El otro gran boicot en la NBA para cambiar la sociedad: el All-Star de 1964

El otro gran boicot en la NBA para cambiar la sociedad: el All-Star de 1964

Hay precedente de boicot en la NBA, la situación de este 2020 no es novedosa. En 1964 los jugadores también se plantaron

El boicot iniciado en la NBA por los Bucks en los Playoffs 2020 y continuado por los demás equipos, negándose a jugar partidos programados para así protestar contra la violencia policial y tras hacerse público el caso del joven negro Jacob Blake, no es el único caso de unas características similares a lo largo de la historia de esta Liga.

Los jugadores de la actualidad han podido revisar el caso de 1964, en el que también se produjo un boicot (en aquel momento resultó sólo un amago) para cambiar aspectos importantes. La diferencia con aquel caso es que éste es uno más transversal y afecta a toda la sociedad, el de los 60 conllevó un cambio estructural en el negocio de la NBA.

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘La situación de Masai Ujiri’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘El caso de Sterling Brown’

El All-Star de 1964 fue el momento idóneo para cambiar el rumbo del baloncesto como deporte profesional, como industria y como liga. En aquel momento los salarios de los jugadores eran bajísimos y estaban infraprotegidos en lo que a coberturas médicas y legislativas se refiere. Los jugadores andaban detrás de la creación de un sindicato y para unificar criterios y mejorar sus condiciones, pero la NBA no estaba por la labor. James Wlater Kennedy, que sólo llevaba unos meses en el cargo, tuvo que lidiar con la presión de los máximos protagonistas, que organizaron un complot a gran escala para que a la Liga no le quedara más remedio que aceptar sus condiciones.

Los jugadores de aquel All-Star se negaron a saltar a la cancha del Boston Garden, lugar en el que se celebró. Querían que los dueños de las franquicias, propietarios también de la NBA, reconocieran un sindicato que veían necesario por la precaridad de sus puestos: viajaban en autobuses de línea y en vuelos comerciales, no tenían pagas extra y algunos de ellos se veían obligados a trabajar durante el descanso veraniego para poder completar una nómina anual decente.

¿Por qué en ese momento? Por la televisión. El de 1964 fue el primer All-Star de la NBA que se transmitió por televisión. Le vendió los derechos a ABC, que aceptó a regañadientes porque el producto de la NBA en aquella época no tenía ni de lejos el impacto que tiene ahora. La cadena de televisión dejó caer que su interés en firmar un contrato a largo plazo, que era lo que realmente quería la NBA, quedaría en nada si los jugadores no saltaban a la cancha. Hubiese sido un suicidio para la liga norteamericana. Dos jugadores de los Lakers, Jerry West y Elgin Baylor, y uno de los Celtics, Tom Heinsohn, convencieron a sus compañeros de Este y Oeste para encerrarse en los vestuarios del pabellón hasta que dieran luz verde a la creación de su asociación. Y así surgió la unión de jugadores, la ahora conocida como NBPA. La de baloncesto fue la primera gran liga de Estados Unidos que logró tal acuerdo, por lo que este movimiento terminó sirviendo a los demás deportes para progresar a partir de los 60.

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Las reacciones al boicot en la NBA’

Lo de 1964 fue sólo media hora de incertidumbre. El de 2020 es un problema mucho más profundo. Sin embargo, el espejo estaba ahí y los jugadores lo han sabido usar.