Fiesta grande en el debut de Juancho con los Timberwolves: récords y victoria

Fiesta grande en el debut de Juancho con los Timberwolves: récords y victoria

Los Timberwolves estrenaron parte de su renovada plantilla, todavía sin contar con Russell, con una victoria sin paliativos

Magnífico partido de los Timberwolves pese a las circunstancias. Son el equipo que ha tenido unos cambios más drásticos durante la parte final del mercado de traspasos y estos primeros partidos son los más complicados de llevar, con los jugadores cambiados todavía faltos de adaptación o ni siquiera preparados para jugar. Nada de eso pareció impedimento para este equipo, que se armó de calidad y de dosis de improvisación para ganar a uno de los favoritos para ganar la NBA este año: Los Angeles Clippers.

En el debut de jugadores como el español Juancho Hernangómez o Malik Beasley, procedentes de los Nuggets, y sin contar con D’Angelo Russell (con un problema en el cuádriceps), los Wolves se llevaron la victoria por 142-115. Los Clippers, pese a contar con Paul Goerge y Kawhi Leonard, se vieron sobrepasados por una ofensiva intratable.

Juancho Hernangómez fue titular y disputó 27 minutos en los que pudo aportar 14 puntos. Con 3/3 desde la línea exterior, logró el tiro con el que los Timberwolves batían el récord de triples de la franquicia en un partido; 26/44, un acierto de casi un 60% y sin 24 de los 26 gracias a asistencia (la mejor marca de siempre en la NBA).

Karl-Anthony Towns casi quedó en un segundo plano pese a rozar el triple-doble (22+13+9). Y es que otros debutantes como James Johnson (15 puntos) o Malik Beasley (23 puntos) o la irrupción de Jordan McLaughlin con 24 puntos y 11 asistencias también fueron noticia en el improvisado bando de Minnesota.

De hecho era Beasley el que, después de esta mágica victoria, explicaba bien el significado tanto de su actuación como de la de Juancho: «Hemos entrado al partido sin ni siquiera conocer las jugadas que había que hacer, pero nos hemos dicho que había que pasárselo bien y estar duros. Y eso hemos hecho». Los Timberwolves llevaban 13 derrotas consecutivas y eso también suponía una losa muy pesada: «Para eso hemos venido nosotros aquí, para cambiar la cultura».