NBAEstás viendo//Chris Paul, leyenda: tercer máximo asistente en la historia de la NBA
Chris Paul, leyenda: tercer máximo asistente en la historia de la NBA

Chris Paul, leyenda: tercer máximo asistente en la historia de la NBA

Chris Paul ha entrado esta noche en el podium de máximos asistentes en la historia de la NBA. El base es el tercer jugador que más pases a canasta ha repartido en estos 75 años de historia de la liga.

Chris Paul lo consiguió en la octava asistencia de 18 que repartió anoche en la victoria de los Suns ante Pelicans. Con 1:34 por jugar en el segundo cuarto, en un triple de Jae Crowder, Paul logró su asistencia número 10,336 para superar a la leyenda de los Suns, Steve Nash, por el tercer lugar.

Pasó a Mark Jackson con su séptima asistencia de la noche. Paul arrancó el encuentro con seis asistencias detrás de Jackson (10,334) y siete detrás de Nash (10,335). Además, Chris Paul se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA con 20.000 puntos en su carrera y 10.000 asistencias en su carrera.

En sus primeras seis temporadas con New Orleans, Paul sumó 4.228 asistencias y lideró la Liga en asistencias por partido en 2007-08 y 2008-09. A partir de ahí, pasó a los LA Clippers, donde sumó 4.023 asistencias en seis temporadas y  de nuevo fue dos veces líder de la Liga en asistencias por partido en 2013-14 y 2014-15.

El promedio de 9.4 asistencias por partido de Paul es el cuarto de todos los tiempos en la NBA detrás de Magic Johnson (11.2), John Stockton (10.5) y Oscar Robertson (9.5).

https://twitter.com/NBAspain/status/1455772879434420227

Fuente: ESPN

Quizás te interese

El instinto más profundo no entiende de contextos. Acude puntual, ni pronto ni tarde, cuando se le invoca. Solo así se entiende que mientras jugaba en el sótano de la casa familiar, en una improvisada cancha que su padre había creado con cinta adhesiva en el suelo y estaba coronada por dos canastas de juguete, el pequeño Chris entrase en combustión contra su propio hermano. Ni los genes lo evitarían.

Sucedió en Carolina del Norte, a finales de los ochenta. Chris, de tres años, jugaba con Charles, de cinco, en ese reducido rectángulo que servía como salón de juegos. Todo transcurría con normalidad hasta que Charles, de mayor tamaño, realizó un mate que hizo caer al menor de espaldas. Casi humillado.

Chris duraría en el suelo un pestañeo. Sus pequeños ojos, inyectados en sangre, hicieron a aquel minúsculo cuerpo levantarse a toda velocidad y perseguir a su hermano para, una vez a su altura, soltarle un puñetazo en la cara que pilló desprevenido al primogénito. No quedaría ahí.

Chris Paul como semilla, por Andrés Monje

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)