Entrevistamos a Bnet, campeón internacional de la Batalla de los Gallos y un loco de la NBA

Entrevistamos a Bnet, campeón internacional de la Batalla de los Gallos y un loco de la NBA

Bnet es un auténtico genio del estilo freestyle en el mundo del rap, pero también todo un fanático de la NBA y un seguidor fiel de Los Angeles Clippers.

Hay un nombre propio por encima del resto en el panorama actual de batallas de freestyle. Bnet es el mayor icono del rap improvisado después de imponerse en la Final Internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos de este años y en la Final Nacional del año pasado. En ambas competiciones entró como reserva y acabó coronándose. Poner el apodo de Javier Bonet González (Madrid, 1998) en cualquier buscador o red social es una auténtica locura. Sus improvisaciones plagan Internet y sus fans se cuenta por miles (más de 823.000 en Instagram). Y es justo en esas rimas en las que muchas veces se puede ver el interés de Bnet por la NBA. Frases como «La NBA no es mi sueño, es la que me lo quita» hablan de un auténtico loco por el baloncesto norteamericano, tal y como él mismo nos los demuestra en esta entrevista.

GIGANTES: Campeón en la Final Nacional Red Bull Batalla de los Gallos 2018, reciente campeón de la Final Internacional Red Bull Batalla de los Gallos 2019… Pero, ¿quién es Bnet para alguien que no esté muy metido en el mundo del rap y las batallas de freestyle? ¿Por qué, de repente, todo el mundo habla de ti?
BNET:
Pues un chaval que lleva toda la vida escuchando rap, empezó a improvisar y que se metió en este circuito de batallas de gallos. Al ganar la final nacional como reserva el año pasado, ya di un salto grande en cuanto a repercusión y demás. Este año la gente ya tenía esperanzas depositadas en mí y, después de entrar de reserva otra vez, sí que es verdad que al ganar la final internacional pues ha ido a más. Digamos que las batallas de gallos han crecido mucho en general, son bastante más mediáticas y tienen un volumen de audiencia en Internet bastante alto. La Red Bull Internacional es el evento más reconocible de freestyle, entonces al ganarlo se crea un foco de atención porque es un movimiento grande.

G: Se te ve alguien con una personalidad muy marcada. ¿Qué diferencia hay entre Bnet y Javier?
B:
No tengo un personaje creado. Lo veo como que Bnet es también una parte de Javier. Soy yo mismo, pero en esa situación concreta [haciendo freestyle]. Es una parte de mí que está ahí rapeando en un escenario. Obviamente es una pequeña parte de mí porque en la vida ocurren muchas cosas que no pasan encima del escenario. Pero tampoco sobreactúo o me mentalizo con lo que voy a hacer. Simplemente encaro la situación de la forma que me resulta natural.

G: Entonces fuera del escenario sí te ríes…
B:
Claro. Estoy todo el día de risas. Por eso te digo que, al final, Bnet es la parte de Javier que se sube al escenario a rapear y en esa situación me sale ser así. Pero no es que me haya planteado el personaje de estar serio en el escenario, sino que me sale así y encaro la situación de ese modo. Fuera de ahí estoy de risas, como todo el mundo, y hago muchas más cosas de las que se ven allí.

G: Esa actitud rimando te ha llevado a que te apoden ‘El hombre de hielo’. Si lo llevamos al baloncesto, George Gervin era ‘Iceman’, pero generacionalmente no lo veo… Me cuadra más que seas James Harden, que empezó como reserva, fue Mejor Sexto Hombre y terminó siendo MVP, el mejor de la NBA.
B:
Sí, sí, sí. He seguido a Harden durante mucho tiempo y me gusta mucho, la verdad. Y sí, es verdad lo que dices.

G: ¿Cómo te enganchaste a la NBA?
B:
Ya la conocía de antes, pero me enganché realmente después de los Juegos Olímpicos de 2012. Estuve viendo el baloncesto y me empezó a llamar la atención. Cuando terminaron las Olimpiadas empecé a interesarme un poco más por la NBA y a buscar cosas. Veía vídeos de jugadores de aquel momento y a Chris Paul le vi cosas que no sabía que se pudiesen hacer. Hasta ese momento tenía un concepto muy distinto del baloncesto y ahí me empecé a enganchar a la NBA. A partir de ese momento me metí muy a fondo con todo lo que es la NBA y no me ha dejado de gustar desde entonces.

