¿Cómo está la situación de Russell Westbrook? Análisis y opciones

¿Cómo está la situación de Russell Westbrook? Análisis y opciones

El nombre de Russell Westbrook va a estar muy presente en estas primeras horas de ‘offseason’ real en la NBA. De hecho, sin que se haya abierto el plazo permitido para traspasos o fichajes de agentes libres, ya lo está. El periodista Shams Charania, insider de The Athletic, lanzó un bombazo en la noche del miércoles: Russell Westbrook quiere salir de los Houston Rockets, a los que llegó el pasado verano. Una información que desató rumores, que apuntan a que Westbrook no está contento con la estructura de los Houston Rockets, focalizada en James Harden  y en la que su rol es secundario.

Por todo eso, es interesante analizar la situación actual de Russell Westbrook, ya que puede ser uno de los pocos All-Star que cambien de aire en esta postemporada tan atípica. Eso sí, también según Charania, James Harden no tiene intención de pedir ningún traspaso y cuenta con quedarse en los Houston Rockets.

Vamos a lo financiero. Contractualmente, Russell Westbrook se presenta con un salario de más de 41 millones garantizados la próxima temporada (es el segundo jugador mejor pagado de toda la NBA), otra temporada más garantizada (44 millones en la 21/22) y con una jugosa player option de 47 para la 2022/2023. En resumen, un pastizal garantizado y poco atractivo para un jugador cuyos mejores años, en esas temporadas, deberían haber quedado atrás.

Westbrook, que acaba de cumplir 32 años (12 de noviembre), viene de promediar 27.2 puntos, 7,9 rebotes y 7 asistencias la pasada campaña. En cambio, en playoffs, sus números se desplomaron: 17,9 puntos, 7 rebotes y 4,6 asistencias, con un pobre 24% de acierto en triple (durante la temporada ya había lanzado con un mal 25%) tras una lesión en el cuádriceps que mermó sus prestaciones.

¿Cuál es el problema con Westbrook?

La realidad es que Westbrook sigue dependiendo de un sistema que esté muy centrado en él para maximizar sus posibilidades. La pasada temporada acabó de nuevo con un porcentaje de uso superior al 30% (34,7%, más que incluso en su último año en Oklahoma) pero ni por un lado parece que su sola presencia sea suficiente para que su equipo sea candidato y como segundo espada su adaptación es compleja por el elevado uso de balón que demanda. Es decir, Westbrook puede convertir a un equipo mediocre en un equipo de playoffs, pero no es capaz de convertirlo en un aspirante al anillo y su coexistencia con otras estrellas es muy complicada en cancha.

Ante este panorama, y con Westbrook pidiendo un traspaso, se pueden pensar en posibles soluciones, aunque su contrato dificulta enormemente cualquier movimiento. ¿Habrá algún aspirante, tipo Clippers, que se atreva a dar una nueva oportunidad a Westbrook como ‘secundario’? ¿Pasará su futuro por volver a ser el alfa en un equipo que pelee por entrar en playoffs? Y si pensamos en uno, el primero que aparece en el horizonte son los Knicks. Primero, porque necesitan estrellas. Y segundo, porque tienen espacio salarial suficiente como para absorber el contratazo de Westbrook. El problema es lo que pueden dar a cambio (que es poco) y ver lo que quieren hacer en Houston. Con sus problemas, Westbrook no deja de ser un jugador de alto nivel, cuya llegada además fue costosa para los Rockets en términos de elecciones de draft (primeras rondas del 2024 y 2026). ¿Les compensará perderlo, a cambio de prácticamente nada, solo por liberarse de su contrato?

Una situación compleja que deja varias preguntas más en el aire. ¿Serían los Houston Rockets un mejor equipo sin Westbrook? Si finalmente acceden a su salida, ¿qué aspiran realmente a conseguir a cambio y hacia dónde va su proyecto tras la salida de Daryl Morey y D’Antoni? Veremos cómo se resuelve el caso Westbrook con la apertura del mercado.