NBAEstás viendo//Domantas Sabonis, la consagración en la NBA de quién no tiene que hacerlo
Domantas Sabonis, la consagración en la NBA de quién no tiene que hacerlo

Domantas Sabonis, la consagración en la NBA de quién no tiene que hacerlo

Domantas Sabonis forma parte de la nueva hornada NBA que está dando de qué hablar, como Spencer Dinwiddie, Malcom Brogdon, Evan Fournier, Bam Adebayo o Devonte Graham.

Spencer Dinwiddie, Malcom Brogdon, Evan Fournier, Devonte Graham o Bam Adebayo. Éstos son sólo algunos de los nombres de los que no nos podíamos imaginar en octubre que hablaríamos con tanta continuidad en la NBA. Su protagonismo es una realidad y, ascendente en sus franquicias, y todos tienen una larga carrera por delante. Algo que también le pasa a Domantas Sabonis.

Un 3 de mayo de hace 23 años, cuando su padre el mítico Arvydas daba lecciones en los Portland Trail Blazers, nació el que iba a ser más de dos décadas después un ala-pívot histórico en los Indiana Pacers.

Domantas Sabonis, tercer máximo reboteador de la NBA

No en vano, nadie desde hacía 16 años conseguía ser un Pacer con 22 rebotes en un encuentro (el que más ha cogido este año en un choque NBA ha sido Drummond, con 24). Domas lo hizo en su penúltimo choque ante Los Angeles Clippers, para consagrarse en el olimpo de los reboteadores NBA: sólo tiene por delante a dos jugadores en este apartado y está igualado con el gran Rudy Gobert, dos veces mejor defensor de la NBA. Este dato de su rendimiento lo dice todo (entre los 30 mejores de la liga).

Un tal Jermaine O’Neal (sí, el otro O’Neal, como le llamaba Andrés Montes) fue el último jugador de la franquicia de la ciudad más antigua de baloncesto en Estados Unidos que llegaba a una cifra tan alta de capturas. Lejos quedan aún los 29 capturados por Herb Williams en 1989, pero al interior internacional lituano, de 2,11 metros de altura, no parece que se le vayan a resistir muchas cosas.

Rumores continuos de traspaso

Estamos tan sólo ante la cuarta temporada de Domantas Sabonis en la NBA, elegido en el número 11 del draft de 2016. Su evolución en estos años es una auténtica locura tras crecer en los Oklahoma City Thunder y ser enviado a Indiana en 2017 en el traspaso que llevó a Paul George a OKC. Cada año ha sido mejor, tanto en puntos (de 5,4 a 11,6, 14,1 y 18,4 en esta 2019-2020) como rebotes (de 3,6 a 13,5). Y sin embargo, a principio de temporada, los rumores de intercambio en Indiana eran continuos. Pocos debe de haber ahora viendo que su ascendencia en la cancha es tan grande (juega más de 34 minutos) y es capaz de recorrerse la pista con esta plasticidad.

El tope de anotación de Domantas Sabonis hasta ahora en la NBA son 30 puntos. Tres menos de los que llegó a anotar su padre (33), durante sus siete campañas en USA (470 partidos de regular season y 51 de playoffs). Es uno de los pocos registros en los que Arvydas, actual presidente de la Federación Lituana, aún supera a su hijo.

Conocido en España por su legendario paso por el Real Madrid, el mayor de los Sabonis fue capaz de promediar, en su mejor curso en la NBA, 16+10. El 18,4+13,5 que hasta ahora registra su descendiente le supera. Y te lo seguimos recordando, sólo tiene 23 años.

Mr. Doble-doble

En el último partido con su equipo, Domantas Sabonis acabó con 15+14. Ya llevaba un doble-doble (11+10), a falta de más de cinco minutos para el descanso. Increíble. Más datos de impresión. En 20 de los 23 encuentros que ha jugado ha alcanzado los dobles dígitos en puntos y rebotes. Los Indiana Pacers, sextos de la Conferencia Este (16-9), rallan a un gran nivel a la espera de la vuelta de Oladipo y acumulan un 7-3 de balance en sus últimos 10 choques (y en todos ellos Sabonis ha conseguido doble-doble). Sus triunfos, además, no son ante cualquiera, ya que en su último duelo la víctima fueron los Boston Celtics (122-117).

Lo mejor, que muchos en España pudieron disfrutar de Domantas Sabonis. Por ejemplo, en el tradicional torneo Marca-Villa de la Roda que jugó el ala-pívot con el Unicaja de Málaga en 2008 cuando era alevín y aún jugaba en canasta mini.

Ahora, 11 años después, ya habla con esta soltura y humildad delante de los micrófonos: «Confiamos unos en otros para hacer buenos tiros y la lectura correcta».

De él también hablan, y muy bien, como hacia Mr.Dunk Darnell Hillman: «Él pelea con uñas y dientes».

No sabemos cuál es el techo de Domantas Sabonis en la NBA. Lo que sí queda claro es que es un jugador al que su pasado no le intimida. Es más, le motiva para ser aún mejor.

https://twitter.com/NBAspain/status/1205052859504627714

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)