¿Pueden ser las visitas de familiares al campus de Disney el punto débil del plan de la NBA?