Marc aún recuerda los cuartos de 2014: “Hice un partido de mierda”