G: ¿Ves alguna similitud entre el rap, en concreto el freestyle, y la NBA? Seguro que conoces la frase de “los jugadores quieren ser raperos y los raperos quieren ser jugadores”.
B:
Sí. Se podría interpretar que sí. Las dos culturas tienen cierta relación, y sobre todo en Estados Unidos, donde surgieron en un núcleo común. El freestyle es jugar con las palabras y hacer filigranas con el lenguaje, así que pueden tener similitudes. Hay gente que hace punchline, que sería como hacer un mate, con contundencia y para dentro. Pero a mí me gusta más… pues eso, Chris Paul. La filigrana, jugar con clase y es lo que intento al hacer freestyle.

G: Siguiendo ese estilo de juego, ¿quiénes son tus favoritos de la NBA?
B:
La verdad es que me gustan mucho. Es eso, mi primer ídolo fue Chris Paul, pero también me gustaba mucho Steve Nash, Kyrie Irving, aunque ahora está lesionado. Jamal Crawford también me encantaba. Lou Williams es de los que más me gustan a día de hoy.

G: Lou Williams que además también hace rap.
B:
Sí, y Damian Lillard. Hay alguno que otro que también.

G: Alguien que haya escuchado rap durante años puede ver en tu estilo un clásico de bombo-caja, juego de palabra y mensaje. No hay tanta floritura con la voz o adornos. ¿Te ha dado alguna vez por trasladar ese estilo old school al baloncesto y has buscado como era la NBA de los 80 o los 90?
B:
Sí que he tirado un poco para atrás. No he visto muchos partidos enteros, pero sí resúmenes, jugadas… jugadores como Tracy McGrady. Me he visto los All-Star Games del año 2000 y todo eso. Sí que he mirado hacia atrás porque me gusta conocer. Se ve mucho la evolución del baloncesto y, como dices tú, también en el rap. No tiene nada que ver el rap de ahora con el de antes, y con el baloncesto es más de lo mismo.

G: ¿Cuáles son tus referentes en el mundo del rap? ¿Con quién te enganchaste?
B:
Lo primero que escuché fue Eminem, que fue a través de quien descubrí el rap. De hecho lo ponían unos chavales con los que iba a una cancha de baloncesto donde ellos jugaban. Yo estaba por ahí viendo cómo jugaban y participaba de vez en cuando, pero gracias a un tema de Eminem descubrí el rap. Y luego ya, desde los diez u once años, no he dejado de escuchar ese tipo de música. Pero nunca me he encasillado y he tenido un único referente, sino que soy más del género y no es que tenga un ídolo como artista. He escuchado de todo y, a día de hoy, sigo escuchando música de entonces, como por ejemplo Dual Tod, SDJ Crew, Dheformer Galinier, Toteking, Piezas. Gente así. Los chicos de Space Hammurabi me gustan mucho. Ya te digo que, desde los 10 años, he escuchado mucho tipo de rap y he pasado por muchas etapas. Escuchaba también Natos y Waor cuando no eran tan conocidos y estaban saliendo del underground de Madrid. A Dano le escucho ahora y también en su momento.

G: Sólo hay que ver o escuchar tus freestyles para darse cuenta de que además de referencias musicales y de deporte en general, no sólo de NBA, haces menciones a muchas otras cosas. Hablas de política, aspectos sociales… ¿Qué hace Bnet para estar al día de todo?
B:
Pues, más que ver el telediario o leer el periódico, yo creo que es cuestión de aquello de lo que te rodeas, lo que te interesa realmente y lo que absorbes. Al final, el freestyle es una forma de expresión, y más cuando estás improvisando que lo que haces es decir cosas que salen de forma espontánea. Lo que va a salir es todo aquello que hayas absorbido. Por ejemplo, si ahora estoy viendo la serie Breaking Bad, es muy posible que mañana haga un freestyle y salga algo. Es algo que tienes reciente y que has absorbido porque has invertido tu tiempo en ver eso. Igual con la NBA. Cada persona es un mundo y eso es lo bonito del freestyle. Si estás improvisando de verdad, vas a tener una identidad personal que no va a tener nadie más.

De rapear en las calles a hacerlo en el WiZink Center

G: Para alguien a quien la gusta tanto el baloncesto, competir en el WiZink Center, la casa del Real Madrid y el Estudiantes, tiene que ser un puntazo, ¿no?
B:
La verdad es que sí. La final nacional me hacía ilusión también por eso. Tenemos un vestuario, no sé si el del equipo local o el visitante, donde teníamos una taquilla con cosas para nosotros. Estar allí en el WiZink Center… La verdad es que sí. También he tenido alguna que otra competición en La Fonteta del Valencia Basket, en la cancha del Bilbao Basket también. Siempre que me toca algún evento en algún pabellón ACB, me hace ilusión y me gusta porque el baloncesto me encanta y puedo actuar en sitios donde juegan equipos de la primera liga de aquí.

