos años (uno asegurado y el segundo de nuevo como ‘opción de jugador’, lo que repetiría su caso para el curso que viene), por un valor aproximado de unos 68 millones de dólares.

O bien acordar tres años (los dos primeros asegurados y el tercero opcional), a cambio de 106 millones, siendo este último caso especialmente posible ya que permitiría al interior angelino pisar la agencia libre en 2022 pudiendo optar a un contrato máximo por el 35% del límite salarial. Es decir, el llamado ‘supermáximo’, que podría disparar sus cifras ese verano a un acuerdo de cinco años y en torno a 250 millones.

Davis ha sido una de las claves del anillo de los Lakers esta temporada, con medias de 26 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias en fase regular, elevadas en la fase final a 28 puntos, 10 rebotes y 3 asistencias. Tras llegar a la franquicia el verano de 2019, traspasado por los Pelicans, su primer año con LeBron James ha derivado en el primer título angelino desde 2010.