Bnet

G: Cuando eras pequeño y jugabas al baloncesto, ¿imaginabas que podrías acabar en esos pabellones?
B:
Nunca pensé que fuese a jugar en ellos. Siempre me ha gustado mucho el baloncesto y cuando empecé a jugar, echando muchas horas en la calle y demás, nunca pensé que pudiese acabar allí. No pensaba que tuviera ni las condiciones ni la intención de hacerlo. Y cuando empecé a rapear tampoco pensaba que fuese a acabar actuando en ellos porque eso tampoco existía. No había ninguna ambición más allá del momento, del “vamos a hacer esto porque nos gusta”. No podías soñar con ir al WiZink Center porque eso no existía. Un chaval que empiece ahora y lo vea, quizás sí, pero no en aquel momento.

Bnet: «Jordan es el mejor de la historia, pero LeBron me gusta más»

G: ¿Qué equipos y jugadores son los que buscar ver a la hora de poner un partido de la NBA?
B:
Me gusta ver a los equipos que están en buena forma. En la NBA, por suerte, casi cualquier partido vale, porque siempre hay algún jugador aunque el equipo no esté muy bien. Por ejemplo, el año pasado los Phoenix Suns no ganaban nada, pero ver a Devin Booker siempre es agradable. En realidad, a los Clippers los busco bastante porque fueron mi primer equipo y les tengo cariño. Me gusta ver a Kyrie Irving. Me gusta ver a Damian Lillard, también porque Carmelo está ahora también en Portland y tengo ganas de ver qué hace. A los Rockets porque está Harden. Este año las estrellas están muy repartidas por la Liga y casi cualquier partido me vale. Veo a Miami y está Jimmy Butler, que es otro jugador que me encanta.

G: Por cuestión de edad, tú no has visto jugar a Michael Jordan en su momento. ¿Quién diría Bnet que es el mejor de todos los tiempos?
B:
En directo no le he visto, pero creo que, por el factor de ganar y demás, es indiscutible que Jordan es el mejor jugador de la historia. Lo que pasa es que a mí LeBron James como jugador me gusta más. Por sus condiciones físicas y por cómo es el baloncesto de ahora, tiene más influencia en más aspectos del juego. Lo que pasa que, viendo la trayectoria de ambos y pese a lo bien que lo ha hecho LeBron, el factor de los anillos pesa mucho. A mí, al no haberlo vivido en esa época, me cuesta verlo, pero la gente que disfrutó de Jordan en su momento lo tiene asociado a ese aura.

G: Por esa regla de tres, si el factor de los títulos pesa tanto, ¿se dirá en el futuro que Bnet fue uno de los mejores freestylers de todos los tiempos?
B:
No lo sé. Soy partidario de que en el freestyle los títulos valen menos, sino que lo que importa es lo que muestras. La verdad es que no tengo mucha ambición competitiva. Sí me apetecía ganar esta (final internacional) porque es la mayor competición que hay y no para cerrar pero sí para poner el broche a una etapa del tiempo en la que teníamos ilusión por batallar. Hoy por hoy no tengo mucha ilusión competitiva, pero sí muchas ganas por disfrutar del freestyle y hacer lo que a mí me gusta.

G: ¿Cuál es ese freestyle que te gusta?
B:
Más que ir a por títulos, lo que quiero es sacar el rap que de verdad me gusta hacer. Lo que hago en la calle e intentar llevarlo a los escenarios, independientemente de los resultados que me vaya a traer. No es lo que se ve en las batallas que lo que me gusta hacer, que es improvisar y hacer freestyle. En una batalla te tienes que adaptar mucho a ese formato para poder competir.

G: Eres más de All-Star que de Finales.
B:
Las batallas están bien y competir mola, pero yo me quedo mejor cuando estoy improvisando el rap que me más me gusta que teniendo que adaptarme tanto a los formatos.

La batalla más importante de la carrera de Bnet

G: ¿Cuándo te viste ganador de la final internacional?
B:
Una vez estás encima del escenario todo se ve de una forma distinta. Las sensaciones dependen más que el contenido. Hay batallas que en directo piensas una cosa y en vídeo piensas otra. Antes de la réplica, cuando acabamos, me sentía un poco por encima, pero tenía la sensación de que iban a pedir más. Pero también lo vi justo y entendía que se podía dar esa situación. Después, cuando empezó la réplica, comencé más flojo, pero fui subiendo y con el cierre supe que había caído [de mi lado]. Hice un buen cierre reciclando la rima de “entré como reserva y me fui como campeón”, pero sin terminarla.

G: ¿Tenías pensado acabar así?
B:
No, surgió sin más. Si lo hubiese tenido preparado lo habría lanzado antes de la posible réplica. Cuando quedaba el último patrón y estaba terminando Valles-T [su rival], pensé que había entrado como reserva y había vuelto a ganar. Me vino ese pensamiento y ya está.